Una estatua para Galdós [Antonio Illán Illán]

Personajes galdosianos. @ Antonio Esteban Hernando

Don Benito Pérez Galdós no tiene estatua en Toledo. Debiera tenerla. Se valora lo que se conoce. Habría que conocer y reconocer a Galdós como él conoció y reconoció a Toledo en su obra. Vino mucho por la ciudad. Quienes creemos en lo mágico y lo heterodoxo estamos convencidos de que Galdós y Toledo era esencial que se encontraran. Una ciudad como la cervantina “peñascosa pesadumbre” siempre con alma militar y centro de inquisidores necesariamente tenía que abrazar, y ser abrazada, por el hijo de un militar y nieto de un inquisidor. Conmemoramos los 100 años de su muerte y los 150 de su primera novela entre las 77 que escribió. Hay que celebrarlo leyendo y más que leyendo.

Es cierto que en Galdós encontramos el poso de Dickens y también el de Balzac y muy por encima de todo el del mejor Cervantes, en el que hunde sus raíces, como puede verse en su peculiar sentido del humor y de la ironía, en la concepción perspectivista de la realidad y en tantos otros rasgos fundamentales. Los ecos cervantinos se confunden con los hegelianos: “quien no pueda o no sepa dar a la Naturaleza lo que es de la Naturaleza y a la Historia lo que es de la Historia, que se calle”. Conocemos la sociedad de su tiempo porque hizo de ella materia novelable. Político de amplio espectro. Hoy no escribiré de ello. Solo diré que en cierto momento critica a uno de los partidos en los que anduvo metido, afirmando de él que “está pudriéndose por la inmensa gusanera de caciques y caciquillos”. Escritor, novelista ante todo, y toledanista toledano, aunque canario de nacimiento y madrileño de adopción.

Don Benito Pérez Galdós merece estatua en Toledo, además del homenaje de la dedicación de una calle y los fastos que se le vayan ocurriendo a las instituciones y a la sociedad civil. Merece primero la lectura de sus obras y luego el recuerdo permanente para que la inmensa masa de turistas que viene a Toledo se lleven por lo menos una foto con él, lo mismo que se la llevan con la Regenta o Woody Allen en Oviedo. Razones no faltan de ese amor cívico y mítico del escritor por Toledo. Engarzaré algunas. Continuar leyendo

Palomarejos, tentativa de ayuda para reciclar un barrio; el Cuartel Quixote [J.R. Cal + J. A. López]

“ready made ayudado”. Alteración sobre la imagen del concurso para “Adaptación a Centro Cultural Digital Quixote Crea”

El barrio es un lugar que solo existe en el espacio mental de quienes lo habitan, bien porque allí moran, bien porque lo conviven desde afuera. Son órganos vitales urbanos, abstractos, artificiales e imprecisos, germen de la ciudad, sin los cuales ésta carece de sentido. La ciudad es algo más que todos sus barrios y sin embargo basta con la perturbación de uno de ellos para que se desequilibre su consciencia.

El barrio no es ni sus casas, ni sus edificios, el barrio es de todos, es lo opuesto a lo doméstico. El barrio abre y cierra todos los días, se recorre a pie, y tiene todo aquello que no cabe y necesita también la casa. Es tiempo y espacio, es lugar para la conversación, el paseo, el silencio, la observación, el encuentro, la controversia, el comercio, el ocio, …, la política. El barrio es para salir de la casa y reunirse con otros que también han salido de sus casas y son el barrio. El pseudo-urbanismo contemporáneo expansionista y depredador, el de la quimera del progreso basado en las montoneras de hipotecas apiladas, se ha olvidado de los barrios. El barrio es imprevisible no se planifica, se construye y se cuida día a día. Las ciudades con futuro serán aquellas que administren y cuiden sus barrios, que al fin son también “distritos y parroquias” que ponen y quitan gobernanzas. Se imaginan Madrid sin la Elipa, Sevilla sin los Remedios, Barcelona sin La Mina, Venecia sin Cannaregio, Roma sin el EUR – al que tanto debe el edificio de la Escuela Central de Magisterio de Palomarejos-, y así en todas las mejores ciudades…

1. Corea años 60 / 2. Vista aérea Palomarejos años 50 / 3-4. Vista aérea del barrio actual

Palomarejos es y está entre la avenida de Barber al sur, la avenida de Europa al norte, la Escuela de Gimnasia al este y Buenavista al oeste, más o menos, porque los barrios siempre son imperfectos e indeterminados. Buenavista y Avenida de Europa son sus contornos más modernos, están dentro y fuera del veterano Palomarejos. A Palomarejos se entraba por la mítica venta “El Merendón”, hoy sustituida por el Edificio Colón. Detrás la Obra Sindical del Hogar levantó en los años sesenta los humildes bloques de Corea y la ya nombrada Escuela de Magisterio – hoy I.E.S. María de Pacheco -. Más tarde vendrían el Hospital Virgen de la Salud, la Iglesia del Buen Pastor (obra interesante del arquitecto Juan José Gómez Luengo) que purga semanalmente de pecados al barrio y la casa-cuartel de la Guardia Civil, cosidos todos ellos, como las púas de un peine, por la Avenida de Barber. Continuar leyendo

Carnaval ¡La calle es nuestra! [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 8 D20 Archivo VASIL


“Los Alcaparras”, un grupo de amigos del casco histórico, montaron este “gusano loco” con el que desfilaron, aquel año, bajando por la avenida de la Reconquista.

No nos resistimos, un año más, a rescatar alguna de esas imágenes del carnaval toledano que ha ido cambiando la vertiente más critica e irónica, por la espectacularidad de la Cabalgata.  Continuar leyendo

La catedral como ciudad interior [José María Martínez Arias y Javier Longobardo]

Pondere, numero et mensura – peso, número y medida-.

Tres conceptos que los antiguos sabían aplicar conjuntamente con la finalidad de obtener el lugar inefable. El templo como lugar de unión de lo terreno con lo divino, no podía gestarse de la misma manera que otras grandes obras del poder civil. Una catedral se concibe como lugar de trascendencia y al igual que cualquier templo, es ante todo un espacio de unión con lo espiritual. Lo que hace que tal acto sea posible, tiene que ver tanto con las características del lugar como con los actos que allí se producen. Un lugar donde prima el valor de la escala que abarca de lo doméstico a lo monumental, el manejo de la luz y la aparición de símbolos creados a lo largo de siglos de evolución, condicionan una realidad que nos coloca justamente en el lugar que los maestros medievales dictaminaron. Continuar leyendo

La barra, ese lugar (I). La Ponderosa de Cuenca [Luis Moreno Domínguez]

A mesa puesta

El espacio en arquitectura se ha definido de diversas y enrevesadas formas. Osaré hacer una definición sencilla; el espacio es limitado, así que un espacio se crea con una simple partición, muro o tapia. Una barra de un bar conforma, por tanto, un espacio que incluye el lugar del cliente y el del tabernero. Su ergonomía es importante y sus materiales también. Son los que van a caracterizar ese espacio, y los que van a condicionar que tanto uno como el otro desempeñen lo mejor posible su función. Uno consumiendo y el otro atendiendo. El tabernero no sirve, atiende. Ha de prestar atención a que el cliente esté a gusto. Al fin y al cabo cuanto más confortable esté más tiempo se quedará y más consumirá. En cierto modo el tabernero y el cliente forman parte del espacio creado. Continuar leyendo

100 años de la Escuela de Gimnasia [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 7 D20 Archivo VASIL


Desfile de los equipos participantes ante la tribuna presidencial

No es fácil cumplir 100 años, ni para los humanos ni para las instituciones. La Escuela Central de Educación Física (Escuela de Gimnasia para la población civil) ha logrado conmemorar esa efemérides, y desde aquí queremos felicitar a nuestros amigos militares. Continuar leyendo

Toledo, La Espada Histórica y la Verdadera Destreza de las armas (III) [Pablo González Collado]

12. Imagen del códice MS I.33

TRATADOS Y EVOLUCIÓN DE LA ESGRIMA

El tratado europeo más antiguo existente sobre esgrima histórica es un manuscrito medieval (siglo XIV) anónimo llamado “MS I.33” (ilustración 12), custodiado en la Royal Armoury de Leeds, en Inglaterra. Es un códice alemán, escrito en latín, en el que aparecen miniaturas iluminadas de dos personajes con ropas clericales (un scolaris o “aprendiz” a modo de alumno y un sacerdos o “sacerdote” a modo de profesor) en diversas posiciones esgrimísticas portando una espada de una mano bajomedieval (tipo XIV según la clasificación del profesor Oakeshott) y un escudo redondo pequeño denominado broquel. Las imágenes van acompañadas de un breve texto a modo de explicación sucinta de la acción relatada gráficamente. Continuar leyendo

Agua pasada no mueve molinos…. ni conciencias [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 6 D20 Archivo VASIL


La gran manifestación institucional en defensa del Tajo. Resultado: mucho ruido y pocas nueces.

Lamentablemente, el río Tajo sigue estando permanentemente de actualidad desde que las mentes privilegiadas de la política hidrológica nacional decidieron, hace ya cincuenta años, que el caudal del Tajo podía alimentar otras tierras menos afortunadas en lo que a riqueza acuífera se refiere. Vamos, lo que en cristiano es “vestir un santo para desvestir otro”. Continuar leyendo

Lo que nos cuentan los teléfonos móviles de los toledanos [Tomás Marín Rubio]

Tomada de la página web del Ministerio de Fomento que se cita en la primera nota

El Ministerio de Fomento ha hecho público un estudio de movilidad interprovincial realizado en 2017 a partir de la localización de 16 millones de teléfonos móviles (*) con resultados especialmente significativos para los toledanos. Merece la pena que reflexionemos un momento sobre ellos. A modo de ejemplo, he aquí algunas cifras calculadas directamente a partir de los datos en crudo publicados por el Ministerio: Continuar leyendo

El cuento de “Las Lecheras” [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 5 D20 Archivo VASIL


Las famosas “lecheras” de la Policía Armada

En plena era digital, donde la electrónica se ha convertido en uno de los pilares de nuestro desarrollo tecnológico, queda ya muy lejano aquel 1978 en el que fue noticia que a los coches de la Policía Armada se les dotara de nuevas emisoras de radio. Continuar leyendo

César Ortiz-Echagüe. El olvidado Mies van der Rhoe español [Diego Peris Sánchez]

Manuel Barbero, Mies van der Rohe y César Ortiz-Echagüe, en 1957

César fue el cuarto hijo de los ocho de una familia con una intensa actividad artística. Su tío, Antonio Ortiz Echagüe (Guadalajara, 1883-1942) fue pintor y su padre, José Ortiz Echagüe (Guadalajara 1880-Madrid 1980)1, amante de la fotografía artística, llevó a cabo numerosas exposiciones por todo el mundo. Sus fotografías han sido objeto de abundantes publicaciones; además fundó y presidió las empresas CASA y SEAT, lo cual influyó decisivamente en la actividad profesional de su hijo César. Continuar leyendo

Siempre merece la pena volver a Gálvez [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 4 D20 Archivo VASIL


Grupo escultórico “Monumento al Trabajo”, obra de Kalato

¡Aún huele a humo toda la ropa que llevaba el domingo!

Las hogueras populares constituyen el símbolo vecinal de un pueblo volcado con sus tradiciones. Gálvez se echa a la calle desafiando al frío de enero con cantos y bailes al son de panderos, laudes y bandurrias. Continuar leyendo