“Dj Palomeque” perrea¡ perrea¡

Señoras,

señores,

otros seres humanos, también animales,

vuelve Palomeque al hombre de palo, al Toledo estepario, majunche, ajado.

Vuelve después del barbecho pandémico y la canícula, vuelve a la casa de sus correligionarios de hdp, casa de pensamientos variopintos. Vuelve con la misma heterodoxia a su Arcadia, al ejercicio  del pensamiento libre de las ideas escritas, sustento de la memoria colectiva; aunque sea la de los vencidos bastardos de una Toledo madrastra de sus hijos verdaderos.

Palomeque es iconoclasta, se levanta como un héroe y se acuesta como un villano; irreverente juicioso, ateo practicante, pecador santo, ácrata defensor del buen gobierno, idealista pragmático, socialista liberal, zurdo diestro, un individualista que ama la inteligencia colectiva, de personalidad curiosa y observadora. Carácter augurio de derrota y fracaso en una sociedad de mensaje corto y pensamiento débil, donde manda quien mejor culipandea en la pista, en la plaza de la ciudad, que ahora son las redes, mal llamadas sociales, elogio del aparentar, llenas de filtros y likes de saldo. Un vertedero frívolo espejo de la voluble contemporaneidad que cabe a golpe de clic en el salterio neo-medieval de los 280 caracteres de twitter. Reconvertido y adaptado a los nuevos tiempos vuelve Dj Palomeque.

Hoy un voto equivale a un like. El like es la medida de aceptación social, es quién quita y pone gobiernos, hoy transformados en youtubers influencer. Las ideas, dan igual, lo importante como en la música que hoy triunfa es la rima torpe y pegadiza, el éxito superventas izado que será devorado en 24 horas por otro, que compartirá la misma melodía, todo por un like. Hoy cualquiera puede hacer música y hacerse una mega estrella. No son necesarios ni partitura, ni instrumentos, ni conocimientos de armonía, solfeo, improvisación o composición. Hoy basta para ser una estrella con una base melódica de corta pegas de la app Soundtrack de Spotify y arreglar los gallos y desafinos con el sonido entubado del Auto-Tune, para componer eso si como dice la publicidad de la aplicación: “de una forma muy colaborativa”. Interactuar por “conxenso” que diría un político. Yo te valoro positivamente a cambio de que tú hagas lo mismo conmigo. O como se denomina en jerga millennial: #followxfollow. Gobiernos reguetoneros en disputa por quién consigue más followers que pronto veremos de ¡perrea en perrea!, de Zocodover a la plaza del Consistorio.

Y mientras esto suceda hdp seguirá alimentándose de artículos, pensamientos, opiniones e ideas, que darán pie a conversaciones, debates, especulaciones, chismorreos y especulaciones. Comadreos que Palomeque camuflado ha oído como sobrevuelan entre churros la parroquia del Katalino -templo admirado-  y entre cócteles de berberechos la congregación de El Peñón -sacristía de hdp-. Porque Palomeque habita lugares fronterizos, tras la Antequeruela y las Covachuelas, unas veces dentro otras afuera de murallas. Territorio físico y mental donde de joven fue bautizado por un Tajo limpio. Un barrio de cubiertas de pieles de lagartos y barro alcaén, de donde también partió Alberto, ilegítimo por la fuerza de la incultura, a su particular exilio.

Y mientras …..semana tras semana el personal seguirá preguntándose: “pero, ¿qué, quién está realmente está detrás de hombre de palo?”

Palomeque que es ilustrado en poderes ocultos y contubernios judeo-masónicos lo sabe y se lo cuenta a usted, amigo lector: “¿Quién tú ‘ereh’? ……….

dar al play…

(Visited 140 times, 1 visits today)

Deja un comentario