Diario alegre de un encierro triste. Día 44 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D44 del Diario alegre de un encierro triste.

NN = f0 + f1 + f2 + f3

Esta será a partir de ahora la fórmula de la vida a corto y medio plazo. Y volveremos a encontrarnos plenamente en la Tercera Fase como si de un Star Wars cualquiera se tratara.

Ahora, sÍ hemos empezado a ver una luz al otro lado del túnel.

Si todo va bien; es decir, si seguimos manteniendo las normas de convivencia social actuales, calculamos que para finales de junio habremos atravesado completamente el camino de la oscuridad. Confirmaremos que, al otro lado, nos espera “La Nueva Normalidad” (NN para los amigos).

Pero, si no seguimos siendo buenos y pensamos que el túnel es más corto de lo que parece, descubriremos que la luz que vemos es otro tren en dirección contraria, que nos puede volver a arrollar.

Hoy es un gran día. El plan está trazado (o casi); el camino está marcado (o casi); las medidas están claras (o casi) y los resultados son tan imprevisibles que no hay que venirse abajo si en algún momento tenemos que dar marcha atrás.

Me explico. En una fractura de tibia (por ejemplo) la primera medida “dura” es la inmovilidad (no podemos salir más que lo imprescindible). Luego, cuando nos quitan la escayola, pasamos a la fase “cero” de mentalización y preparación (nos vamos a comer el mundo). Después avanzamos con disciplina prusiana por las fases I, II y III a base de plantar un poco, ayudarnos de la muleta y paseos cortos. Finalmente, llegamos al fisio para fortalecer los músculos y terminar con la rehabilitación.

Si lo haces bien volverás a correr; si no, te quedaras cojo para el resto de tu vida.

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 44.

Al final todo es una cuestión de responsabilidad individual. Si estudias, apruebas. Si trabajas logras objetivos.

¡Ya queda menos! Pronto la lavadora solo volverá a rugir una vez a la semana. La levadura caducará en la despensa y en cuanto abran el pequeño comercio de mi barrio saldré a comprar un pijama nuevo; el que me regalaron para Reyes ha sucumbido al virus. Las horas de confinamiento han podido con él. Le haré una despedida como se merece un gran compañero de viaje. No lo tiraré, haré trapos para limpiar la moto y así alargar su vida. Se lo ha ganado.

Objetivo del día: Seguir siendo bueno.

Y mañana será otro día.

Quique J. Silva

(Visited 230 times, 1 visits today)

0 Comment

  • Ramón

    Bravo Quique, muy pedagógica tu explicación con el ejemplo de la rotura de tibia, como se nota que hay profesionales en casa, y no puede estar mejor explicado para que mucha gente pueda y… quiera entenderlo. Un abrazo.

Deja un comentario