La Venta de Borondo. [Asociación Venta de Borondo y Patrimonio Manchego]

HELPatrimonio


04 La articulación del territorio a lo largo de la historia no se puede entender sin los caminos; más si cabe al hablar de La Mancha con  núcleos de población tan distantes. Una inmensa llanura, tierra de paso, de suaves contrastes e inmortalizada de manera universal gracias a la literatura cervantina.

Estas características del territorio hicieron indispensables la existencia de unas construcciones que sirviesen para dar descanso al viajero, las ventas.

[…] En los cruces de caminos ponen una venta, y al llegar allí comen, duermen y al día siguiente se marchan, que es lo que vemos en El Quijote. […]

MIGUEL FISAC. Apuntes y viajes.

Entre las numerosas ventas que jalonaban los caminos, la Venta de Borondo se alza en pleno siglo XXI como de los últimos edificios en La Mancha adscrito a la tipología de venta que conserva la singularidad de su tiempo. Levantada entre los siglos XV-XVI en el límite sur del término municipal de Daimiel conserva de manera inigualable las características de una venta documentada en mapas y guías de caminos durante más de 400 años.

Venta de Borondo. Entorno. (2.016) Foto Pedro A. Gutiérrez.

La venta es una construcción sencilla de doble altura, patio interior y torreón en una de sus esquinas. Torreón que la sitúa y la hace visible desde el camino que siglos atrás unía Almagro con Murcia.

Este monumento  histórico identificativo de la arquitectura tradicional en La Mancha recoge en gran forma un conjunto de sistemas constructivos propios de la tradición constructiva de la comarca. Además, conserva un entorno natural que rememora historias de siglos pasados.

Motivos que justificaron su catalogación como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento en 2.007; máxima figura jurídica de protección del patrimonio a nivel regional pero que lamentablemente no conlleva su conservación efectiva. La situación de abandono que presenta puede provocar su ruina en corto espacio de tiempo independiente de su valor patrimonial, histórico, cultural, literario o esa máxima figura de protección legal.

Pese a ello, y tras el IV Centenario de la muerte de Don Miguel de Cervantes, la Venta de Borondo se alza como una de las últimas ventas que pudo ver el escritor en sus viajes por La Mancha y que sirvió de fuente de inspiración para su producción literaria de carácter universal. Los pasajes en la venta en obras como “Don Quijote de La Mancha” o “Rinconete y Cortadillo” han inmortalizado estas construcciones y las han convertido en símbolos de la memoria colectiva universal.  

Venta de Borondo. Patio Interior. (2.016) Foto Pedro A. Gutiérrez.

Sin lugar a dudas  premisas de gran interés a la hora de abordar la rehabilitación de un icono del patrimonio arquitectónico tradicional del entorno de la comarca de La Mancha y del Campo de Calatrava.

Apartada de las nuevas vías de comunicación desde finales del siglo XIX, la Venta de Borondo conserva la esencia de los viajes del siglo XVI. Siglos en los que era ya situada por la documentación histórica e incluso referencia para la primera ruta del Quijote de Tomás López en 1780  como la venta donde Don Quijote fue armado caballero. Los restos arqueológicos romanos atestiguan la construcción de esta venta manchega sobre una villa romana; nos encontramos, por tanto, ante un enclave de gran interés histórico para comprender nuestro pasado.

En siglo XX la Venta de Borondo es referencia para investigadores, periodistas o escritores que ven en este gran caserón manchego la esencia de los viajes del Siglo de Oro en España situándola como unas de las ventas donde Don Quijote fue armado caballero (edición cultural “Blanco y Negro” del diario “ABC” del 30 de agosto de 1.925). El espíritu aventurero y quijotesco del periodista sigue vigente en el siglo XXI en esta venta daimieleña. El pasado verano de 2015 el escritor y profesional de la comunicación Julio Llamazares siguiendo “El Viaje de Don Quijote” en el diario “El País” llegó hasta la Venta de Borondo en su artículo titulado Borondo, la venta que desaparece.

Venta de Borondo. Serie de fotografías antiguas (1.953)

Autores como Manuel Corchado Soriano e ilustres arquitectos como Miguel Fisac han abordado desde hace décadas el intento de difundir el valor histórico del edificio y asegurar su conservación. Más recientemente, esta venta manchega ha sido escenario de novelas (José Aranda Aznar 1.998 “La Venta de Borondo”), catalogada como B.I.C. por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha (2.007) e incluso base para un Proyecto Final de Carrera en la Universidad de Castilla La Mancha (2.012) que ha permitido documentar históricamente y arquitectónicamente el monumento.

Una labor divulgativa que va consiguiendo inculcar un sentimiento en la población del entorno de aprecio hacia el monumento sintiéndolo como parte de nuestra historia.

Venta de Borondo desde el histórico camino Almagro-Murcia (2.017) Foto: Silvia García

Desde este lugar de La Mancha, la Venta de Borondo sigue siendo 400 años después: “un castillo con sus cuatro torres y chapiteles de luciente plata, sin faltarle su puente levadizo y honda cava” que se debe seguir conservando para las futuras generaciones.

#SalvemosBorondo

Asociación Venta de Borondo y Patrimonio Manchego

www.ventadeborondo.wordpress.com


Incluimos el enlace al vídeo subido el 4 de mayo de 2017 por Alnair Drone titulado “Venta Borondo, día del libro”.

 

(Visited 348 times, 3 visits today)

2 Comments

  • Hola Jesús, muchas gracias por tu comentario siempre atento a la historia de este enclave.

    Lo único cierto es que nos podemos remitir a distintas hipótesis. La vía 29 del Itinerario de Antonino entre Mérida y Cartagena en el tramo concreto entre Oreto y Laminium pasaría al norte o sur de la sierra próxima a la venta. Si hablamos de la primera hipótesis la calzada romana quedaría al pie de la venta y hablaríamos quizá de Masio. En el segundo caso sería una villae con un camino de acceso secundario desde esa vía. Otros autores e investigadores la sitúan en una vía romana secundaría. E incluso identificada por otros como la Masio Mariana del mismo itinerario. Lamentablemente no hay suficientes estudios arqueológicos para confirmar alguna de las hipótesis. Dejemos la puerta abierta y comentarios a los expertos y futuras investigaciones.

    Muchas gracias Jesús.

Deja un comentario