Diario alegre de un encierro triste. Día 17 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D17 del Diario alegre de un encierro triste

Enclaustrados

La desesperación por el confinamiento está empezando a hacer mella en mi reducido entorno familiar.

Hartos de leer, escribir, escuchar música; de mirar el móvil, la tablet y la tele, por fin me he decidido a pedir “consejo profesional” y he utilizado el comodín de la llamada.

  • Buenos días, llamo de la clausura de Visatahermosa y me gustaría hablar con la Madre Superiora.
  • Un momento, que se pone.

Espero, con el auricular pegado a la oreja; escucho unos pasos, fuertes y decididos, y el eco inconfundible de la gran galería del claustro superior. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 16 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 16

El ruiseñor del 3ºB

Estos días, casi todo el mundo ha descubierto que tiene un músico en el vecindario.

Bueno, en la mayoría de los casos, más que músicos son intérpretes o como mucho aficionados a un determinado instrumento.

Algunos lo sabéis, el mío es el triángulo; pero no me atrevo a salir al balcón con él, y os voy a explicar por qué.

Mi amigo “El Peli”, gran voz y bandurrielista donde los haya, derrochó su enorme generosidad musical al principio del encierro, ofreciendo un recital en su patio.

Balcón “de par en par”, asiento sin brazos junto a la barandilla de hierro forjado, atril, partituras y muchos deseos de agradar.

Hace un poco de “rasca”, pero la ocasión lo merece. Continuar leyendo

Toledo caminando de este a oeste (II) [Luis Antolín Jimeno]

@Benjamín Juan: Prickly, La Posada, El Toledano

El viajero lleva en su mochila una libreta y un lapicero, y va anotando lo que ve, escucha y sienta. Anota sus reflexiones, en forma de poemas, canciones y dibujos. En el hostal Prickly, en Villacañas, antes de dormir organiza en haikus algunas de las notas que tomó el día anterior.

AMAPOLAS
Rojo pálido,
la textura del rubor
grito callado.

TRIGO Y CEBADA
Cañas livianas
alzan al sol el grano
que el viento mece.

De Villacañas a Tembleque

En el hostal Prickly el desayuno es un café con leche y tostadas huérfanas de compañía. Entra, con mochila grande, un caminante francés y el ventero le dice que los desayunos solo son para los clientes del hostal. El viajero le hace un gesto de reproche y el ventero se aviene a hacer el desayuno extra. Cruzan cuatro palabras en la puerta, el francés está sorprendido de la cantidad de fiestas con santos y vírgenes que hay por todos los sitios que pasa.

A las siete y media ya está andando, aunque la etapa de hoy es solo de veinte quilómetros. Hace el recorrido de un tirón porque la lluvia amenaza, pero solo descarga un poco cuando ya está llegando. El trigo y los olivos brillan sobre el fondo negro de la tormenta. El suelo está mullido. Parece magia, el viajero no alcanza, ni siquiera llega a ver, a un caminante mayor que ha salido por delante, y a él no le alcanza el joven que ha salido detrás. Como si el camino fuera un corredor individual o los demás invisibles. Como magia es que las nubes que vienen amenazantes se difuminen cuando están sobre él. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 15 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D15 del Diario alegre de un encierro triste

De lo más tonto

Como ayer no había casi nada, he vuelto al super súper. ¡A ver si soy capaz de hacer una compra para dos semanas!

Parece que las aguas se van calmando. Las colas ahora son más cortas (perdón, las filas; supongo que las colas seguirán siendo las mismas).

El paisaje interior de las estanterías vuelve a poblarse de lindos colores: naranja (de las naranjas), verde (de las lechugas, judías, brócoli…) otra vez naranja (de las mandarinas), sin olvidarnos del amarillo (de los plátanos)

“Una sinfonía de colores armonizados por la luz que reflejan” -que diría el poeta y que con tanto acierto reflejó  Walt Disney  en su película Fantasía-.

Como indica la normativa, he esperado en la fila para entrar. Al llegar al hall (o vestíbulo) una amable señora (o señorita) con aspecto inconfundible de vigilanta, me ha invitado a cumplir el protocolo mostrándome el líquido desinfectante y el rollo de papel.

Por favor, limpie usted el carro antes de entrar. Gracias. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 14 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 14

La Lista (de la compra)

He vuelto al Súper-super. Sin lista ni nada, a improvisar, porque tenemos de todo… pero hay que hacer acopio.

Al final me he traído un poco de lo que quedaba en las estanterías. Estos días me estoy acostumbrando a tomar cosas que hasta ahora no había probado, como la leche sin lactosa (era la única que había), yogures tuti fruti, galletas de avena, frutas raras…. Vamos, lo que no quiere nadie.

Eso sí, he pillado Danacol que estaba recién repuesto con caducidad de mediados de abril.

Lo mejor de todo es cuando ha llegado mi mujer del trabajo. Aprovechando que estaba en la calle ha ido también al “Súper-super” y ¿os imagináis que ha comprado?, pues lo que quedaba: leche sin lactosa, yogures tuti fruti, galletas de avena, frutas raras y más Danacol….. (que probablemente tenga que poner de oferta, en la puerta de mi casa, antes de que caduquen). Continuar leyendo

Colombia, tras los Acuerdos de Paz [Jesús Fuentes Lázaro]

@Antonio Esteban Hernando Colombia/Fuentes Hombre de Palo

Leí, hace ya tiempo, la novela de Santiago Gamboa “Perder es cuestión de método”. Me sugirió una nueva forma de “novela noir” sin injerencias anglosajonas. La técnica narrativa, más el equilibrio de la trama, me dejó impactado. Después, perdí la pista del autor, hasta ahora. Y ha vuelto a suceder aquel fenómeno de sentirme ante una narrativa cercana, con la publicación en España de la novela del mismo autor Será larga la noche”, editada por Alfaguara. Si entonces me entusiasmé con la arquitectura, aparentemente sencilla, de la trama y con el empleo del lenguaje hablado de Colombia, ahora la precisión es mayor y la percepción de lo narrado es más completa y eficaz.

La acción se sitúa en la Colombia, tras la firma de los Acuerdos de Paz con las FARC. Se pone fin a cincuenta años de guerra y se busca dar satisfacción a una sociedad que quiere reparar más de ocho millones de muertos en esos largos años del conflicto. Aunque es una sociedad muy polarizada en la que, quienes no querían la paz, acusaron al presidente José Manuel Santos de “regalar el país a las FARC” (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Imaginen las resistencias a averiguar muertes, a explicar desapariciones en las selvas y montañas o los llamados falsos positivos.  

@Antonio Esteban Hernando Colombia/Fuentes Hombre de Palo

Con tan poco tiempo transcurrido desde los Acuerdos de Paz y en un ambiente hostil de una parte de la sociedad, lo normal es que la gente se sienta vacía. Cuando se apoyaba a los de un lado o a los del otro el mundo parecía tener sentido, aunque fuere absurdo. Con la paz ha llegado el tiempo de  empezar a construir una sociedad que cobije a cuantos se sienten huérfanos de todo. La paz, como sabemos por otras experiencias, siempre es más difícil de construir que la guerra. Hay que reinventar todo. Lo que resulta más difícil y complejo. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 13 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D13 del Diario alegre de un encierro triste

¡Que se jodan las estadísticas!

Cada año, hacia el mes de octubre, los medios de comunicación nos bombardean con las estadísticas de divorcios y separaciones que se han producido como consecuencia de las vacaciones de verano. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 12 [Quique J. Silva]

@Benjamín Juan Santágueda. Diario alegre de un encierro triste. Día 12

Fiebres

¿Os acordáis? Cuando éramos pequeños y nos daba fiebre, nuestras madres (porque eso era cosa de madres) nos dejaban en casa y no teníamos que ir al cole, lo cual representaba una cierta ventaja dentro de la adversidad. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 11 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 11

Vigilancia doméstica

Regreso a casa después de una salida de primera necesidad. Siguiendo el protocolo que nos hemos impuesto familiarmente, he entrado por la puerta de atrás, me he desnudado completamente y en calzoncillos he dejado la ropa colgada en una percha (con la intención de que se ventile y desinfecte) antes de entrar en la vivienda. Continuar leyendo

Juan Ávila: la chaqueta del deporte toledano [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 13 D20 Archivo VASIL


Juan Ávila en una de las muchas entregas de medallas que presidió.

Juan Ávila fue durante muchos años el alma institucional del deporte toledano. Desde su despacho en la calle Duque de Lerma dirigió la actividad deportiva de la provincia, obteniendo, entre otros logros, el desarrollo de los famosos Juegos Deportivos de la Mancha. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 10 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D10 del Diario alegre de un encierro triste

Virólogos

En un “pis-pas” hemos pasado de “La Prima de Riesgo” a la “Virología”.

Somos así de “listos” y de “versátiles”. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 9 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D9 del Diario alegre de un encierro triste

#TODOSENCASA

Me ha impresionado. Sí, me han venido a la memoria todas las películas americanas cuando ha cruzado la calle un coche de mis amigos los policías, con su altavoz a toda potencia. Al principio sonaba como “el chatarrero” o “el tapicero” pero al ver las luces azules me ha parecido reconocer la voz de Teresa, Paloma, José Luis, Carlos, Jesús o cualquiera de los otros que estos días “apatrullan la ciudad” y he asociado que se trataba de anuncios para reclamar cordura de la ciudadanía.

“yomequedoencasa”

Continuar leyendo