Diario alegre de un encierro triste. Día 2 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando. Diario alegre de un encierro triste. Día 2

Cogido con pinzas

¿Queréis que hablemos de sexo? Empecemos por las bragas. En solo dos días en casa he descubierto bragas de mi mujer que jamás habría imaginado. Ni puestas, ni quitadas.

De talle alto, con encaje, blancas, negras, carne….. tanga deportivo; un máster, he hecho un máster en lencería.

Cada pinza que ponía en la cuerda del tendedero era un descubrimiento nuevo. Por más que lo intentaba, no conseguía recordar ninguna escena (erótica o puramente funcional) de mi mujer con aquellas prendas.

Tengo que fijarme más –me he propuesto- y, sobre todo, tenemos que empezar a hacer el amor con la luz dada…. porque me estoy perdiendo la mitad de la fiesta.

Mi sueño erótico de una funambulista cruzando la pista sobre un cable de acero, provista solo de la barra de equilibrio y su ropa interior, ha finalizado bruscamente; alguien ha limpiado el polvo del decodificador y no se ve la tele.

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 2

¡Os lo tengo dicho! Hay cosas que es mejor no limpiar; el polvo hace masa con los conectores y si se quita perdemos cobertura. Repito, no quitéis el polvo de los conectores.

Objetivo del día: hacer el amor -cuando pueda- con la luz dada.

Y mañana será otro día.

Quique J. Silva

(Visited 271 times, 2 visits today)

Deja un comentario