El retrato de Luca Pacioli, alegoría a la Divina Proporción [José María Martínez Arias]

En 1495 Jacopo de Barbari pudo firmar este doble retrato que resume la obra maestra de nuestro protagonista. El cuadro actualmente expuesto en el Museo Capodimonte de Nápoles muestra a dos personajes en un entorno misterioso repleto de objetos que hacen constante alusión a la geometría y las matemáticas. El personaje principal, ataviado de severo monje franciscano es Fray Luca Pacioli, el sabio geómetra que parece conocer a la perfección el significado de cada uno de los objetos de la escena, así como su relación entre ellos. El joven que aparece en posición de sumisión junto al maestro es su mecenas, el Duque Guidobaldo da Montefeltro, cuyo noble porte mantiene la mirada fija hacia el espectador, mientras que el maestro permanece absorto sobre la pieza cristalina suspendida en el aire, un rombicuboctaedro, sólido arquimediano de posible factura veneciana que está lleno hasta su mitad de agua. Realmente desconozco si existe un motivo del porqué del fluido dentro de la figura, quizás el frater estuviera dando constancia de equivalencias de volúmenes entre diferentes piezas geométricas. Más complejo resultaría identificar el iluminado paisaje que se refracta en las paredes de cristal de la pieza, ¿quizás el palacio ducal de Urbino?. El misterioso reflejo antropomorfo central,  nos habla de una dimensión más compleja a la propia escena visible en la composición.

Rombicuboctaedro de cristal: Ocho triángulos equiláteros y dieciocho cuadrados.

Efectivamente, los objetos están estratégicamente colocados, cuyos puntos de fuga mantienen estrechas relaciones geométricas. Si lo etéreo se muestra arriba, lo grávido aparece abajo, sobre una mesa donde encontramos en posición opuesta a la pieza anterior, un dodecaedro tallado en madera, de menor tamaño y apoyado sobre la recién editada primera obra del geómetra, la  Summa de Arithmética. En el sentido opuesto de la mesa, el maestro dispone un pizarrín, en cuyo marco se puede leer EVCLIDES, dónde parece haber dibujado paso a paso las indicaciones del libro que señala en su otra mano: un triángulo equilátero inscrito en una circunferencia. Evidentemente, son Los Elementos de Euclides. Otros objetos que constituyen la escena: una tiza, un compás, una escuadra y una nota con la firma del propio autor. La dimensión oculta aparece al observar las fugas de los objetos colocados en la mesa, así como la posición de los personajes, que teniendo en cuenta el primer plano de la pieza de cristal, casi podríamos decir que son tres los rostros a los que la escena testimonia; el mecenas, el maestro y la obra oculta: De Divina Proportione.

Pasado ya el quinto centenario de la muerte del fraile franciscano, el mismo matemático que reuniría en su bellísimo tratado todo el saber numérico y geométrico que rescataba materias como la matemática, música, arquitectura o la propia geometría estudiadas desde el mundo clásico. Su obra seguirá siendo desde entonces un poderoso foco de atracción de la élite social, artística y cultural de aquella Italia humanista, donde el interés por el conocimiento se focalizaba en la búsqueda de un saber universal cuyo componente matemático parecía ser el camino más directo al mismísimo origen de la Creación. Continuar leyendo

La admirable excelsitud o la insoportable levedad de la lechuga [Antonio Illán Illán]

A mesa puesta

Las hojas arrugadas de la lechuga forman una especie de haz y el haz siempre simboliza la coherencia y la unidad. Las hojas apiladas unas sobre otras, como una columna griega que se expande, es el poema que conmemora todos los sucesos de su vida creciente, cuya alma chupa de la tierra. Es la lechuga. Es la música verde que blanquea cuando la mano suavemente va retirando capas hasta llegar al cogollo prieto. Toda la música de Schömberg ahí, luego deconstruida en el plato y puesta ante los ojos como un cuadro de Kandinsky. Hojas sobre hojas, invariable patrón rítmico de un baile quieto. Nos parece simétrica, pero no lo es. Verde que te quiero verde, verde vientos verdes ramas…el barco sobre la mar y la lechuga en la ensalada. ¡Oh! gran lechuga del mundo, me recuerdas a Marcel Duchamp y su obra La boîte verte. La mariée mise à nu par ses célibataires, même.

La vida moderna nos conduce, gastronómicamente, por el camino de la ensalada, ¡como si la ensalada no hubiera sido ya un plato típico en las comidas de gala milanesas del siglo XV o en las francesas del rey sol, Luis XIV! Ensalada multiforme y heteróclita, cuyo secreto reside, además de en las bondades de su ingrediente esencial, la lechuga, en la inteligencia de la persona que tiene el arte del aliño para equilibrar las proporciones, a sabiendas de que hay que ser avaro con el vinagre, pródigo con el aceite y sabio con la sal.

La lechuga, tan verde por fuera y tan blanca por dentro, tan tersa y tan refrescante, tan pía y tan ética, mantiene, ¡quién lo diría!, relaciones con la mitología clásica. Lechuga, Dios, dame lechuga, decía mi abuelo. Diosa y no Dios, tenía que haber dicho. La lechuga y Venus, la diosa del amor, se entienden. Estos aires divinos nos vienen a explicar por la vía de la leyenda algunas de las propiedades naturales, que tan alabadas, estimadas y utilizadas han sido por quienes saben llevar lo bueno de los dioses a la mesa.

Los antiguos helenos, y quizá antes los hindúes, ya tenían predilección por esta planta, que recogían en su delgaducho estado silvestre con su largo tallo como el de la col. Los romanos, degustadores de todo tipo de placeres, fueron quienes le dieron el nombre con el que hoy se la conoce: “lactuca”, que hace referencia a una sustancia de aspecto lechoso que se contiene en sus tejidos.

Antigua y mítica lechuga. Su leyenda se adentra en el universo de la India, en Egipto, en Grecia y Roma. Sobre la lechuga se han escrito y contado hermosas leyendas míticas, plenas de alegórica sabiduría. Aquí lo dejaremos en síntesis, lo mismo que aquel novelista de una de las narraciones de Giovanni Papini, que, resumiendo y resumiendo, redujo una obra de dos mil páginas a un párrafo. Me quedo con alguna y la cuento a mi aire. Continuar leyendo

San Lázaro: las heridas de guerra de un gimnasio centenario [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 16 D18 Archivo VASIL


El gimnasio de la Escuela, donde se celebraban entre otras las practicas de Judo y Defensa Personal

Desde que en 1919 el General Villalba Riquelme promulgara la orden de construir la Escuela de Gimnasia en Toledo, y su hijo Ricardo Villalba Rubio (que también llegó a alcanzar el grado de General) ejerciera como uno de sus primeros profesores, han pasado muchas cosas en aquel recinto levantado con medios y disciplina militar, pero con espíritu y formación deportiva. Continuar leyendo

Trasparente, la relación directa con la infinitud [Jesús Fuentes Lázaro]

· I ·

“¿Qué debiéramos construir para que desde su catedral los fieles puedan acercarse al infinito? Los hombres de hoy ya no caben en los contornos del gótico. Sirvió el románico durante  siglos para mantener encendida la fe de los creyentes. Incorporamos parte de esos elementos al gótico, y elevamos las bóvedas de los templos hasta  trasmitir sensación de lejanía y distancia. Mirando hacia un techo inalcanzable con los ojos humanos, no solo los creyentes se veían así mismos insignificantes, como virutas del Universo, sino que imaginaban que se acercaban al cielo. Durante siglos se acostumbraron a  convivir con la finitud, cobijados por las inalcanzables bóvedas cubiertas de nervaduras. En lugares excepcionales, como en el altar mayor, simulamos el cielo azul, cuajado de estrellas doradas. Continuar leyendo

La silla de la vida [Carlos y Roberto Valle]

 

SESIÓN CONTINUA


Una anciana y su vieja silla: el corto que dignifica la vejez

¿Qué mantiene unidas a dos cuñadas durante toda una vida? Carmen y María son dos ancianas que a pesar de estar solas se apoyan mutuamente en su vida diaria. A modo de andador, Carmen utiliza una vieja silla de madera que le permite seguir adelante. Este matiz fue clave para Carlos Valle, que en el año 2012 se encontraba buscando una historia que contar en su penúltimo año como estudiante de Bellas Artes. Continuar leyendo

Mujer y salud [Antonio Casado Poyales]

Celebramos cada 7 de abril el Día Mundial de la Salud, una de las nueve jornadas anuales de carácter internacional que consagra la Organización Mundial de la Salud para realizar labores divulgativas para la concienciación sobre diferentes problemas sanitarios. Desde 1950 se celebra el Día Mundial de la Salud para recordar el lema “Salud para todos”, el principio que ha guiado a la OMS de que todas las personas, en cualquier lugar del mundo, deberían poder hacer efectivo su derecho al grado máximo de salud que se pueda lograr. El año 2018 se celebra con la intención específicade promover la cobertura sanitaria universal, pidiendo desde la ONU-OMS a los líderes mundiales que se comprometan a adoptar medidas concretas para promover la salud de todas las personas. Continuar leyendo

C. D. Toledo. Se busca abanderado. Razón aquí [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 15 D18 Archivo VASIL


Esto de las redes sirve para muchas cosas; entre otras para encontrar o localizar personas que, por una razón u otra, se convierten en objeto de nuestro interés. Continuar leyendo

El Prado, la pasión de Villanueva [José María Martínez Arias]

SESIÓN CONTINUA

“Vista del Real Museo”, Vicente Camarón y Torra, 1824

Si hay un edificio que ha conseguido representar la imagen propia de la arquitectura madrileña, sin duda es aquel que da sede al Museo Nacional del Prado, no podríamos imaginar el  Madrid del siglo XIX y bien entrado el XX el sin aquellas fábricas mixtas de piedra y ladrillo de las que el museo  ha sido el máximo exponente. A veces la fortuna acaba por sobresalir por encima de otros factores, como en este caso, cuando la voluntad y el interés colectivo se ponen al servicio de unos mismos objetivos. Así fue como nació nuestro Museo, con la voluntad de ennoblecer la Villa con una arquitectura armoniosa y vibrante, un elegante contenedor de lo que finalmente sería, en palabras de Antonio Saura: la mayor concentración de obras maestras por metro cuadrado que existe en el mundo. Juan de Villanueva, quien había obtenido los más altos cargos como Arquitecto del rey y de los infantes, además de ser fontanero y arquitecto mayor de Madrid y académico en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; finalmente sería el encargado de la elaboración de un nuevo proyecto que pretendía complementar el carácter ilustrado del eje del Prado donde ya se estudiaba el reino vegetal en su proyecto del cercano Real Jardín Botánico y el posterior proyecto del Observatorio Astronómico. Continuar leyendo

Dos momentos de la cerámica de Toledo [Jesús Fuentes Lázaro]

Fueron dos momentos del siglo XX. Dos tiempos distintos y sin conexión. Como dos explosiones que cambiarían la cerámica en Talavera de la Reina y la de Toledo. Cuando en Talavera, Ruiz de Luna abría  taller en 1908, la cerámica de la zona llevaba más de cien años muerta. Aquella industria que en los siglos XVI y XVII había convertido a la ciudad en punto de influencia en el territorio había desaparecido. Solo quedaban pequeños alfares con artesanos rutinarios, manteniendo una tradición más relacionada con los usos utilitarios de sus trabajos que el arte. Ruiz de Luna, espoleado por el Padre Vaca, intentó rescatar el espíritu perdido de la cerámica con la innovación, las variaciones de los motivos, el empleo de colores nuevos, la copia no mimética de los modelos italianos renacentistas,  el tratamiento de las piezas de barro como si fueran obras de arte y su conexión con la arquitectura. Todo  se podrá contemplar en la gran exposición que se organizará en Talavera de la Reina con el ambicioso proyecto de mostrar seis mil años  de la cerámica en Castilla-La Mancha. Continuar leyendo

Presentación del Club Bisagra [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 14 D18 Archivo VASIL


Estatua de Carlos V en el patio de armas de la Puerta de Bisagra

No es una agrupación deportiva, ni un movimiento vecinal, tampoco una plataforma política ni un pórtico para la creación de un nuevo partido político. Continuar leyendo

Síntesis, integración y fusión de las artes en la arquitectura de los 50 (y 8) [José Rivero Serrano]

Cruz Guía
LA INTEGRACIÓN DE LAS ARTES Y EL I.N.C. (III).

Y ello, acentúa la importancia de la aventura alentada y auspiciada por Fernández del Amo dentro del Instituto Nacional de Colonización, en unos años difíciles y estrechos y en una experiencia singular que se erige como laboratorio preliminar de prácticas artísticas aventajadas. Prácticas que van a permitir a buen número de artistas la verificación de diferentes ensayos y pruebas, y la posibilidad de acercarse a otros territorios distintos de los usuales, como fuera el Arte Sacro. El tratamiento formal y específico de las diferentes iglesias construidas por el Instituto Nacional de Colonización[1] en los años citados, va a demandar como complemento de la arquitectura, la participación de diferentes creadores provenientes de campos diversos en una órbita como la fijada por Pablo Serrano como ‘la obra de arte única’[2]. Bastaría para ello recordar, que en el proceso de levantamiento de una Iglesia del Instituto Nacional de Colonización se advertía la secuencia que viajaba desde el propio proyecto del edificio en primer lugar, a las imágenes en segundo término. Para avanzar con la definición de los elementos de mobiliario (bancos, lámparas, confesionarios, viacrucis, pila bautismal y púlpito[3]) y finalizaba con los “ornamentos, utensilios y vasos sagrados precisos para la total instalación de la iglesia”. Continuar leyendo

La Tourette [Paz+Cal]

Convento de la Tourette, tapia de la cubierta

Service dáccueil Couvent Le Corbusier

Intentamos entender Ronchamp sin tener ocasión de oír una misa allí. Pero, inesperadamente, en la Tourette era posible no solo una visita, sino una jornada completa de estancia con alojamiento en una de las celdas, con posibilidad de recorrer las estancias del convento que la orden permite y de compartir rezo y austera mesa con los monjes que lo habitan. Localizado el destino sobre el mapa, L’Arbresle a 25 km al noroeste de Lyon, en la confluencia de los ríos Brévenne y Turdine, el resto del camino hasta el convento preveíamos estuviera claramente señalizado. (La impaciencia por llegar se anteponía al espíritu de la orden que condicionó su implantación y recorrido de llegada). Continuar leyendo