Víctor Sjöström y el cine nórdico [Germán Esteban Espinosa]

Cine nórdico - Portada - Fotograma de Haxan German Esteban HdP

SESIÓN CONTINUA

Tras nuestro viaje hacia el cine clásico toca dejar América y devolver nuestra atención a nuestro continente, donde en 1914 daba comienzo la Primera Guerra Mundial, que trajo como consecuencia el fin definitivo de la primera etapa de directores cinematográficos, los pioneros. Abandonamos también la parte cercana del mediterráneo para desplazarnos hasta los lejanos países nórdicos: Suecia, Dinamarca, Noruega, Islandia, Finlandia y Groenlandia.

Aunque fue una zona en la que el cine tardó en implantarse, ya en 1914 comenzó a exportarse a otros países como Alemania; y en torno a los años 20, a viajar a Hollywood como estrellas invitadas. El cine nórdico ha pasado a la historia como la primera corriente en considerar realmente arte al cine, y no discurso que imita a otras artes (como el Film D’Art francés), sino arte por sí mismo.

Cine nórdico - fotograma de Haxan German E HdP

La razón del impulso al cine en esa región se explica por dos factores fundamentales. El primero de ellos es el espectacular frío que hace en la calle, lo que provoca que la gente demande ocio en interiores, como el teatro. Además, el final del siglo XIX marcó la edad de oro del teatro nórdico, con un gran desarrollo del realismo psicológico de la mano de autores como Ibsen o Strindberg, lo que sentó las bases de un cine psicológico y realista, interesado por dramas cotidianos. La razón de que el cine tardara tanto en producirse radica en la fuerte censura existente, ya que estos países tienen el mérito de ser los pioneros en la censura cinematográfica, seguidos posteriormente de Estados Unidos y su código Hays.

El cine nórdico destacó por reflexionar sobre la puesta en escena y planificarla minuciosamente antes del comienzo de cada rodaje. Como ya dijimos anteriormente, los nórdicos toman los descubrimientos en iluminación de Cabiria y los potencian para conseguir recrear una armonía semántica entre la tensión emocional del argumento y la atmósfera que envuelve la película. Estudian técnicas de iluminación, filtros y contrastes que puedan expresar de manera visual parte del significado del argumento.

Además, es el primer cine es mostrar una verdadera preocupación por la interpretación de sus actores, aspecto vergonzosamente descuidado por el cine de la época. Los intérpretes trasladan al cine los descubrimientos realizados en el teatro realista, consiguiendo hacer las películas más creíbles pese a la ausencia de sonido y diálogos. Destacaron sobre todo las actrices, que fueron rápidamente importadas por Alemania y posteriormente por Estados Unidos, como Creta Garbo y Asta Nielsen.

La película considerada fundacional del cine nórdico se tituló La caza del oso polar, datada en torno a 1906. Esta película tiene el valor anecdótico de proporcionar a Nordisk Film el oso que luce su logo. Junto a esta productora surge Svenska Film. Los autores más destacados de este periodo fueron Víctor Sjöström, Mauritz Siller y Benjamin Christensen.

Cine nórdico - Víctor Sjostrom Geraman E HdP

Sjöström es considerado como el más grande de los cineastas nórdicos, maestro y amigo de Ingmar Bergman, e intérprete del personaje Dr. Isak Borg en Fresas salvajes (1957). Es además el primero en cruzar el charco y participar en Hollywood. Además de múltiples adaptaciones de obras de teatro y películas cargadas de tragedia, innova y potencia las cualidades narrativas del cine. En 1921 realiza La carreta fantasma, en la que resume todas las posibilidades técnicas existentes hasta ese momento. La cinta se llena de trampantojos, trucajes ópticos, retroproyecciones, catches, transparencias, etc. Su irreprochabilidad técnica hace que enamore a toda Europa y su fama llegue hasta los oídos de los norteamericanos.

Tras su éxito en Europa le llega el momento a Hollywood. Sjöström viaja a América, donde filma El viento (1928), producida por Fox y protagonizada por Lillian Gish, la niña de El nacimiento de una nación (1915). Esta película narra la historia de una mujer que vive sola en una cabaña y es asaltada por un hombre al que mata y entierra. La atmósfera juega un papel protagonista, pues el sonido incesante y creciente del viento va volviendo loca a la mujer, efecto potenciado por una iluminación fuertemente empática.

Benjamin Christensen realiza un cine con rasgos semejantes al de Sjöstrom. Destaca por ser uno de los primeros directores en explorar el género cinematográfico del docudrama: documental con partes actuadas, fines didácticos y sustentado por una fuerte investigación antropológica, como demuestra con Haxan: La brujería a través de los tiempos, donde se muestran secuencias típicas como un aquelarre realizado por brujas desnudas.

Por último, Mauritz Stiller destaca por desprenderse del exceso de tragedia de los países nórdicos y explorar el cine cómico. Destacan dos de sus obras: Erotikon y La saga de Gösta Berling. La primera, estrenada en 1920, sin sexo pese al título, muestra a una serie de personajes que comienzan a ser liberales, lo que contribuye a la apertura social de los nórdicos. La segunda, de 1924, destaca por servirle de trampolín a Creta Garbo.

Después de los años 20 el cine nórdico se pliega sobre sí mismo, volviéndose poco a poco mediocre y exportando, de cuándo en cuándo, grandes directores del séptimo arte como Carl T. Dreyer, Ingmar Bergman o Lars Von Trier. Adjuntamos dos vídeos sobre La carreta fantasma. El primero recoge un fragmento de 3 minutos y medio en el que se puede apreciar perfectamente el uso de la iluminación y las transparencias. El segundo muestra la película completa.

la carreta fantasma escena german E Hdp

la carreta fantasma completa german E Hdp

 Germán Esteban Espinosa, periodista

Germán es el editor de Cine de la web Hombre en Camino: Homo Viator.

(Visited 294 times, 1 visits today)

Deja un comentario