El lienzo animado de San Marcos en Toledo [Teodoro Sánchez-Migallón Jiménez]

Sala de Catarq 2

Primero aparece fruta negra, hinojo y regaliz, luego recuerdos de mantecado y madera quemada. Se mueve despacio por la boca, marcando sabor, dando placer. Sensación rugosa al final, que lo hace largo.

Esta puede ser la sensación de ingravidez que produce la entrada al archivo, en el desaparecido claustro del convento de trinitarios en Toledo, y hace ya más de veinte años metamorfizado en un cajón de hormigón semienterrado.

Mendaro Corsini, jemeindarra, docente largo tiempo en la ETSAM, heredero de Carvajal y Cano Lasso, nos abre una hendidura brutalista en las grandes tapias o lienzos toledanos, que encierran silenciosos huertos monacales, y a través de una brecha forzada, nos deslizamos serpenteantes, flotando sobre ruinas, descubierto al cielo toledano, pero al abrigo de altos lienzos, se dirige hacia un comprimido acceso; zigzagueante recorrido de acceso, a través de pasarela en acodo, entre musulmana y defensiva.

Todo este preámbulo misterioso, se convierte ya dentro del edificio en un momento de calma y asombro, donde no cabe más que detenerse para asomarse al mirador interior y expandirse en un espacio cerrado y encajado en el terreno. Un punto del itinerario donde se detiene la observación nerviosa, para mover el cuello en todas direcciones, buscando diagonales, en los haces de luces y sombras. Enmarcado en una columnata abierta a un foso.

Archivo Municipal de Toledo, Mendaro Corsini, San Marcos, Toledo, Teodoro Sánchez-Migallón, Catarq, Hombre de Palo, arquitectura contemporánea en Toledo,

Un simple gesto, el acceder a un espacio de cuatro niveles, por una planta intermedia, es la generatriz con la que se forma todo un complejo espacial.

Bajo un peristilo rematado por un dintel-losa que cubre el soportal tetrástilo, de una esbeltez intencionada, se siente una gran amplitud, reforzada por el derrame luminoso superior, que provoca la levitación de la pesada cubierta adintelada con doble jácena de gran canto.

Iluminación cenital rasante y retranqueada que aligera la pesadez matérica y tectónica del conjunto.

Una experta traza de la sección proporciona un ritmo contemplativo en este acceso, que se convierte en sensual, al contraste de la textura abrasiva, monolítica del hormigón y la calidez de la madera, articulándose con pletinas de acero, que con su oxidación controlada aportan el tiempo y la técnica.

Un lenguaje arquitectónico atemporal, con argumentos clásicos, monolitismo, limpieza y rugosidad, sinceridad y transparencia estructural y material, son los ingredientes con los que la arquitectura pervive.

Creo que el tinto del cercano campo de La Guardia, completa olfativa y gustativamente esta sensación de ingravidez del complejo vestibular, o del vacío sobre la sala de lectura del Archivo Municipal de Toledo, como lo nombra Mendaro.

Vacío de ruidos, pero lleno de sonido, de las trompetas de Freddie Hubbard en Gypsy Blue (1960), que con su balanceo cálido, te empujan a caer y deslizarte entre hormigones dorados, filtrando el cielo toledano, donde tres depósitos colgados de la muralla conforman el frontal de este gran pozo, el hueco es el actor principal en la escena, y a ellos fluyen las circulaciones flotantes, que ambientan con su ligereza dinámica el momento.

Pero un análisis completo escruta la cubrición, al estructura, de jácenas dobles, descolgadas y robustas, pautan su ritmo adintelado, como un contrabajo calma y serena el actividad lumínica del espacio.

Vista desde la plaza. @Archivo Municipal de Toledo.

Ya se conocen los recursos del autor con la intención de seguir la traza claustral, buscar un cierre murario que ordene la manzana y sirva de gran zócalo o basamento de la iglesia de San Marcos, el acceso y el respeto a las ruinas existentes, pero hay algo más, como Mendaro relata, “el arquitecto es capaz de hacer de una necesidad funcional, una necesidad emocional”.

Con este relato de sensaciones, comparto la degustación del espacio al asomarme a este balcón en el centro de Toledo, magnífico ejercicio arquitectónico para empezar el año.  

Teodoro Sánchez-Migallón Jiménez

(Visited 226 times, 1 visits today)

2 Comments

Deja un comentario