Diario alegre de un encierro triste. Día 11 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 11

Vigilancia doméstica

Regreso a casa después de una salida de primera necesidad. Siguiendo el protocolo que nos hemos impuesto familiarmente, he entrado por la puerta de atrás, me he desnudado completamente y en calzoncillos he dejado la ropa colgada en una percha (con la intención de que se ventile y desinfecte) antes de entrar en la vivienda.

¡Sorpresa! Ha saltado la alarma. Con tanto protocolo antiviral me he olvidado de ella y ha empezado a sonar por toda la calle.

Imaginaros, en calzoncillos, corriendo para desactivarla. Solo he tenido que pasar por el salón y la cocina para llegar al teléfono. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 10 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D10 del Diario alegre de un encierro triste

Virólogos

En un “pis-pas” hemos pasado de “La Prima de Riesgo” a la “Virología”.

Somos así de “listos” y de “versátiles”.

¿Quién sabía lo que era la PdR antes de 2010? Pues muy pocos. Solo los especialistas y a los que les daba por leer cosas raras de esas de economía y mercados financieros.

De pronto, una mañana nos despertamos y los medios (nuevamente los medios) inundaban los hogares españoles presentándonos a una parienta, de la que no habíamos oído hablar y que ahora estaba dispuesta a amargarnos la vida. Ni más ni menos que “una Prima”; si fuera una hija, vale; pero arruinarnos la vida una Prima……

Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 9 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D9 del Diario alegre de un encierro triste

#TODOSENCASA

Me ha impresionado. Sí, me han venido a la memoria todas las películas americanas cuando ha cruzado la calle un coche de mis amigos los policías, con su altavoz a toda potencia. Al principio sonaba como “el chatarrero” o “el tapicero” pero al ver las luces azules me ha parecido reconocer la voz de Teresa, Paloma, José Luis, Carlos, Jesús o cualquiera de los otros que estos días “apatrullan la ciudad” y he asociado que se trataba de anuncios para reclamar cordura de la ciudadanía.

“yomequedoencasa”

Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 8 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D8 del Diario alegre de un encierro triste

El Scalextric

Mi mujer se ha ido a trabajar y yo he vuelto al altillo del garaje y he abierto otra caja. Muy grande. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 7 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 7

Bailemos un vals

Cuando ayer encontré la peseta y el duro en el coche, me vinieron a la memoria la cantidad de cosas que tengo guardadas, a modo de recuerdos. Hoy he subido al altillo del garaje dispuesto a ir abriendo cajas. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 6 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D6 del Diario alegre de un encierro triste

Una peseta

Hoy es domingo. Pero parece lunes, martes, miércoles, jueves, viernes o sábado. Ahora todos los días son iguales. Ni siquiera se puede ir a misa. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 5 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 5

La colada

Hoy he puesto una lavadora. Bueno, dos.

He cogido la hoja de instrucciones manuscrita de “la jefa” y he seguido paso a paso todas sus indicaciones. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 4 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D4 del Diario alegre de un encierro triste

El super súper

Hoy he ido de compras al súper (que por cierto, nunca fue más “super” que ahora).

Llovía y la fila se formaba en la línea perimetral del parking. El orden social se autogestionó para establecer como límite de seguridad la distancia de un coche; exactamente el espacio que queda entre uno y otro para poder resguardarnos de la lluvia bajo la cubierta metálica. Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 3 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando. Diario alegre de un encierro triste. Día 3

Bla, bla, bla

Por todos lados me bombardean diciendo que para esto del encierro lo mejor es establecer “rutinas”.

¡Pues vaya leche! Continuar leyendo

Diario alegre de un encierro triste. Día 2 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando. Diario alegre de un encierro triste. Día 2

Cogido con pinzas

¿Queréis que hablemos de sexo? Empecemos por las bragas. En solo dos días en casa he descubierto bragas de mi mujer que jamás habría imaginado. Ni puestas, ni quitadas. Continuar leyendo

Oda en prosa al mazapán [Antonio Illán Illán]

@ Jesús Gómez-Escalonilla

A mesa puesta

En el invierno azul paro mi caballo frente al cristal terso y frío de la confitería. Sin saber si miro, o solo veo, recorro la curva toda del planeta, las arenas bordadas del desierto, los ojos como perlas, la boca con una fruta escarchada, la anguila santotomeña con escamas en su caja, solo ella tubo escamas como los peces en un principio, cuando el principio era el verbo y confluyeron el azúcar, la miel y las almendras. Viajo por los cerros hostiles del recuerdo y encuentro la nostálgica emoción de los sabores. ¡Almendra! ¡Mística almendra! Un golpe de cielo es el azúcar y los rayos de sol, hilos de miel. En la soledad cierro los ojos y me suena Bach en la cabeza. La boca se va volviendo húmeda, un mar se agita y seres invisibles despiertan una a una a todas las papilas. El rostro en el cristal no oculta la sorpresa, mientras crece en el paladar una enredadera y el viento de la respiración trae ¡yo qué sé! zarcillos, lianas, semillas que se derriten. Su prosa es exquisita, puro néctar, ambrosía, un himno a la lengua, cuya lectura emociona hasta la médula. El pensamiento revive en el recuerdo de la infancia. Más allá otra bandeja. Conejitos, trompetillas, zambombas, jamoncillos con su moño de cabello de ángel… Es la tierra, la arena de oro que estalla y amarra los ojos a un estatismo. Vago aroma de astros disolviéndose invade la sonrisa. ¡Sí! ¡Ahí está! Responde al eco del deseo y mi corazón golpea desde lejos, desde entonces, desde mi nacimiento acaso. La luz se adelgaza como animal que corre perdiéndose en la sombra y me dice al oído lo que nadie me enseñó y supe siempre: es el sinfónico sabor concertante del ¡mazapán! de mi patria, de mi madre, de mi infancia. Continuar leyendo

¡AZAFRÁN! [Antonio Illán Illán]

A mesa puesta

“Toda planta es una lámpara, su perfume es su luz”, escribió Víctor Hugo. No estaría el gran autor de Los Miserables pensando en el azafrán, pero bien podía haber dedicado semejante piropo a la violácea florecilla que ilumina los campos manchegos. Más luz que perfume parece el azafrán con su color brillante. Azafrán, luz, oro, iluminación, sabiduría. Un universo se encuentra vivo en esa arca de la alianza tan frágil, tan tersa, tan luminiscente, tan hermosa. Música, es música la flor del azafrán, no solo porque el maestro Guerrero escribiera una excelsa pieza. Bajo la influencia de Wagner y de Schoenberg, el gran pintor Vasily Kandinski rompe con la figuración y explora las equivalencias entre formas y colores, entre tonos y timbres, de modo que «el amarillo suena como una trompeta» y «el violeta se parece al sonido del corno inglés», escribe en su ensayo Sobre la espiritualidad en el arte. A Olivier Messiaen, un músico del sonido-color, le hubiera fascinado, si acaso no le fascinó, la rosa del azafrán. Continuar leyendo