Teleclub de Santa Bárbara, germen deportivo [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 02 D19 Archivo VASIL


Entrega de trofeos y medallas en el Teleclub de Santa Bárbara. Entre otros deportistas de la ciudad reconocemos a Fojeda, Paniagua, Parrillas, Gonzalo, Aurelio y Emilio Polán.

En el entorno de 1969 la preocupación institucional por la buena y sana formación de la juventud era uno de los principales objetivos. Al margen de los movimientos juveniles adscritos al Movimiento Nacional, la iglesia jugó un papel muy importante. En Toledo, uno de los núcleos más activos, sin duda, fue el barrio de Santa Bárbara, con el liderazgo religioso de su párroco, don Félix.

Al margen de la catequesis, las convivencias y los ejercicios espirituales, los ideólogos de la época pensaron que “ya tocaba” dar un poco de “rienda suelta” a la juventud. Eso sí; siempre desde un control “adulto” que evitara los excesos y el libre pensamiento. Así es como nacieron los “Teleclub”.

“A lo largo y ancho de toda nuestra geografía hispana (que diría el NO-DO) la juventud se arremolina en torno a un aparatito eléctrico (TELE) dónde, además de ver Bonanza, Rin-Tin-Tin, El Zorro y toda la serie de Marisol y Rocio Durcal, desarrollan otro tipo de actividades deportivas y culturales (CLUB). No es necesario explicar que bajo esa capa “cultural” generalmente se escondía el adoctrinamiento religioso y político de los más pequeños del barrio…. pero, de eso, ya nos hemos ocupado otras veces.

Como auténticas setas, surgieron salones, generalmente próximos a las parroquias u otro tipo de entidades locales, en los que la juventud se congregaba. En las zonas y barrios más “liberales”, incluso se permitía la organización de los primeros “guateques” al son de los discos de Karina, los Brincos y Formula V.

Organizadores y corredores. En esta foto vemos, entre otros a Enrique González y a Hermógenes García.
Don Manuel Alcaraz, Delegado Provincial de Juventudes, interviene ante los miembros del Teleclub de Santa Bárbara. A su derecha, el párroco del barrio, don Félix.

Hoy, reflejamos la actividad deportiva de los “Teleclub”. Sin pistas para desarrollar el atletismo; sin polideportivos para el desarrollo del baloncesto o el balonmano, la mayoría de la actividad y el ejercicio físico se centraba en el futbol (deporte rey) y en el cross (que por aquí, obviamente, siempre hemos denominado “campo a través”).

La memoria fotográfica del Archivo Vasil nos permite traer algunas escenas de esos chavales que se iniciaron en el Campo a Través y precisamente, en este caso, en el Teleclub de Santa Bárbara.

Algunos, incluso, más de 50 años después, siguen corriendo.

Para correr, no hacia falta más que la ilusión por hacerlo. La ventaja de no tener las calles asfaltadas representaba poder correr sobre la propia tierra sin necesidad de salir del barrio. La ventaja de no estar las calles inundadas por coches y pasos de cebra, suponía improvisar un circuito con apenas una cuerda de pita. Un saco de yeso blanco para marcar la linea de salida y meta y todos los chicos -y alguna chica- del barrio, listos para salir corriendo. Con las zapatillas de diario (el que las tenía) o con zapato Gorila si en el recorrido había charcos.

Sin trampa ni cartón; sin tácticas, a tope, con toda la fuerza que cada uno era capaz de desarrollar en busca de una medalla o de una copa que, al poco tiempo, pasaba de un brillante aspecto de acero pulido, al más cutre de los metales oxidados. Pero era nuestro primer triunfo. Nuestro primer trofeo.

Algunos protagonistas repiten medalla. Otros participantes de las actividades posan junto a los vencedores.

Y para lograrlo, solo teníamos que hacer lo mismo que todos los días…. rezar un poco y correr por las calles del barrio.

Hoy hemos podido reconocer a algunos de aquellos héroes; seguro que con la ayuda de nuestros lectores conseguiremos completar todos y cada uno de los protagonistas de aquellas auténticas actividades “analógicas”.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 1.296 times, 1 visits today)

Deja un comentario