Plan de repoblación forestal de Toledo [Ricardo Sánchez Candelas]

Klimt "Tree of life" 1909
Gustav Klimt , “Árbol de la vida”, 1909

 

MOCIÓN SOBRE PLAN DE REPOBLACIÓN FORESTAL DEL TÉRMINO MUNICIPAL DE TOLEDO

Ricardo Sánchez Candelas, concejal del Excmo.

Ayuntamiento de Toledo, 20 de marzo de 1991

(Rescatamos del “Toledo Olvidado” el  “Plan de Reforestación” aprobado por unanimidad por la Corporación Municipal -puede acceder al plan completo propuesto desde este enlace-)


“El primero en intervenir es el Sr. Sánchez Candelas, autor de la moción, quien hace notar: “Para dar comienzo a la defensa de esta moción, no encuentro palabras más evocadoras que aquellas con las que Cervantes, intuyendo el fin de una etapa para él tan decisiva como su vida misma, daba comienzo a la dedicatoria al Conde de Lemos de su obra “Persiles y Segismunda”: “Puesto ya el pie en el estribo”

En estos momentos, cuando aquí todos estamos cerrando una etapa, nos puede ser aplicable esa alusión cervantina, pues los Concejales tenemos “puesto ya pie en el estribo”  si bien algunos -entre los que me encuentro- con el caballo al galope. No obstante, mociones como esta nos sitúan desde una perspectiva de futuro por encima de los debates domésticos del quehacer diario en la Corporación Municipal. Hoy en que el Pleno ha sido movido, por razón quizá de las fechas electorales que se aproximan o por la conflictividad de los asuntos tratados, propongo al Consistorio una moción cuya panorámica nos sitúa a largo plazo, cual es la repoblación del Término Municipal de Toledo, sin menoscabo -en cuanto a su llevanza a término- de las competencias que cualquier Administración Pública, además de la Municipal, pudiera tener en la materia. Por eso hago hincapié en que las Resoluciones a adoptar que se plantean lo son en el marco competencial propio del Ayuntamiento y por supuesto, dentro de sus posibilidades tanto de orden jurídico como presupuestario.

He leído esta misma mañana en un medio informativo que la puesta en funcionamiento de esta cuestión sería costosa en términos económicos. Tengo que decir que no he descendido a una cuantificación valorada de cuál pudiera ser el importe de la aplicación práctica de la misma. Sí subrayar sin embargo que su aplicación en el tiempo podría hacer llevadera esta iniciativa y muchas veces también tendríamos que tener capacidad política y sensibilidad social para apoyar este tipo de ideas, no digo prescindiendo de su coste pero sí poniéndolo en un segundo plano, valorando muy por encima de cualquier elemento estrictamente económico, otros aspectos de tipo social o ecológico, en sintonía solidaria con nuestro futuro, que en definitiva es lo que se intenta conseguir con esta moción de carácter puramente ambientalista, con las miras puestas en la conservación de la naturaleza, así como en la mejora de lo que es el medio ambiente y la calidad de vida de nuestra Ciudad y su Término Municipal. Por otro lado, la puesta en practica de lo mocionado no tiene porqué ser necesariamente caro, pues hay instrumentos de colaboración con otras Administraciones Públicas en este marco, que podrían permitir que el compromiso económico que supusiera para el Ayuntamiento nos fuera llevadero. Y no sé si hoy, en una Entidad Local en la que ya hablamos de centenares de millones de inversión pública, podríamos andar dudando de que siquiera una pequeña parte de la misma, no la dedicáramos a esta finalidad, sobre todo cuando estamos pensando en algo que tendría, aparte de su valor intrínseco (y lo/ hago así ver en la Exposición de Motivos) un significado pedagógico y formativo, con proyección por tanto cívico-social. O sea, que la gente comprendiera también que estamos apostando por valores de futuro, que trascienden de la mera coyuntura de lo mudable o que no van más allá de una Campaña Electoral.

Digo en la moción que probablemente muchos de nosotros, en este momento, no sepamos quiénes fueron las personas que decidieron plantar el Parque de la Vega, el Paseo de Recaredo o el Campo – Escolar. Sin embargo, a la venerable sombra de esos árboles o en su entrañable compañía hemos pasado quizá ratos inolvidables de nuestra adolescencia y juventud. Probablemente tengamos que recuperar ese acerbo de sensibilidad que significa el saber que hacemos cosas que nadie nos va a agradecer, pero que sin embargo hay que llevarlas a término porque equivalen a mejorar la capacidad de acogida de nuestra Ciudad al presente, como también de las generaciones futuras que tendrán que habitarla. Hacer notar asimismo, que los programas que en la moción se establecen, podrían desarrollarse con el carácter específico que en los 7 apartados que en ella constan se determinan, estimando que si me hacen el honor de aprobarla, creo que al final podríamos decir que cerramos, no sé si de manera definitiva (porque aquí hay cosas todavía que decidir), pero sí que ponemos una última o penúltima página a la vida de esta Corporación Municipal, con algo que no está llamado al enfrentamiento sino a la unión, ni ligado -digamos- a la permanente discrepancia legítima dentro del debate político. Pero en este momento, más llamado a la con concordia, yo concretaría la proposición en los puntos que en el  escrito se contienen, diciendo que quizá mociones como la presente nos sirven también para recordar que estas iniciativas pertenecen (aunque muchas veces no se aprecie) a lo que es la sensibilidad del Pueblo.

Nuestro Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, en una de sus páginas líricas más hermosas, dice -creo recordar- más o menos así: “Los troncos secos, aun tan secos que parecen apolillados, han abierto orejas de arriba a abajo por – toda su madera, para oír venir a la primavera; como viene cantando débilmente por los valles velados”. Hoy se ha hablado aquí de la zona del Valle, del impacto ambiental y de los Parques de Toledo. Pues bien: concienciémonos de que empezamos a hacer algo distinto a lo que es el puro debate político; algo tan noble y tan profundamente humano, como es conservar la naturaleza, mejorar su capacidad de acogida y dar a nuestros hijos, a nuestros sucesores, la posibilidad .de vivir de manera más acorde con el entorno y más digna de personas civilizadas, que se puedan sentir inmersas en un mundo que todavía sea verdaderamente humano”.

Le sigue en el uso de la palabra el Sr. Dorado Badillo, Portavoz de I.U., testimoniando: “Es una moción preciosa por un lado y muy técnica por otro. En todo caso la creemos muy positiva en relación con esta Ciudad. La pena es que llega ya tarde para que esta Corporación pueda incluso ponerla en marcha, dado su denso contenido. Queda en pie sin embargo el compromiso de I.U. con independencia de que Ricardo sea o no Concejal y de su filiación política de pedirle que colabore con su experiencia y asesoramiento en la puesta en práctica de las valiosas proposiciones que hace en la moción que nosotros compartimos plenamente y que por otro lado nos lleva de cara al futuro a ser muy cuidadosos y comportarnos con exquisita prudencia en temas que hoy aquí se han planteado, que tienen que desarrollarse en el tiempo. Incidimos en nuestro respaldo a la moción y felicitamos al ponente de la misma”.

 

En turno luego el Sr. Gómez Benayas, Portavoz del C.D.S., manifiesta: “Una moción como esta hace reflexionar hondamente, pues -al leerla- se toma conciencia de que, no obstante llevar ya casi cuatro años en el Ayuntamiento, parece como si nos hubiéramos olvidado de lo más importante. Y es que, según dice con razón Ricardo, hay cuestiones que trascienden el día a día y a fuerza de trascender, se vive un tanto mecánicamente el quehacer diario, sin dar a las mismas su verdadero valor. No sé los árboles que se habrán plantado en esta etapa corporativa. Imagino que en cada Parque unos pocos -no demasiados- si bien no voy a entrar ahora en comentarios al respecto. Sólo dejar constancia de que Ricardo, al margen del interesante trabajo que ha presentado (encomiable, muy profesional y lleno de sentimiento como todo lo que hace), nos sitúa ante lo que creo una – imperiosa necesidad para el Término Municipal de Toledo: tratar esta cuestión del modo en que él la desarrolla. No sé que podrá hacer nuestro Grupo en la próxima legislatura con respecto a esta materia; pero como ha señalado I.U. también el C.D.S. intentará que esta moción sea la directriz de lo que haya que hacer en Toledo en materia de Repoblación Forestal”.

A continuación, el Sr. Martín Peñato Alonso, Portavoz del P.P., entrando en el debate hace patente: “No voy a descubrir yo ahora pues ello es notorio la seriedad de los planteamientos de Ricardo ni los hondos y probados conocimientos que posee en su campo profesional, en el que ya destacó desde su época de estudiante y al que se ha dedicado intensamente de por vida.

Nos ha ofrecido una lección evidente sobre algo que constituye un problema en verdad acuciante para la Ciudad. Es cierto que los Ayuntamientos, quizá porque hay muchos otros asuntos de por medio o en base a que, como decía Ricardo, a veces estamos más “a corto plazo”, nos olvidamos de temas que tienen la relevancia de este proyecto que presenta el mocionante sobre Repoblación Forestal de nuestro Término, encomiable tarea que debe pesar sobre la voluntad de los que en la prox1ma Corporación tengan que gobernar este Ayuntamiento. La moción, que constituye – (y en ello coinciden tanto mi Grupo como otros según sus manifestaciones), un verdadero tratado sobre la materia, ha de servir de guía cuando se decida llevar a cabo un trabajo de tamaña envergadura, cuyos resultados no se verán de inmediato, obliga do a los que rijan la Ciudad, a realizar un ejercicio de humildad, cual supone emprender algo que en este marco la Ciudad imperativamente demanda por ser fundamental para la misma, pero cuyos resultados no se verán hasta pasado cierto tiempo, motivo por el que el vecindario puede que de inmediato no lo agradezca de un modo patente, precisamente porque no se da aquí la circunstancia siempre fácil de una inmediatez tangible. Por otro lado, creo que no se trata de un proyecto excesivamente cuantioso en el aspecto económico, porque tengo la completa seguridad de que se contará no sólo con el impulso municipal sino también con otros provenientes de distintas Administraciones, que no tendrán por menos que apoyarle y que pienso lo harán con sumo agrado, porque evidentemente los proyectos que son de futuro, es cierto que en gran manera atraen. Resumiendo: habida cuenta de que en el orden económico no habrá ningún problema y que por lo que toca a la voluntad política los Grupos que se han manifestado lo han hecho en sentido favorable a su puesta en marcha, yo agradezco -en nombre del P.P.- a Ricardo Sánchez Candelas el haber presentado esta moción de cuya autoría podrá sentirse orgulloso con el paso de los años, pues se trata de una aportación realmente encomiable en favor de nuestro Municipio -toledano”.

El Sr. Sánchez Candelas, en una segunda intervención, testimonia: “Quiero agradecer las amables palabras de los Portavoces de los Grupos y dejar además constancia de que, aunque en la próxima legislatura yo no sea ya miembro de este Ayuntamiento, pueden contar todos con mi ayuda personal en lo que humildemente pueda aportar, sea cual sea (y esto lo subrayo) el signo político de la próxima Corporación y a pesar de cualquier interpretación que pudiera darse a mis palabras. Así pues: el Ayuntamiento de Toledo me tendrá disponible en cuanto se relacione con la puesta en práctica de las ideas que, solamente a título/ orientativo, en la moción se contienen”.

El Pleno, pronunciándose tras el debate, aprueba por unánime consenso la presente moción, tal como se refleja en la parte dispositiva del acuerdo.”

Ricardo enseñando botánica a su nieto Eduardo

 

(Visited 426 times, 1 visits today)

4 Comments

  • Tomás Marín

    Parece una alegoría del entierro, no sé si de Ricardo Sánchez Candelas o de Toledo. Todos de acuerdo en llevar un ramo de flores para despedir al difunto, pero después del paréntesis, la vida sigue como siempre.

  • Hgo

    Toledo, ciudad poco amante de los árboles y de su tan denostado río ahora se da cuenta de que hace falta acometer un plan de arbolado DE VERDAD…llegará?
    La adecuación de las especies siempre controvertida, pero… Alcorques vacíos, malas podas (que ni tocan) etc. De eso también hay que hablar.
    Por favor, dejen trabajar a los profesionales, formen mejor a los trabajadores e inculquemos a la ciudadanía todas las ventajas que nos brindan los árboles (de calidad) para que así se respeten.

  • Entrañable recuerdo digno de alabanza por muchos motivos. Ya lo fue el día de su presentación, aprobado por unanimidad y bendecido y agradecido por todos los grupos; desde luego algo impensable hoy.
    Sin embargo, es sintomático que algo se apruebe con tal unanimidad y nunca se lleve a cabo. Como el que presencia un accidente y se hace un selfie con el herido.
    Es el momento adecuado para retomarlo, no hay duda. Pero con cabeza. En esta ciudad se han plantado especies equivocadas y sin tener antes un plan de mantenimiento eficiente.

  • José-Antonio Marín Jimenez-Ridruejo

    Toledo (España)
    En 1.991 un hombre honesto, desinteresado y experto en la materia que trata, plantea la oportunidad, la conveniencia de tomar una decisión a largo plazo que mejoraría el hábitat toledano y que, a corto plazo, proporcionaría trabajo a los desempleados que en los siguientes años comenzarían a abundar, hasta llegar a los niveles actuales.
    Como es lógico, la moción se aprueba por unanimidad, a la luz de las ventajas que aporta y lo escaso de su costo.
    Hoy, treinta años mas tarde, nada se ha hecho. Quizá se hayan plantado algunos árboles mas de los que se han cortado, pero nada que suene a reforestación. Y no creo que quepa pensar que la unanimidad fuera un error unánime…

    Toledanos, españoles, ¿no deberíamos “hacernoslo mirar”?

Deja un comentario