Miguel Fisac. Los muebles del arquitecto [Diego Peris Sánchez]

Salón de sesiones. Diputación Provincial de Ciudad Real. Silla MNAD.

Numerosos arquitectos han realizado diseños de mobiliario a lo largo de su trayectoria profesional. Muebles que han quedado como referentes de diferentes momentos como ejemplos de buen hacer y de presencias significativas que cualifican los espacios donde se sitúan.

Los comienzos de Miguel Fisac.

Miguel Fisac, en su dilatada trayectoria profesional, realiza diferentes diseños de elementos de mobiliario. En sus inicios, construyendo Institutos Laborales como los de Daimiel, Hellín y Almendralejos, recibe un curioso encargo del Ministerio para diseñar muebles para estos centros. Y el proceso es especialmente interesante por la encuesta que pone en marcha con las medidas de más de trescientos alumnos de diferentes centros para realizar un estudio antropométrico de los mismos. Finalmente, las condiciones económicas del país, las posibilidades técnicas de materiales y ejecución acabarán conformando una solución de la máxima sencillez.

Si en sus diseños iniciales para edificios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas opta por soluciones de diseños clásicos y tradicionales, cambiará radicalmente cuando se plantee el mobiliario que quiere para los proyectos de edificios religiosos. Tanto en la iglesia de Arcas Reales, del complejo dominico, como en la iglesia de san Pedro Mártir, del conjunto de los dominicos en Alcobendas, va a diseñar el mobiliario con una austeridad y calidad excepcional. Los diferentes elementos de la vida litúrgica: asientos para los celebrantes, ambón, confesionarios… tienen una sobriedad unida a la calidad de ejecución de la carpintería La Navarra. El caso singular del coro de los dominicos requiere formas especiales por la planta curvada donde se localizan y por las necesidades de la vida conventual, creando y definiendo ese espacio.

La librería del CSIC y la silla Toro. 

Cuando en 1950 realiza el proyecto de Librería del Consejo Superior de Investigaciones Científicas diseña un mobiliario que define un nuevo sentido a la librería que es más un espacio de estancia, de consulta de libros, de intercambio de información que espacio mercantil. Y para ello diseña las mesas, zonas de estancia y asiento con sillas de madera de abeto desalburizada. Las estanterías donde se presentan los libros conforman el espacio interior del conjunto, ahora desmantelado, aunque parte de los muebles se han trasladado a nuevas dependencias del CSIC. Butacas con concepciones rústicas como las que diseña para el Pabellón de Ciudad Real en la feria del Campo.

Interior Librería del CSIC.

Ya en el espacio de la Fundación Göerres en 1948 diseña una butaca de pequeña altura denominada silla Toro que define en sus croquis con elementos estructurales y elementos secundarios en una jerarquía que define uno de sus modelos más singulares. Una silla que con diferentes tapicerías repetirá para la vivienda de los hermanos Larragueta (de carpintería La Navarra), para su propio estudio o para otros espacios. En esos momentos techos curvados en este espacio o los realizados con fibras vegetales entrelazadas en la cafetería del Instituto de Óptica Daza Valdés.

Sillas para barcos.

Cuando en 1958 realiza el proyecto de reforma del Salón de Actos de la Diputación Provincial de Ciudad Real aparecen en la presidencia sus sillones “pata de gallina” y para el conjunto del público las sillas con igual soporte. Sillones que estarán presentes en 1960 en las zonas de dirección de los laboratorios Alter y de forma intensiva en los diferentes espacios del Centro de Estudios Hidrográficos, en salas de reuniones o en el salón de actos. Mobiliario que está distribuido por su amigo Rafael García cuya empresa lo comercializa. Y en 1960 presenta la patente del soporte para muebles que se puede aplicar a diferentes soluciones de sillas y sillones y que aplica, incluso a mesas con diferentes configuraciones.

Por ello Antonio García Hidalgo escribe a Fisac en 1962 notificándole la decisión de colocar su modelo de silla pata de gallina en el comedor de lujo del trasatlántico “Ciudad de Buenos Aires” (350 sillas) y para los salones y bares del buque “92” (aún sin nombre) que Elcano construye para los Estados Unidos (200 sillas).

Plano con variaciones de sillas con el soporte pata de gallina.

Vivienda y estudio

En su vivienda del Cerro el Aire incorpora algunos de sus diseños con versiones de la silla Toro con soporte de estructura metálica que se presentará en la trienal de Milán en 1957. En su estudio de la calle Villanueva su mesa de trabajo diseñada por él mismo, las sillas Toro, bancos y mobiliario de estanterías, archivadores y elementos de archivo son diseñados por el propio arquitecto que trasladará muchos de ellos al nuevo espacio del estudio que se construye en el Cerro del Aire.

Estudio de Miguel Fisac. Cerro del Aire

En 1969 intentos de nuevos diseños en colaboración con Rafael García para el edificio de la IBM. Y a lo largo de los años diseños de diferentes modelos de luminarias fluorescentes que va perfeccionando y que patenta en distintas ocasiones. Elementos de detalles como sus picaportes que recogen ese interés que Pallasmaa define para los mismos: “The door handle is the hand shake of the building”.

Su interés por conservar su obra y valorarla se hace patente en diferentes ocasiones. En 1994 Juli Capella recibe la donación de piezas que va a entregar al Museo y en 1995 Capella le invita a la inauguración de la colección el Museo. En 1997 Marta Montmany Directora del Museo de Artes Decorativas contacta con él para formalizar la donación de piezas de mobiliario que Miguel ha hecho al Museo. Otra de sus sillas se conserva en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid. Cuando en 1997 se organice la exposición sobre su obra en las Arquerías del Ministerio de Fomento, Fisac presenta en una zona los diseños de mobiliario que ha realizado como parte importante de su obra. El Museo Comarcal de Daimiel tiene una sala dedicada a la obra de Miguel Fisac y en una zona conservan una mesa de trabajo con la silla Toro y material de dibujo sobre su espacio de trabajo.

Museo Comarcal de Daimiel.

La Demarcación de Ciudad Real del Colegio Oficial de Arquitectos, el Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha y las diferentes demarcaciones han hecho posible la publicación del libro Miguel Fisac: Mobiliario, realizado conjuntamente por los arquitectos Diego Peris Sánchez, Diego Peris López y Javier Navarro Gallego que recoge esta trayectoria de un arquitecto que se acerca al diseño del mobiliario para sus propios edificios y con la creación de elementos autónomos que cualifican los espacios en los que se sitúan.

 

Diego Peris, doctor arquitecto.

El autor preside actualmente la Fundación Miguel Fisac

 

(Visited 222 times, 1 visits today)

Deja un comentario