La Motilla del Azuer [Jesús Fuentes Lázaro]

@ José María Martínez Arias

Celebramos el año del centenario del escritor de Tomelloso, Francisco García Pavón. Él fue el creador, no solo de un personaje, Plinio, adelantado a estos tiempos inflacionarios de novela negra, sino un gran narrador de la fulgurante llanura manchega. Describió las texturas y colores de ese inmenso paisaje sin apenas elevaciones en las que el espacio estelar y la luz se confunden con la tierra. Pero poco a poco ese paisaje empieza a descubrir algunos de sus secretos, lo que genera una enorme sorpresa. Y eso, una espectacular sorpresa, que no conoció García Pavón,  lo constituye “La Motilla del Azuer.

El conjunto se sitúa a pocos kilómetros de Daimiel –lo mantiene limpio su Ayuntamiento– y forma parte de un conjunto de construcciones únicas en la Mancha y me atrevería a decir de otros muchos lugares del mundo. En Creta, en Perú o en México este monumento habría multiplicado el turismo. En La Mancha aún no creemos en lo que tenemos.

Aproximación al lugar. Fotografía de Quique J. Silva.

Son los vestigios, majestuosos y civilizatorios, de la actividad humana durante la Edad del Bronce (2200 -1350 a.C.). Demasiado distante de nosotros y de nuestros conocimientos sobre los pobladores estas planicies. La Mancha fue un territorio mucho más activo de lo que hasta el momento habíamos supuesto. De ello nos habla esta arquitectura rescatada  del subsuelo. Y de que los humanos son animales sociales y colaborativos. No podrían haber construido estas edificaciones si no hubieran creído en mitos compartidos, como afirma  Yuval Noah Harari en “Sapiens”.  Continuar leyendo