Arquitectura “degenerada”: “La Casa del Fascio”. [Joaquín López López]

“Casa del Fascio”, Como, 1932-1936. Giuseppe Terragni

SESIÓN CONTINUA

Dos escuelas dominan el panorama italiano de la arquitectura moderna en la década de los años veinte. La romana liderada por Adalberto Libera (1903-1963), y la milanesa, cuyo portavoz era Giuseppe Terragni (1904-1943). Ambas compiten para que el fascismo adopte su arquitectura como la oficial del sistema. Libera no obtendrá el éxito de Terragni.

Para promover la arquitectura moderna en Italia, ambos junto con otros cinco arquitectos (Figini, Frette, Larco, Pollini y Rava) fundan en Milán en 1926 el denominado “Gruppo 7” buscando su versión de la arquitectura moderna pero a la italiana.

Será en la Bienal de 1927 en Monza donde competirán con los miembros del Novecento neoclásico italiano, grupo dirigido por la crítica de arte, escritora y además amante de Mussolini llamada Margharita Sarfatti, por ganarse los favores del dictador (primer ministro con poderes dictatoriales desde 1922).

Edificio Novocomum, Como, 1928. Giuseppe Terragni. Planos de Urbipedia.org.

Terragni diseña en Como entre 1927 y 1928 el bloque de viviendas conocido como Novocomum, primer edificio racionalista italiano y por lo tanto polémico que protagonizará intensos debates, con claras influencias del constructivismo soviético y de la estética de las máquinas de Le Corbusier. En este edificio sabe sintetizar y conjugar el enfoque racionalista con el nacionalista que buscaba el “Gruppo 7”.

Es en 1928, en Roma, en la “Exposición de la Arquitectura Racional” que organiza Libera el lugar en que los arquitectos del Gruppo exponen por primera vez. Y, lugar en el que junto a otros arquitectos racionalistas (Baldessari, Ridolfi y Pagano) forman un nuevo movimiento de mayor tamaño e influencia que se denomina MIAR (Movimiento por la Arquitectura Racional) absorbiendo al Gruppo 7, con la intención de competir abiertamente con la arquitectura neoclásica promovida por los arquitectos del Novecento. Difícil misión en la Italia fascista, pues los arquitectos del centro y norte de Europa que promueven el “estilo internacional” son clasificados como “depravados” y la arquitectura que realizan como “degenerada”.

Tavola degli orrori. Pietro María Bardi. 1931

En 1931 el grupo desaparece después de la “IIª Exposición de la Arquitectura Racional” de la galería de Arte de Roma, que es inaugurada por el “Duce” en persona. Tras el enfrentamiento con la Unión Nacional de Arquitectos, respaldada por el gobierno italiano, que entró en el debate sobre si modernidad o tradición; y ante la imposibilidad de incluir el fotomontaje satírico de la “Mesa de los horrores” (Tavola degli orrori) de Pietro María Bardi, referido a la obra de Piacentini (asesor y arquitecto neoclásico más cercano a Mussolini) y a otros neoclásicos, el grupo se disolverá.

Portadas de la revista Casa Bella de 1934

Aunque disuelto el grupo, la llama racionalista se mantiene viva con el apoyo de la revista de arquitectura “Casa Bella” (dirigida por Pagano y Pérsico) que sigue sosteniendo la teoría de  que el fascismo y el racionalismo son compatibles.

A finales de la década de los treinta los criterios de Piacentini se imponen, y el fascismo italiano adopta una postura anti moderna en línea con el nazismo alemán. “Casa Bella” es eliminada, algunos arquitectos se unen a los movimientos antifascistas en la clandestinidad y otros son arrestados y deportados muriendo en 1945. El racionalismo italiano llega a su fin.

Arco della Vittoria, Marcello Piacentini, 1931.

Entre 1932 y 1936, Terragni, proyecta y construye “La Casa del Fascio” en Como, buque insignia del racionalismo italiano. Se trata de un edificio que ocupará la administración local fascista, con lo que cumplirá con su función política bajo un velo de modernidad  con carácter italiano. Un cubo geométrico revestido de mármol blanco y organizado alrededor de un patio con el techo de cristal.

De planta cuadrada de 33 metros de lado, con su atrio, sobre un podio de mampostería con la  entrada  formada por dieciséis puertas de vidrio que se abren simultáneamente dando acceso al patio, que hace las veces de vestíbulo con techo de cristal creando la ilusión del espacio en continuidad.

La altura es proporcional al lado de la base, presenta distintas aberturas en cada una de sus fachadas en un continuo juego de lleno y vacío, de luz y sombra, desprovistas de adorno y mostrando el esqueleto del edificio. En definitiva, sólidas y austeras.

Hoy nos paseamos por el interior de este edificio gracias al enlace subido por Nicolangelo Gelormini en el año 2012 de 4:27 minutos de duración titulado: “La Casa del Fascio HD”.

Traemos también enlace de una recreación en 3D con análisis incluido subido por David Vezzosi en 2014, de 4:09 minutos, bajo el título: “La casa del Fascio di Como”.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Joaquín  López López. Arquitecto.

(Visited 464 times, 1 visits today)

Deja un comentario