Territorio de identidad [José Rivero Serrano]

Retrato de Carlos Martí Arís. La luz es el tema. Revista Diagonal.

La reciente muerte de Carlos Martí Aris, el pasado 1 de mayo, es posible que haya pasado desapercibida para el gran público. En la medida en que –en palabras de Anatxu Zabalbescoa en su obituario de El País– Martí era “más reconocido que conocido”. Y esa es la valencia dominante de unos tiempos que desdeñan lo importante y valoran lo accesorio. Fuera del plano de las estrellas mediáticas, es posible que se escapen muchas celebraciones y muchos acontecimientos. Es posible, igualmente, que fuera de estrellato y su deslumbramiento se escapen muchas cosas.

Más allá de su docencia en la Escuela de Arquitectura de Barcelona y de su trabajo profesional junto a Antonio Armesto, hay que destacar su papel como agitador intelectual en aventuras diversas y variadas, precisadas casi siempre por el rigor. Aventuras intelectuales y publicistas como la subdirección de la revista 2C Construcción de la ciudad– junto a Salvador Tarragó, como director, el papel impulsor de la colección Arquitectura-Teoría de Ediciones Serbal–junto a Antonio Pizza y Frederic Armengol–, así como sus posteriores tareas en las colecciones Arquíthesis y La cimbra de la Fundación Caja de Arquitectos/ ARQUIA.

Entre sus obras yo destacaría dos obras significativas–Las variaciones sobre la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura (1990) y Silencios elocuentes (1999)– que me parecen sintetizar a la perfección el pensamiento de Martí que se ha ido elaborando desde la encrucijada de los años setenta. El primer trabajo de los citados es la síntesis de su Tesis doctoral que dirigiera Giorgio Grassi y que fuera presentada en la Escuela de Barcelona en 1988 y que supone una vinculación con las tesis desplegadas por Aldo Rossi desde la publicación de La Arquitectura de la ciudad en 1966. Y que se entendería, consecuentemente, como la razón de ser del proyecto teórico y disciplinar que supuso 2C Construcción de la ciudad, desde su nacimiento en 1972, por más que la segunda época se iniciara en 1974, hasta su desaparición en 1985. Por ello el contenido de Las variaciones sobre la identidad, supone el punto de partida de toda la elaboración material e intelectual del pensamiento de Martí, que se formula desde comienzos de los años setenta, el tipo arquitectónico como definidor máximo de la disciplina y como dimensión cognoscitiva de la misma. Mientras que Silencios elocuentes refleja la apuesta por una arquitectura que elude el ruido mediático y opta por el valor reflexivo del pensamiento: su sistematización y sus contradicciones en ocasiones. Así, Mies van der Rohe, Borges, Rothko, Oteiza y Ozu, como aparecen en la portada de alguna edición, dan claridad a la apuesta que interroga a los llamados silencios y a los creadores que con él han establecido algún vínculo. En esa órbita de los creadores contenidos que moderan su expresividad por la mejora de la profundidad.

El arquitecto Carlos Martí Arís, en una imagen sin datar. elpais.com

Por ello, puede decirse que Carlos Martí “no escribe sobre arquitectura, sino que escribe arquitectura. Escribe como arquitecto y, por tanto, asimila el acto de escribir al de proyectar. Sus textos se constituyen en pequeñas obras de arquitectura en las que no se llega a la forma por medio de la materia sino a través de la palabra”. Casi en clave parecida a lo manifestado por Alejandro de la Sota, en una conversación sostenida con Mariano Bayón, en el primer número de la revista coetánea de la que codirigía Martí, de la que hablaremos luego. “Creo más en la arquitectura pensada que en la dibujada. La arquitectura se piensa, pero no se dibuja. Los dibujos sólo son para los mirones”.

Encrucijada cultural, la citada antes, del debate abierto sobre el final del Movimiento Moderno y las secuelas del Team X, que puede rastrearse en dos revistas barcelonesas coetáneas, como fueron Arquitectura Bis y la citada 2C Construcción de la ciudad. Arquitectura Bis, aparecida en 1974 de la mano de la Gaya Ciencia, editorial dirigida por Rosa Regás –donde el peso literario de Juan Benet fue más que evidente en otras colecciones de la editorial, contando con diseño destacado del mismo autor que formalizaba la revista–, representa la contra moneda de 2C Construcción de la ciudad, y no sólo por los formatos adoptados. Baste pensar en el esfuerzo realizado por el diseñador gráfico Enric Satué, dando un salto mortal desde el trabajo anterior que había desplegado en la otra revista barcelonesa como fuera CAU. También por el carácter híbrido –anticipando el Posmodernismo y la estela de la revista estadounidense, Oppositions, que lideraban los Five Architects– de Arquitectura Bis frente al rigor conceptual de 2C Construcción de la ciudad.

Donde el juicio de Carolina García Estévez deja ver las diferencias conceptuales y temáticas de ambas revistas, centrales en esos años, junto a las madrileñas Arquitectura, Nueva Forma y Hogar y Arquitectura y la barcelonesa Cuadernos de Arquitectura y Urbanismo. Viene a decir en su trabajo Tan cerca, tan lejos: Aldo Rossi y el grupo 2C. Arquitectura, ideología y disidencias en la Barcelona de los 70, que “los únicos vínculos de afinidad con Italia en el presente número [primero de Arquitectura Bis] irían decantándose en figuras como Gillo Dorfles, Vittorio Gregotti y Ettore Sotsass…dos meses después de la entrevista-editorial de Rossi”. Pero no sólo esas diferencias. 

Il territorio dell’architettura. Vittorio Gregotti. 1966

Baste recordar que, en mayo de 1974, la recién aparecida revista Arquitectura Bis publicaba en su número 1, un artículo de Federico Correa, denominado Impresiones de un arquitecto catalán en una primera visita a Brasil. Sólo el tono del comienzo anticipaba lo que vendría después. “Para quien vivió y estudió arquitectura en los cuarenta, Brasil significa principalmente dos cosas de entonces: ‘Saludos amigos’ de Walt Disney y el número ‘Bresil’ de ‘L’Architecture d’ aujoudhui’”. En su esfuerzo por equilibrar el resumen realizado, Correa fijaba que de esas dos referencias “la primera como resumen de un folklore que con la política panamericanista de Roosevelt, los Estados Unidos se ocuparon de presentar en su país y en el resto del mundo. La segunda como testimonio de la primera plasmación de las teorías del CIAM y más concretamente de Le Corbusier en las realizaciones a gran escala y con un sentido popular en un país de bajo nivel de industrialización hasta entonces inmune al funcionalismo europeo”. Pero el viaje de Correa se verifica ya en 1974, no en los aludidos cuarenta, con esa visión bifronte y limitada que suponía Brasil en la década de los cuarenta. Y en esas consideraciones viajeras, Niemeyer apenas existe, o cuenta poco. Sobre todo, cuando Correa se halla cercas de Barra de Tijuca, lugar donde se asienta la Casa Canoas que omite en su reseña. Sólo, en la estancia carioca, advierte Correa sobre el llamativo Hotel Nacional: “Esta gran torre circular con una planta baja gigantoide que creí debida a la mano de algún mediocre arquitecto estadounidense, resultó ser obra nada menos de Oscar Niemeyer”. Para advertir a continuación, que tras una estancia italiana en que pudo observar los nuevos edificios de la ENIT y de la Alfa Romeo, de Albini y Gardella respectivamente, “En la confrontación con ellos es, más sorprendente la ruina de la vieja gloria de la arquitectura brasileña”. 

El primer número de 2C Construcción de la ciudad, de febrero de 1975, aparece dedicado a una figura como James Sterling –quizás como equilibrio al número 2 de Arquitectura Bis de julio de 1974, dedicado a James Gowan, una vez consumada la separación entre ambos–, número que se cierra con la publicación del Mise au point, de Le Corbusier, redactado un mes antes de su muerte en Cap Martín y que no deja de tener un fondo de recapitulación y consideración a la altura de julio de 1965. Y será, efectivamente, con el número 2 de abril de 1975 donde 2C Construcción de la ciudad juegue sus propias cartas, con el doble número dedicado a Aldo Rossi. Número que se abría con un Editorial  y donde se podía leer: “Quienes estamos convencidos de la importancia de la aportación consideramos positiva esta masiva difusión de que ha sido objeto, por más que está mezclada con una serie de equívocos y confusiones que hay que trata de deshacer”.

La siguiente secuencia entre estas consideraciones que nos ha traído la muerte de Carlos Martí, tiene que ver, retrospectivamente, con el supuesto de equilibrio realizado por Arquitectura Bis, en noviembre de 1974 y en el número 4. Dedicado a la dupla Gregotti&Rossi, que así aparecía la portada, cual paralelo al afamado vermú Martini&Rossi, en un juicioso texto de Rafael Moneo. Donde hacía ver que, pese a la coincidencia entre ambos arquitectos, acababan pesando más la divergencias. Coincidencias de ambos en su formación y estancia en Casabella con Rogers, coincidencia en la docencia en Milán y en la fecha de la publicación de los trabajos de ambos en 1966: El territorio de la arquitectura de Gregotti, y La Arquitectura de la ciudad de Rossi. Por ello Moneo hablaba de “las tendencias encontradas y no tanto de la advertida proximidad”. Para llegar a esbozar una visión ontológica –casi heideggeriana– en la idea de ambiente total en Gregotti, frente a la idea de Rossi de “definir mediante el análisis morfológico, las relaciones existentes entre la ciudad y los elementos que la componen; la noción de tipo como soporte de la arquitectura ha sido defendida por Rossi y su escuela como como alternativa a la vía metodológica para elaborar una teoría del proyecto en boga en los años sesenta”. Y es desde esta inserción del tipo arquitectónico en la revisión disciplinar y metodológica de la disciplina arquitectónica de los años setenta, donde adquiere plena validez los estudios desplegados por Carlos Martí Arís.

Vittorio Gregotti, en una foto de archivo. Wikimedia Commons

P.D. Vittorio Gregotti falleció, igualmente, por coronavirus el 15 de marzo. Una epidemia contemporánea que ata cuanto mata. Otra coincidencia. Y por ello, Territorio de identidad, uniendo los nombres de las obras de ambos.

José Rivero Serrano, arquitecto

(Visited 118 times, 1 visits today)

Deja un comentario