SOS Residencias [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 16 D20 Archivo VASIL


Fiesta en la Residencia de Mayores de la avenida de Barber

Por un momento he tenido la tentación de hacer un alegato en favor de todas las personas que, desde siempre, han estado ahí, cuidando de “nuestros mayores”.

Por un momento he tenido la tentación de llamar “mentirosos”, “indocumentados”, “desagradecidos”, “miserables” e incluso “bolos” a todos aquellos que en estos momentos cuestionan de manera generalizada la labor que se realiza en las Residencias de Mayores.

Hay que tener muy poca vergüenza para hablar de lo que no se sabe. O peor aún, sabiéndolo, faltar a la verdad, toda la verdad y nada mas que la verdad.

Cualquier persona que haya tenido relación con este sector asistencial, conoce sobradamente la labor diaria, callada y abnegada de estos profesionales. Antes, durante y después de la pandemia.

Residencia de Santa Casilda
Entrada a la Residencia de Mayores “Virgen Blanca”

Este Archivo Vasil también guarda la evolución gráfica de unos centros que nacieron con la Beneficencia y evolucionaron con el Estado del Bienestar.  Hay que recordar, aquí y ahora, que a nadie se le obliga a entrar en una residencia. Que a ninguna familia se le pregunta por qué ingresa allí su padre o su madre. Sencillamente, pasan a formar parte de la población residencial y se les atiende de la mejor manera posible (que es mucha) y siempre vigilados por la autoridad competente, en lo que se refiere a servicios, medios y personal.

Se puede llorar de impotencia ante el papel de “patito feo” que les ha tocado vivir a este colectivo; pero ellos RESISTEN. Al coronavirus y a las mentiras sociales.

Parece que no merecen nuestro reconocimiento, y hay quien se empeña deliberadamente en confundir la escasez de medios con la falta de profesionalidad…. Pero ellos RESISTEN.

Continúan al pie del cañón, al lado de quienes reconocen como “sus mayores” desde el primer día que ingresan.

Estos no se merecen un aplauso.

Tradicional festival taurino para las personas mayores.

Hoy, desde el balcón del Archivo Vasil, abierto de par en par,  sacamos el pañuelo blanco, una y otra vez, no solo para aplaudir a las Residencias y Centros de Mayores, insistiremos hasta que la presidencia les conceda las dos orejas y rabo.

Quique J. Silva

(Visited 715 times, 1 visits today)

0 Comment

  • Alicia López

    Muchas gracias Enrique por tus reflexiones, tus palabras de reconocimiento, el cariño y compromiso para los trabajadores de Centros Residenciales. También necesitamos que desde fuera nos ayuden y animen a continuar con el cuidado de “nuestros” mayores… Pero te contaré un secreto, la verdadera fuerza la obtenemos de la mirada del residente, de su ejemplo de lucha ante la enfermedad, la abnegación con la que aceptan el confinamiento (un verdadero ejemplo) y el cariño que ellos nos dan a nosotros cada día que tenemos la suerte de compartir juntos.

    Ánimo con tu bloc, me encanta!!

Deja un comentario