El Prado, la pasión de Villanueva [José María Martínez Arias]

SESIÓN CONTINUA

“Vista del Real Museo”, Vicente Camarón y Torra, 1824

Si hay un edificio que ha conseguido representar la imagen propia de la arquitectura madrileña, sin duda es aquel que da sede al Museo Nacional del Prado, no podríamos imaginar el  Madrid del siglo XIX y bien entrado el XX el sin aquellas fábricas mixtas de piedra y ladrillo de las que el museo  ha sido el máximo exponente. A veces la fortuna acaba por sobresalir por encima de otros factores, como en este caso, cuando la voluntad y el interés colectivo se ponen al servicio de unos mismos objetivos. Así fue como nació nuestro Museo, con la voluntad de ennoblecer la Villa con una arquitectura armoniosa y vibrante, un elegante contenedor de lo que finalmente sería, en palabras de Antonio Saura: la mayor concentración de obras maestras por metro cuadrado que existe en el mundo. Juan de Villanueva, quien había obtenido los más altos cargos como Arquitecto del rey y de los infantes, además de ser fontanero y arquitecto mayor de Madrid y académico en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; finalmente sería el encargado de la elaboración de un nuevo proyecto que pretendía complementar el carácter ilustrado del eje del Prado donde ya se estudiaba el reino vegetal en su proyecto del cercano Real Jardín Botánico y el posterior proyecto del Observatorio Astronómico. Continuar leyendo

Gimnasio Maravillas. Lo inefable en la obra de Alejandro de la Sota. [José María Martínez Arias]

SESIÓN CONTINUA

Cuenta con poco más de medio siglo de vida, pero pese a su callada presencia, esta obra se ha convertido por méritos propios en el legítimo icono de la modernidad española. Recientemente catalogada como Bien de Interés Cultural y con la máxima protección patrimonial, es visita obligada como símbolo de nuestra la arquitectura moderna. pero el gimnasio Maravillas, es más que un superviviente de aquellos años sesenta, es una obra maestra que paradójicamente ha sido una gran desconocida para muchos de nosotros. Continuar leyendo

Tavera; la cripta (y II). [José María Martínez Arias]

EMBLEMA XXI. De Secretis Natura. “Haz con el macho y la hembra un círculo, de ahí un cuadrado, de él un triángulo; haz luego un círculo y tendrás la piedra de los filósofos”.

La iglesia es un templo blanco, luminoso y proporcionado; en ella es bien conocida la destacada obra de Alonso de Berruguete: el sepulcro labrado en mármol del cardenal. La pieza se sitúa en el centro del crucero como no podría esperarse de otra manera. A los lados, sendos retablos proyectados por el Greco. Ante tanta exaltación de las formas y del color, cuesta imaginar lo que se encuentra bajo nuestros pies. Continuar leyendo

Tavera; la obra y su artífice (I). [José María Martínez Arias]

01_greco_arias_hombredepalo
Vista y plano de Toledo, El Greco (1.608). El Hospital de Tavera en un segundo plano en el eje central de la composición.

“…de las más acertadas y excelentes fábricas que ay en Europa, y más conforme a las reglas y observaciones de la verdadera Architectura; […] lo dizen los extranjeros que la vienen a ver, como a una de las maravillas de el Mundo”. Nicolás de Vergara ‘el Mozo’.

(El artículo contiene planos del edificio que se pueden descargar en pdf)

Toledo, cabeza del imperio y sede cardenalicia Primada de las Españas, ciudad variopinta y cosmopolita, llegó a posicionarse como la segunda ciudad de España en población, sólo superada por Sevilla. En 1.561 Toledo contaba con 60.000 habitantes y gozaba de una próspera economía basada en diferentes industrias como la sedera, lanera o espadera. Acogió además a toda una corte de nuevos artistas y arquitectos que participarían en la consolidación del Renacimiento castellano, personas venidas de toda Europa, especialmente de Flandes e Italia que se instalaron en ella para hallar un nuevo florecimiento artístico. Por lo tanto, la ciudad llegó a posicionarse como el centro cultural más importante de España. Ya desde el siglo XIII se realizarán procesos de traducción de textos greco-latinos a partir del árabe y hebreo con la Escuela de traductores, la cual permitió el resurgir científico, filosófico y teológico de los reinos cristianos. Continuar leyendo