De Listas Rojas vs. Premios. La lectura patrimonial del mundo rural desde “MadriTol” (1) [Jorge Morín]

Fotografía aérea de San Pedro en la primera mitad del siglo XX -IGN- y en el año 2014

El pasado viernes 2 de septiembre finalizó la campaña de excavación en san Pedro de la Mata -Casalgordo, Sonseca-. En los próximos meses continuaran actividades de Arqueología No Invasiva -georradar; fotogrametría y LIDAR; estudios geoarqueológicos, etc-, así como la restitución del arco de entrada a la iglesia desde el este. Llevamos trabajando con intensidad en este espacio desde hace cuatro años, aunque los trabajos se remontan más en el tiempo ligados al proyecto Sedes Regia Toletana de la Real Fundación Toledo -2007 hasta el presente-. Sin embargo, san Pedro de la Mata está en la Lista Roja de Hispania Nostra -desde ahora H.N.-, una Asociación con una visión patrimonial caduca basada en el principio del Castigo -Lista Roja- y la “Laureada” -Premio-, solo apto para los Proyectos patrimoniales egocéntricos dispuestos a solicitarlo a H.N., que no es nuestro caso, ya que trabajamos para nuestra Comunidad y ese es el premio que cada día recibimos

San Pedro de la Mata fue incluido en la Lista Roja de H.N. en el año 2014 alegando: Deterioro progresivo por abandono y acción de la vegetación que invade las ruinas. Desgaste continuado de sus muros por las inclemencias del tiempo. Expolio de piezas. Sin embargo, los trabajos arqueológicos desarrollados permiten desmentir de forma taxativa estos argumentos. El espacio no ha sido vandalizado jamás; no existen acumulaciones de basura de los ss. XX y XXI, salvo objetos residuales, y no se han producido pérdidas inmuebles, excepto la caída del arco ya citado en la primera década de s. XX. El mayor daño patrimonial al monumento fue la Desamortización a finales del s XIX que supuso su desmantelamiento mueble e inmueble, con la pérdida definitiva de las cubiertas. Si la inclusión en la lista roja de H.N. es consecuencia de este acontecimiento histórico, la asociación es del movimiento “slowly”, ya que ha transcurrido más de siglo y medio desde entonces.

La iglesia de San Pedro de la Mata, así como la vecina Torre Tolanca, es un espacio PÚBLICO, es decir, de la Comunidad, de todos. Se puede visitar libremente y es objeto de frecuentaciones diarias por los sonsecanos que pasean, corren, montan en bicicleta, etc. Una característica social de Sonseca es su fuerte tejido asociativo, lo que implica un enorme desarrollo de actividades entre ellas las culturales -Semana del Teatro, Corto, etc-. Frente a otros espacios premiados por H.N. que son privados y solo pueden visitarse previo paso por caja, lo que supone la exclusión de una parte importante de la sociedad. La finalidad municipal y del proyecto de investigación es la EDUCACIÓN Patrimonial y en valores -igualdad, respeto…-, así como el uso del espacio como centro cultural polivalente -REHABITACIÓN-, así se han desarrollado múltiples actividades en todos estos años. El objetivo no es el turismo, ni el beneficio económico, frente a otros proyectos premiados por H.N., que tienen como finalidad el lucro económico a través del turismo foráneo, dejando de lado a la población local.

Ortofoto de San Pedro de la Mata después de producirse la limpieza en el año 2018

El inicio del Proyecto se remonta a más de cuatro años. Dedicándose los años previos a la recuperación del archivo fotográfico, planimétrico y documental del espacio, que se ha logrado desde los inicios del siglo XX hasta el presente. Este aspecto ha sido desarrollado por el equipo de investigación, generándose un fondo documental que servirá de base a un espacio Museográfico dedicado al espacio arqueológico. No es el caso de espacios premiados por H.N. que no han realizado esta labor de investigación previa fundamental, sino que es fruto de la labor de otros investigadores. De forma paralela el desarrollo de actividades de Arqueología No Invasiva, estos años previos de investigación, con la realización de: ortofotos, modelos digitales del terreno, fotogrametría, etc., nos permiten afirmar que el espacio NO había sufrido vandalización de ningún tipo y se han respetado sus límites topográficos visibles. A pesar de que se afirme sin argumentos en la declaración de inclusión en la Lista Roja de H.N. que se habían espoliado parte de sus elementos arquitectónicos. Una excepción fue la construcción de un espacio doméstico en una de las parcelas contiguas. Lo que en principio fue considerado por nosotros un handicap, hoy lo vemos como un hecho positivo, ya que permite el control continuo del espacio arqueológico. Espacios premiados por H.N. han visto desaparecer las excavaciones antiguas, que no son reconocibles en la actualidad.

Los trabajos desarrollados de Arqueología No Invasiva nos llevaron a contemplar la necesidad de limpiar el espacio del crecimiento de la vegetación, que por otro lado nunca impidió el acceso, ni la comprensión del espacio. Se limpió por vez primera en el año 2018, haciéndose con regularidad desde entonces varias veces al año. Tanto por el Ayuntamiento, como por el equipo de investigación. A pesar de ello seguimos en la lista roja de H.N.

Fotografía oblicua del espacio, una vez limpio. 2020

En estos cuatro años hemos realizado actividades varias. Entre ellas destacamos la realización de dos cursos monográficos con la EATol, en la que el san Pedro de la Mata ha funcionado como un laboratorio patrimonial que busca la REHABITACIÓN del mismo. En el primer curso se dibujó el monumento y se plantearon diferentes proyectos para su rehabilitación, desde posturas ruskinianas a las tendencias más actuales, buscando generar un debate en el seno de nuestra Comunidad. Se realizaron exposiciones en Sonseca, ligadas a un ciclo de Conferencias, y un workshop internacional con exposición en el Centro Cultural San Clemente de la Diputación de Toledo, para conocer el pulso regional y de otros especialistas. El segundo de los cursos se enfocó a la recuperación del único elemento mueble perdido, el colapso del arco del acceso este. Las piezas fueron colocadas al exterior por el arquitecto Sancho Roda en los años setenta, cuando se llevó a cabo la gran intervención en el espacio. Se midieron los restos; dibujaron; el estudio del cálculo del arco, realizando la cimbra en la EATol por parte de los alumnos participantes en el curso y se repondrá a finales de este año.

 

Además, en todos estos años se han realizado anualmente talleres de Arqueología para niños; teatro; talleres de astronomía…desarrollados por una empresa local ACTIVARTE, con el apoyo económico del Ayuntamiento de Sonseca, buscando la accesibilidad a través de la gratuidad a todos los sectores sociales de Sonseca. Contrasta con las actividades desarrolladas por otros espacios premiados, básicamente lúdicas y con precios no accesibles para la mayoría de la población -p.e. Visita nocturna supondría un coste de 160€ para una familia de 4 personas-. Parece que H.N. fomenta un tipo de visita de élite en la que la población local queda excluida por su situación económica.

Por otro lado, el equipo de investigación, formado por más de medio centenar de investigadoras e investigadores de diferentes disciplinas y con una Codirección paritaria ha continuado con sus trabajos de interpretación del espacio en el paisaje. Lo que ha permitido comprobar que el espacio partía de un santuario vetón previo, cuyo verraco fue espoliado en el testero, ligado al control del agua de los pasos ganaderos de la Sierra, algo que había pasado desapercibido para la totalidad de los investigadores, salvo dos estudiosos locales como Jiménez de Gregorio y el sonsecano Salva Peces, quien lo recogió en su blog “Sonseca en el zurrón”. La ocupación visigoda va más allá de la iglesia contando con un espacio cercado y otro de habitación contemporáneos al templo, así como una cantera y el manantial de agua. Desde el punto de vista arquitectónico se ha podido avanzar en el conocimiento del espacio, comprobando que cuenta con tres naves y en el estudio de sus cubiertas, abovedadas en la parte norte. La necesidad de obtener más datos, así como la recogida de analíticas, como muestras sedimentológicas para pólenes y semillas; morteros, etc., nos llevaron a la necesidad de plantear una campaña de excavación en 2022, que se ha desarrollado con la Ayuda de la Diputación de Toledo y del Ayuntamiento de Sonseca en los meses de julio y agosto en la fachada oeste del espacio y en el patio norte, que han sido excavados en su totalidad -1.200 m2-. En los próximos años continuaremos con los trabajos de excavación, que además conllevan la consolidación y adecuación del espacio para su REHABITACIÓN. En estos cuatro años hemos impartido conferencias en Sonseca, Toledo y todo el territorio nacional para explicar el proyecto, así como asistido a Congresos Nacionales e Internacionales con la publicación de los resultados. Además, el Ayuntamiento de Sonseca editó una Guía divulgativa sobre el espacio que recoge los resultados de los trabajos de estos últimos años.

San Pedro de la Mata y su entorno en julio de 2022, antes de empezar las excavaciones.

En resumen, el espacio de San Pedro de la Mata no reunía los requisitos para ser incluido en una Lista Roja patrimonial que, por otro lado, no supone per se la recuperación y conservación del espacio, sino que ésta va ligada a proyectos participativos, menos publicitarios, pero más efectivos, como el que se está desarrollando por el equipo de san Pedro de la Mata y el Ayuntamiento de Sonseca. Desde 2014, se ha trabajado intensamente en el espacio, no sólo a nivel científico, sino con nuestra Comunidad, haciéndola participe del lugar y de la necesidad de su conservación futura, objetivo que claramente se ha logrado. Sin embargo, Hispania Nostra publica su lista, la publicita anualmente y ahí seguimos señalados. Hispania Nostra claramente desconoce nuestra labor y está alejada de los territorios rurales, ya que la suya es una visión etnocentrista donde la opinión de nuestros colectivos es ignorada, así como el desarrollo de nuestros proyectos. Esta visión no sólo se traslada a la visión del castigo patrimonial con la inclusión en la lista anualmente desde 2014, sino también en la de los parabienes, ya que se premia a espacios privados, mercantilistas, desligados de la Comunidad y no a proyectos como los de San Pedro de la Mata -Casalgordo, Sonseca- o Los Hitos -Arisgotas, Orgaz-, claramente con objetivos patrimoniales SOSTENIBLES conseguidos y de éxito. Eso sí generados desde los espacios locales rurales y que no necesitan publicitarse para conseguir más público, por que nuestro trabajo va enfocado a la comunidad, a la educación, a los colectivos sociales y al viajero sostenible. Además de valorar la modestia y el trabajo diario como el mayor de los premios, sin necesidad de otros galardones.

>>> Descarga Guía San Pedro de la Mata

Epílogo.

La presidencia de honor de Hispania Nostra la ostenta en la actualidad S.M. la Reina Doña Leticia, quien entrega anualmente sus galardones a las Buenas Prácticas en Patrimonio Cultural y Natural. Desde estas líneas nos dirigimos a S.M., no para que nos premie, pero si para que nos retire de la Lista Roja de la Asociación que preside, en la que tan injustamente figuramos. También invitamos a S.M. a visitar nuestra labor en los Montes Orientales de Toledo -San Pedro y Los Hitos- en una visita privada para que pueda conocer de primera mano proyectos Culturales desarrollados e implantados con éxito por sus súbditos rurales, ajenos al boato de la Corte y entregados al trabajo humilde y constante en un territorio con una densidad baja de población, pero no “vacía” y llena de nuestras ideas, sueños y esperanzas de conservar nuestra Cultura para las generaciones venideras.

Dr. Jorge Morín de Pablos


[1] MadriTol: el término fue acuñado por el geógrafo Manuel Terán para referirse a la conurbación urbana que va de Madrid a Toledo. En estos años se ha producido una disociación absoluta entre los territorios urbanos y rurales, en especial de las grandes urbes y sus territorios limítrofes, como la que se desarrolla a lo largo de la A-42 -MadriTol-. Los primeros ven el mundo rural como un lugar para su ocio y esparcimiento, despreciando las iniciativas y los modos de vida de los habitantes de la mal llamada “España vaciada”, que está habitada y los que la habitamos sabemos mejor que nadie de nuestras carencias y necesidades. Los espacios urbanos regionales, como Toledo, adolecen del mismo problema de incomprensión de sus espacios rurales, despreciando sus iniciativas y sólo valorando las propias.

(Visited 448 times, 1 visits today)

Deja un comentario