La catedral como ciudad interior [José María Martínez Arias y Javier Longobardo]

Pondere, numero et mensura – peso, número y medida-.

Tres conceptos que los antiguos sabían aplicar conjuntamente con la finalidad de obtener el lugar inefable. El templo como lugar de unión de lo terreno con lo divino, no podía gestarse de la misma manera que otras grandes obras del poder civil. Una catedral se concibe como lugar de trascendencia y al igual que cualquier templo, es ante todo un espacio de unión con lo espiritual. Lo que hace que tal acto sea posible, tiene que ver tanto con las características del lugar como con los actos que allí se producen. Un lugar donde prima el valor de la escala que abarca de lo doméstico a lo monumental, el manejo de la luz y la aparición de símbolos creados a lo largo de siglos de evolución, condicionan una realidad que nos coloca justamente en el lugar que los maestros medievales dictaminaron.

Sin embargo a día de hoy, la mutación mercantilista que ha sufrido ésta como tantas otras catedrales es evidente; las tradiciones litúrgicas que han subsistido, cohabitan con una atmósfera poco acorde al lugar de contemplación que debieron ser siglos atrás. No obstante, todavía podemos atravesar el umbral de la Puerta Llana ticket en mano y no encontrar adjetivos para definir lo que ocurre dentro de esta máquina para la trascendencia.

Así pues, entre lo espiritual y lo mundano, entre lo efímero y lo imperecedero llegamos a la catedral de Santa María de Toledo, donde el paso del tiempo la ha ido modelando cuantitativa y cualitativamente hasta llegar a lo que hoy encontramos: una ciudad dentro de la ciudad. Casi como un particular ejemplo de fractal, la Dives Toletana supone un enclave acotado, donde se vuelve a repetir la estratificación de épocas, estilos y acontecimientos históricos que han llegado hasta nuestro presente en la vieja ciudad amurallada.

Como en tantos otros casos y quizás éste sea el más paradigmático, la catedral fundada por Jiménez de Rada (1209-1247) se asienta sobre la supuesta antigua mezquita al-yamí, que a su vez re aprovechó la antigua iglesia visigoda para generar el espacio de culto como mezquita mayor de la ciudad. Tal suceso generó un gótico cuya pretensión por asentar la pureza de los ejemplos góticos de Chartres y París en Castilla, manifestó sin embargo un mestizaje propio del contexto en el cual se produjo: Se reutilizaron elementos como fustes y capiteles además de acomodarse a las dimensiones de la anterior mezquita. El resultado es un gótico ambiguo, potenciado no solo por la relativa verticalidad propia del sistema, sino sobre todo por estar dotado de una espacialidad horizontal dada la mayor anchura de las dos naves laterales, más propia de la arquitectura de Al-Ándalus. 

“Trazado geométrico de la sección transversal” Imagen de archivo de la BNE

No obstante y teniendo en cuenta las características propias de una ciudad de estructura islámica, el templo surge según cánones armónicos generados por la omnipresente proporción áurea tanto en planta como en su sección. Lo más reseñable de este aspecto geométrico, quizás sea el rectángulo generador de la planta, el cual comienza en la cabecera y termina exactamente en el altar mayor a la altura del transparente. Las dimensiones totales del primitivo templo son de doble cuadrado, es decir 120 x 60 m aproximadamente, siendo el punto generador central, la tangente de los dos arcos de sendas girolas. Algo similar ocurre en la sección, donde el escalonamiento de las naves está regido según la misma ley, el número phi articula el desarrollo en altura de las naves laterales y colaterales respecto a la central. Siempre es tranquilizador pensar en cómo todas las civilizaciones antiguas se han valido de esta regla universal, cosa por otra parte evidente teniendo en cuenta que ellos sí observaban la naturaleza desde un punto de vista tanto científico como simbólico. La construcción de un templo por tanto, debía de responder a la misma ley que rige las proporciones de todo lo creado, incluyendo al propio ser humano.

planta de la catedral de Toledo sobre rectángulo áureo

Continuar leyendo

Arquitectura, fútbol, patrimonio y cultura: la ciencia y la educación no fallan [José Ramón de la Cal]

“Seminario de Madrid”, 1960, Ramón Masats

Arquitectura y futbol comparten fundamentos. Hay arquitectos que siempre quieren rematar de “chilena” -aunque el balón venga a ras de suelo-, hay otras arquitecturas que son como un pase en profundidad que, en apenas un segundo, descoloca al contrario y deja solo al atacante frente al portero. Ese segundo, ese espacio y ese tiempo que silencia todo un estadio, bien merecen un partido. Espacio y tiempo son la materia que hace arquitectura. En el fútbol: si eres cauteloso y plano no emocionas, si eres intenso y arriesgado dejas huérfana a la defensa. También la arquitectura es como una manta corta, si te cubres la cabeza te destapas los pies. La cultura, sus matices, paradojas y especifidades acaban contaminando todos los actos humanos. Es lo que explica la severidad clásica del calcio italiano frente al sensual y acaramelado toque brasileño. Continuar leyendo

Ciudadana Jane: Batalla por la ciudad. [Javier Longobardo]

SESIÓN CONTINUA

Esta película documental, rememora las batallas libradas por Jane Jacobs en la ciudad de Nueva York, para la salvaguarda de la ciudad; la publicación de su libro ‘The Death and Life of Great American Cities’ fue todo un acontecimiento en el mundo de la arquitectura, por su investigación de las consecuencias que tendría la reconfiguración de las ciudades por parte de los urbanistas y de los arquitectos modernos. Continuar leyendo

Cuenca, concepto abstracto [José María Martínez Arias]

La actriz Geraldine Chaplin en el Museo Abstracto de Cuenca en 1966. L.López

SESIÓN CONTINUA

Coincidiendo con el reciente fallo del Premio Nacional de Arquitectura en la ciudad de Cuenca dentro del II Congreso Internacional: Arte, Ciudad, Paisaje, que menos que echar nuevamente la vista atrás para buscar la analogía con la incorporación de la colección de arte abstracto Español en esta ciudad allá por 1966.Tal decisión, volvería a poner a la figura del artista en el eje motriz de la vitalización urbana y cultural de nuestras ciudades, haciendo trascender “pequeños gestos” al nivel de notables decisiones sociales cara al futuro. Continuar leyendo

La escalera: forma, función y algo más [José Mª Martínez Arias]

La escalera, según la RAE:

Del lat. scalaria, pl. n. de scalāre.

1. f. Conjunto de peldaños o escalones que enlazan dos planos a distinto nivel en una construcción o terreno, y que sirven para subir y bajar.

Miles han sido las formas, tamaños y materiales que ha venido adoptando a lo largo de siglos de existencia, pero ¿nos hemos detenido a recapacitar en profundidad acerca de este peculiar artefacto que nos ha acompañado desde siempre en la labor de hacer arquitectura? Continuar leyendo

Tiempo y arquitectura como único elemento [José María Martínez Arias]

No hay mejor ejemplo que la ciudad de Toledo para abordar la idea de reutilización, reciclaje o simplemente supervivencia; una compleja amalgama de estratos de diferentes épocas y sociedades que nos transmiten la idea de Tiempo como un devenir continuo y sin pausa. Continuar leyendo

Rafael Guastavino y el sueño americano [José María Martínez Arias]

Sala de telares de la Fábrica Can Batlló. Barcelona 1868

SESIÓN CONTINUA

A pesar de tratarse de una figura hoy poco conocida dentro de nuestras fronteras, será el primer arquitecto español que alcanzó el reconocimiento internacional. De origen valenciano, Rafael Guastavino Moreno (1842-1908), será el protagonista de la arquitectura industrial de los Estados Unidos en los albores del Siglo XX, exportando directamente del Mediterráneo un sistema constructivo milenario. Continuar leyendo

Arquitectura, periodismo y anarcoliberalismo [Jesús Fuentes Lázaro]

El protagonista, Howard Roark, interpretado por Gary Cooper.

En las trincheras, en los campamentos, en los hospitales de la Segunda Guerra Mundial los soldados norteamericanos, que leen, leen la misma novela. Ni las explosiones  ni el sonido de las ametralladoras les distrae de una historia sobre la fuerza del individuo y las resistencias a la masificación. Sobre una historia de amor de vericuetos insospechados, subordinada al desarrollo individual y al triunfo profesional. Los discursos, en ocasiones, resultan excesivamente retóricos. Los diálogos duros, donde los personajes inteligentes se hablan de manera brutal y los menos inteligentes apenas  entienden nada. La novela urde una trama amorosa, compleja y, en ocasiones, masoquista, con el fondo de Nueva York en construcción y con unos periódicos que se dividen entre los que ofrecen espectáculo a cualquier precio y los que eligen la ética y el rigor de la información, aún a riesgo de su  supervivencia. Continuar leyendo