Retrato de Antonio Moreno [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 7 D22 Retratos – Archivo VASIL


MORENO “EL DEL BEBÉ”

Antonio Moreno tras el mostrador de su tienda “El Bebé”

Los que por edad nos criamos recorriendo “la calle ancha”, de arriba abajo, todos los domingos y fiestas de guardar, recordamos un comercio singular en el esquinazo de la plaza de Solarejo cuyo escaparate (siempre puesto con mucho gusto y estilo) nos mostraba las últimas novedades en ropa de niño, cunitas y coches de paseo.

Teas el mostrador, siempre Moreno. Pocos le llamaban por su nombre de pila, Antonio. Junto a él, cuando las ocupaciones de madre se lo permitían, su mujer, Sagrario.

Este matrimonio “del casco” predicaba con el ejemplo. Haciendo honor a su negocio, “El Bebé”, concibieron y criaron a Antonio, Luis, Carlos, Jesús, Pepe, Fernando y Arturo -tal vez influyera que los suministros infantiles los lograban a precio de coste-.

El pequeño comercio toledano de los años sesenta y setenta no tenía la competencia directa de los centros comerciales actuales, pero siempre ha luchado contra la cercanía de un Madrid en pleno desarrollo de sus Galerías Preciados, El Corte Inglés y “quien calcula compra en SEPU”.

Esta numerosa familia era el prototipo de la España del Plan de Desarrollo y la leche Clesa en el colegio.

A pesar de la larga prole que tenía que sacar adelante, Moreno destacaba en la ciudad también por sus otras actividades religiosas y deportivas.

Durante muchos años y en los peores momentos de la Hermandad, fue el responsable de mantener viva la llama del Cristo de la Vega. Hubo alguna Semana Santa que el Cristo (entonces en carroza) bajaba a la basílica extramuros solo acompañado de Moreno, su numerosa familia y una docena más de cofrades. Su constancia y empeño lograron atravesar aquella crisis junto a otros compañeros del hábito rojo y blanco.

Después de estar toda la semana laboral pegado al mostrador rodeado de baberos, trajes de acristianar y colchones para cunas, llegaba el domingo y, como si nada, ejercía de presidente del Club Peña Ciclista el Tajo, cuyas actividades principales eran  el ciclismo y la pesca.

Cada vez que era necesario, su amigo “Fede” (Bahamontes) le enganchaba para hacer de juez árbitro de la Vuelta a Toledo o de cualquier otra competición amateur que pasara por las carreteras toledanas.

Otros domingos, cargaba la caña y los aparejos para bajar al rio Tajo a pescar junto a los compañeros del grupo que, varias veces al año, además, organizaban competiciones locales y provinciales desde el protectorado de la Obra Sindical de Educación y Descanso.

Moreno, “el del Bebé” y Sagrario “la de los Bebés” sumaron sus esfuerzos y sacaron adelante a su familia a base de trabajo y dedicación. Como casi todos en aquellos años.

Quique J. Silva – Archivo Vasil

Nota del autor: En esta nueva colección de retratos contenidos en el Archivo Vasil, queremos promover la participación de los lectores con sus aportaciones en forma de comentarios, datos personales, alabanzas, reproches, anécdotas…. Todo aquello que nos ayude a conocer mejor al personaje retratado en cada entrega.

(Visited 540 times, 1 visits today)

Deja un comentario