Urbanismo de Toledo. Una alternativa razonada al modelo PERALEDA [Joaquín López, José Ramón Cal]

Toledo, vegas inundables. Tramo ES030_21_06_01. www.chtajo.es

En un momento en el que la ciudad tiene que reflexionar sobre los logros conseguidos como ciudad de valores singulares que le da su incalculable herencia acumulada a lo largo de los siglos, identidad que hoy es un valor tangible y se ha convertido en el último siglo en el gran atractivo y motor económico de la ciudad; Hombre de Palo en su compromiso continuo de re-pensar una ciudad mejor, quiere profundizar en cómo superar y progresar  en el concepto de `ciudad única´ alejada de los estereotipos de la globalización.

Hoy ya somos conscientes de que la ciudad es algo más que sus monumentos, que más allá de las murallas el territorio esconde incalculables bienes tangibles e intangibles. En unos casos son una fortuna a la espera de ser descubierta y en otros a la de ser reparada. Las vegas, los cigarrales, los barrios, y por extensión sus habitantes – vecinos y viajeros – pueden y deben ser los protagonistas de un nuevo modelo de ciudad.

   1. El río Tajo, hoy deshidratado, es el fundamento de la ciudad. La geografía ha sido determinante en la ciudad desde el paleolítico a nuestros días. El Tajo divide el territorio: al norte la meseta de la Sagra, al sur el macizo rocoso, al este y oeste las vegas. El peñón, el río, el vado y las vegas Alta y Baja separadas por el camino hacia el norte, hacia Madrid, estructuran y explican la identidad de la ciudad y deben ser la partitura de su desarrollo.

 

   2. Las Vegas. Ocupan el 20% del territorio del término municipal. Aún hoy es fácil observar, desde lo alto del Miradero o desde el cerro de Virgen de Gracia, y comprender el carácter de estos lugares, paisaje histórico productivo modelado por el hombre a través del tiempo. En Toledo la naturaleza antropizada llega hasta los pies de la muralla medieval, un caso excepcional y único que debemos conservar.

   3. El Casco Histórico. Hasta mediados del siglo XX la población se había concentrado murallas adentro, en el peñón medieval. En lo alto desde la fundación de la civitas romana hace 2.000 años convivieron los usos domésticos -la vivienda- y los centros de poder y gobierno, la Iglesia y el Estado; los edificios privados y los públicos.  Las vegas, extramuros, permanecieron libres salpicadas de los usos de ocio, recreo y productivos. Continuar leyendo

Puy du Fou, ¡que el saber ocupe su lugar!

“Duelo a garrotazos”, Goya

Ahora que tenemos un gobierno preparado y femenil de “list@s” -parece que son de los de verdad, de inteligentes no de los otros-  y tenemos un ministro astronauta -por fin ya, éste sí, seguro de los de verdad-, nos llega un hálito optimista de que es posible explorar nuevos caminos de avance social. Palomeque, siempre en la antítesis y a contracorriente, en lo que realmente cree es en las minorías y si son de individu@s, list@s y astronautas mejor que mejor, y no es que no crea en las personas en general, son las mayorías asamblearias, lo que le inquietan moviéndose al unísono de un tamtam. Continuar leyendo

Descalzos entre navajas y cristales rotos [Jesús Fuentes Lázaro]

El día 12 de marzo de 2018 en este mismo blog “hombredepalo” aparecía el texto de un colectivo llamado “Descalzos”. Del texto del “Colectivo Descalzos” daba noticias Lope G. Palomeque. Continuar leyendo

TOLEDO MITO ¿O REALIDAD? [Juan Ignacio de Mesa]

Después del exilio del gran Cardenal Lorenzana, Toledo entra en una fase definitiva de ostracismo. Una ciudad dormida, en la que las imágenes que nos llegan demuestran la decrepitud de un tejido urbano abandonado y pobre. Una ciudad en la que se pueden dar personajes como D. Suero, en cuya intención pone D. Benito Pérez Galdós en su novela Ángel Guerra escrita en 1890, la siguiente propuesta: Continuar leyendo

Una oportunidad para retomar el debate sobre qué ciudad queremos [Javier Mateo]

Ilustración Javier R. Pinto

El Plan de Ordenación Municipal de Toledo (POM) es una criatura caída en desgracia desde su nacimiento en el 2007, cuando el gobierno del entonces alcalde del PP, José Manuel Molina, con los apoyos del PSOE de Alejandro Alonso, engendraron y aprobaron con la única oposición del edil de Izquierda Unida este desdichado POM. Tener memoria es algo que siempre viene bien y, aunque no nos sirva para afrontar las soluciones hoy, sí que ayuda a entender qué papel jugó cada cual el día que unos levantaron el brazo y otros no para dar por bueno un instrumento tan importante para el planeamiento de la ciudad, que se ha demostrado inviable, faraónico, hecho de espaldas a los toledanos y, además, con una defectuosa tramitación. Continuar leyendo

Diez años del POM de Toledo: ¿tenemos ahora una oportunidad? [Tomás Marín Rubio]

Ilustración Javier R. Pinto

Estos días hemos conocido la penúltima noticia sobre nuestro desgraciado POM.  El TSJ de Castilla-La Mancha nos recuerda que no es nulo, como algunos querían pensar, sino que el Ayuntamiento tiene que exponerlo de nuevo al público y continuar con su tramitación. 

Una sentencia impecable desde el punto de jurídico porque lo que se discutía realmente en los tribunales no era el contenido del POM sino la legalidad de un trámite administrativo, pero que pone en un brete a nuestro Ayuntamiento porque le obliga a reconocer expresamente algo que a estas alturas ya sabemos todos: que la idea de ciudad que teníamos (o tenían) hace diez años se ha caído por los rodaderos de la historia. Si alguien respiraba tranquilo pensando que un tribunal nos iba a impedir la ejecución del disparate estaba equivocado. Será el Ayuntamiento el que tenga que asumir la grave decisión de tirar el POM a la basura. Continuar leyendo

El fracaso de las utopías urbanísticas [Tomás Marín Rubio]

Ilustración para un libro de Rem Koolhaas

Por una intervención en la ciudad más humilde

La historia del urbanismo está plagada de visionarios en busca de la ciudad ideal, y por si esta tarea no fuera ya bastante complicada, muchos pretendían, además, reformar la sociedad modificando la forma de las ciudades. No cabe duda que la formulación de utopías es un ejercicio intelectual sugerente, y en este sentido tenemos mucho que agradecer a unos visionarios que, probablemente, nos han abierto ventanas que de otra forma habríamos encontrado cerradas, pero más allá de algunos logros puntuales que han quedado para siempre en el acervo instrumental de los urbanistas, nunca se ha conseguido el resultado previsto cuando sus autores han intentado llevar sus teorías a la práctica. Desgraciadamente esto no ha impedido que unas décadas más tarde la mayoría de ellas hayan vuelto a renacer de sus cenizas siendo trasplantadas con más o menos retoques a otros lugares, otros tiempos y otras circunstancias socio-económicas para volver a fracasar. Continuar leyendo