Spain is different. Día del Turista. [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 33 D17 Archivo VASIL


El torero Manuel Benítez “El Cordobés” posa con la Miss Turismo y sus damas de honor. Junto a ellos, Eliseo Laguna, Delegado de Información y Turismo.

Siempre se ha dicho que la ciudad de Toledo “se vende sola”. Sin embargo, los esfuerzos de los gobernantes parecen pocos para multiplicar cada año la cifra de visitantes (y por tanto, de negocio).

Recordemos aquel eslogan de 1960 que promocionó la imagen de España como destino turístico: “Spain is different”. A partir de ese momento, nuestra querida tierra no era ni mejor, ni peor, sencillamente diferente; y así se vendió desde el gobierno de la nación y desde las respectivas sedes provinciales a través de las Delegaciones de Información y Turismo.

Formando parte de aquella propaganda, una de sus acciones anuales era el “Día del Turista”. Se festejaba con diversas actividades, todas ellas encaminadas a engrandecer, agasajar, agradecer y promover el turismo. Toledo, la Ciudad Imperial, era una de las protagonistas de aquellas campañas y a ellas se dedicaban grandes esfuerzos.

Todo empezaba muy de mañana; el entorno de la puerta de Bisagra se convertía en el lugar perfecto para una “bienvenida” especial que, sin duda, despertaba el interés y la curiosidad de los visitantes. Jóvenes (chicas y chicos) ataviados con el traje regional, se acercaban a las ventanillas de los coches ofreciendo los productos típicos de la tierra: pan, vino, queso, chorizo….. un “pase usted que estamos encantados de atenderle”. Junto a la oficina de turismo, que ya estaba ubicada en el mismo lugar que ocupa ahora en el paseo de la Vega, se improvisaba una especie de verbena; allí, los turistas comían y bebían; mientras, los grupos de bailes regionales cantaban y bailaban al son de “Un limón echó a rodar y a tu puerta se paró / hasta los limones saben, que nos queremos tú y yo”.

En las inmediaciones de la Puerta de Bisagra, viandas para los visitantes

Se elegía a Miss Turismo y sus correspondientes damas de honor, que eran recibidas oficialmente (bajo mazas) en el Ayuntamiento de Toledo con la presencia, cómo no, del alcalde y resto de autoridades. Obviamente estas chicas no podían ser toledanas sino visitantes, lo cual reforzaba la idea de “acogimiento y ganas de agradar”.

Después de la comida oficial, toda la comitiva se desplazaba a la plaza de toros para disfrutar del máximo exponente del “spain is different”. No se escatimaba en el presupuesto. Nada de novilleritos ni toricantanos; para la ocasión lo mejor del cartel: el Cordobés, el Viti, Antoñete, Paco Camino…… todo era poco para nuestros visitantes.

Los años sesenta y setenta resultaron ser dos décadas doradas para la promoción turística. Ser “diferentes” era un atributo positivo y suficientemente sugestivo para hacer que británicos, alemanes, americanos, franceses y siempre muchos japoneses, eligieran nuestra ciudad como destino turístico.

Después de más de cincuenta años, España sigue siendo diferente.

Ahora, cuando el marketing impera en cualquier iniciativa económica, cuando los resultados y objetivos se apoderan de las decisiones. Ahora, que el Día del Turista deberían ser todos. Ahora, que ya sabemos que el turismo continúa siendo una de las principales fuentes de ingresos de la ciudad. Aún, ahora, algunos se empeñan en “malatenderles”, “clavarles”, “rechazarles”…..

Efectivamente, “spain is different”.

Miss Turismo y sus damas en la recepción oficial del ayuntamiento. Tras ellas, los “maceros” dan toda la solemnidad al acto.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 233 times, 1 visits today)

Deja un comentario