!Jaque mate!, en el Casino de Toledo [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 34 D19 Archivo VASIL


Ángel Luis de Mesa (izquierda) y Enrique de Castro (derecha) en una partida de ajedrez del Campeonato de Educación y Descanso.

Muchos conocen -o les suena- el nombre de Ángel Luis de Mesa; uno de los miembros de la familia de Mesa que, además de propietarios de Mazapanes Santo Tomé, se han prodigado en la ciudad en diversas actividades deportivas, económicas y sociales. Pocos imaginan a Ángel Luis frente a un tablero de ajedrez aprovechando su mente analítica para desplegar la jugada más adecuada. Meticuloso y concienzudo, tanto en sus trabajos de electricidad y electrónica como en sus otras aficiones como el aeromodelismo o la radiofrecuencia. Aquí parece tranquilo, pero la posición de su cuerpo denota una fuerte tensión; frente a él, ni más ni menos que Enrique de Castro, profesional de la Caja de Ahorros que parece esperar, con paciencia, el movimiento de su oponente, mientras calcula sus posibilidades de alcanzar el tan codiciado “jaque mate”.

Estos y otros muchos toledanos de la época pasaban las tardes alrededor de un tablero de ajedrez; tal era la afición, devoción y dedicación a esta disciplina de sala que, como se puede observar en las fotografías, las mesas estaban provistas de las correspondientes almohadillas para apoyar los brazos y, ¡cómo no!, espacio suficiente para la copa de anís y el cenicero repleto de colillas.

Peña, a la derecha, además de ser un maestro del toreo también lo fue del ajedrez. Frente a él Manzanares, guía de Toledo y “custodio” de la Mezquita del Cristo de la Luz.

¿Y dónde se podía contar con un mobiliario tan especializado? Pues curiosamente, en la ciudad de Toledo, donde más se jugaba al ajedrez era en el Casino, también conocido como Centro de Artistas e Industriales, situado en el edificio que aún se conserva para otros usos en la plaza de la Magdalena. Allí, además de las menos recomendables partidas de cartas con apuestas más o menos oficiales, este gran edificio albergaba mesas de billares, ping-pong y hasta un salón de actos con pantalla de cine donde habitualmente se proyectaban películas comerciales a un precio razonable, en clara competencia con los cines Moderno, Alcázar e Imperio.

Desde este epicentro que suponía el Casino de Toledo, el ajedrez local desarrolló una gran actividad con el apoyo de la Obra Sindical Educación y Descanso, que se encargaba de la organización y promoción de torneos locales, provinciales y nacionales.

A la izquierda Fernando Rojas, uno de los representantes toledanos en el XVII Campeonato Nacional de Ajedrez celebrado en 1969 en nuestra ciudad.

Tal era la seriedad del momento que nuestro “maestro” acudió a la cita convenientemente vestido y en aquella ocasión no se permitían “las copas”…… pero al menos sí el tabaco para combatir los nervios.

Yo siempre tuve duda de que esta disciplina fuera deportiva, por mucho ejercicio mental que se realice; pero federados, están federados.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 211 times, 1 visits today)

3 Comments

  • Nuria San Juan Reijnders

    La persona que se enfrenta a Peña, era Manzanares, un guia de toledo y gran amigo de mi familia, este señor también “ custodiaba” la mezquita del Cristo de la Luz , tenia la llave, la enseñaba y cuidaba de que no se colara nadie, quizás lo hacia por vivir al lado.

Deja un comentario