Singularidades arquitectónicas manchegas, un recurso turístico [Teodoro Sánchez-Migallón Jiménez]

Rareza, excepcionalidad, distinción, particularidad, peculiaridad, extrañeza, maravilla, excelencia, prodigio, idiosincrasia; estos serían los términos sinónimos de la palabra “singular”. Estas expresiones son indicativas del valor que esconden los elementos tradicionales que representan la cultura de una población o de una comarca. El acervo, y en concreto, las construcciones tradicionales o populares que todavía se conservan en el territorio manchego, podrían convertirse en el reclamo turístico más valioso de esta comarca. Continuar leyendo

Villalba, la abstracción popular [Teodoro Sánchez-Migallón]

Dos poblados que siguen pautas realizadas en Vegaviana, Cáceres, años antes, al construir con el rigor y la sensibilidad de un cuadro de Mondrian, componiendo con huecos y volúmenes, apoyándose en la expresividad matérica de las texturas. Artesanía del espacio, expresión de la materia hecha objeto artístico. Lo popular como fuente de inspiración. El autor mismo comenta que dos materiales son mejor que tres, un solo hueco bien situado provoca con más intensidad a la comprensión de una intención, que las mil formas y texturas que puedan imponerse a un muro. Una fachada siempre son dos caras, resumen y evidencia de la historia, de la vida y de la filosofía del lugar. Del Amo concede a las viviendas el contorno más agradable, funcional, su idoneidad orgánica y su belleza urbana. Dentro y fuera, armónico, sin mimetismos, sin exotismos. Continuar leyendo

Hábitat comestible [Teodoro Sánchez-Migallón]

habitat_comestible_lorenzo_goni_mingallon_hombredepalo

¿Qué es comer correctamente? Calcular pesos y calorías, combinar porcentajes exactos de legumbres, hidratos, verduras, proteínas y frutas, equilibrar químicamente los índices glucémicos, con aportes vitamínicos y proteicos en dosis puras, o seguir las buenas costumbres y la experiencia, adoptar una dieta mediterránea, diversa y discreta, apreciando los consejos de la tradición y aplicando el sentido común, dejando que los sentidos se enriquezcan con sabores, colores y olores, que aportan una identidad físico-estacional al alimento. Continuar leyendo