Baile de la Academia, “de niña a mujer”, también para los civiles [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 40 D17 Archivo VASIL


El coronel Marcelo Aramendi, durante varios años director de la Academia de Infantería (a la izquierda), conversa con el general Mateo Prada Canillas y el comandante Diaz Gonzalez. Tras ellos, por su altura, distinguimos a dos de los hermanos Castro.

Al decir también para los civiles no nos estamos refiriendo a la Guardia Civil (que lógicamente como estamento militar también asistía de pleno derecho); nos referimos a lo que ahora se denomina “sociedad civil”; o sea, aquellos que no siendo militares, tuvieron el privilegio de ser invitados al tradicional  Baile de la Academia de Infantería de Toledo, con motivo de la festividad de su patrona, la Inmaculada Concepción.

Como hemos escrito ya en anteriores entradas y como prácticamente la totalidad de la “toledanía” conoce, el famoso Baile era el momento histórico escogido por los padres para presentar a sus hijas “en sociedad”. Aún hoy, 50 años después de aquellas fotografías de Maite, se sigue conservando la tradición. Los jefes, oficiales, suboficiales y algunas otras familias civiles muy escogidas, continúan subiendo, cada mes de diciembre, al comedor de gala de la Academia de Infantería para “presentar” su retoño de 18 años.

A mediados de los setenta -que es la época a la que corresponden las imágenes que publicamos hoy- durante todo el mes de noviembre y los primerísimos días de diciembre, la ciudad era un “hervor”. Los militares lo tenían claro, eran siempre invitados y la etiqueta marcaba “traje de gala”, con distintivos y condecoraciones. 

Para los civiles, era más difícil todo. Primero tenías que conseguir que te invitaran; luego debías comprar, alquilar o localizar un smoking. Los mas asiduos optaban por la compra, pero los ocasionales generalmente se decidían por el alquiler. La demanda para esa noche era tan alta que algunos, los más pudientes, se trasladaban a Madrid a la caza y captura de un “corte y paño” digno para la ocasión.

La familia Martín, fue invitada aquel año a presentar a su hija Sagrario en sociedad.

Desde un punto de vista puramente histórico (sin adentrarnos en cuestiones sexistas más actuales), aquello resultaba ser un gran acontecimiento social en el que todos -o casi todos- terminaban bastante contentos (y me refiero al estado de ánimo, no a la ingesta de champán, claro). El procedimiento siempre era -y es- el mismo. La chica cumple 18 años; ilusionada, se muestra a la sociedad del momento con su primer traje largo, blanco impoluto, anunciando a los cuatro viento su mayoría de edad. El padre (militar o no) vestido con sus mejores galas para tan especial ocasión, ejerce de padrino y, orgulloso, cruza el salón del brazo de la que, a partir de ese momento, como diría el “poeta” Julio Iglesias, pasa “de diña a mujer”. 

Aspecto general del comedor de gala donde se sigue celebrando el Baile de la Academia. Padrinos y señoritas debutantes lo inician con un vals.

Mientras, aquella madre de los años setenta, que ha vivido solo para que sus hijos “culminen” una buena carrera y para que sus hijas “culminen” una buena boda, de manera inconfesable y entre lágrimas de emoción, otea la presencia de jóvenes en el salón… para ver “cómo está el patio”.

Y el “patio” lo constituían los jóvenes civiles de las familias toledanas alineadas con este tipo de eventos y los jóvenes militares (primero cadetes y luego suboficiales) que algún día regirían los destinos del ejercito español. Y ya se sabe, “detrás de un gran hombre, siempre había una gran mujer”.

La tradición continúa. Cada mes de diciembre, abrazado entre la Inmaculada y la Constitución, llega el Baile con mayúsculas. Las madres llorarán; los padres desfilarán; y las señoritas, de blanco, se incorporarán a la sociedad adulta.

¡Menos mal!  Con el paso de los años, el papel de la mujer ha ido evolucionando; ya no tiene la necesidad de estar “detrás de nadie”. Ahora, afortunadamente, ellas y ellos, solo suben a bailar.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 1.075 times, 1 visits today)

2 Comments

Deja un comentario