Diario alegre de un encierro triste. Día 11 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 11

Vigilancia doméstica

Regreso a casa después de una salida de primera necesidad. Siguiendo el protocolo que nos hemos impuesto familiarmente, he entrado por la puerta de atrás, me he desnudado completamente y en calzoncillos he dejado la ropa colgada en una percha (con la intención de que se ventile y desinfecte) antes de entrar en la vivienda.

¡Sorpresa! Ha saltado la alarma. Con tanto protocolo antiviral me he olvidado de ella y ha empezado a sonar por toda la calle.

Imaginaros, en calzoncillos, corriendo para desactivarla. Solo he tenido que pasar por el salón y la cocina para llegar al teléfono.

Hasta aquí, todo discreto, solo en casa y aparentemente sin nadie que me hubiera visto de aquella “guisa”.

¡Error! ¡Gran error!

No me acordaba que hace unos días contratamos un sistema de seguridad nuevo que incluye grabación de imágenes.

¡La madre que me parió! He corrido al ordenador, he accedido a la página de la compañía y he solicitado las últimas imágenes del sistema….. y allí estaba yo, a las 11.15.02, en el salón de mi casa, corriendo en calzoncillos.

Hasta yo, que no la tengo, he pasado vergüenza.

Objetivo del día: Cuidado con los desnudos, el Gran Hermano vigila.

Y mañana será otro día.

Nota del autor: Os juro que es cierto.

Quique J. Silva

(Visited 305 times, 1 visits today)

0 Comment

Deja un comentario