Sillas curvadas [Taller de proyectos II, Escuela de Arquitectura de Toledo]

SESIÓN CONTINUA

“Jacobsen diseñó las sillas de la serie 7 como respuesta a las críticas de la silla ‘La Hormiga’. El asiento era ligeramente más largo y la curvatura del respaldo en torno al cuerpo permitía mayor libertad de movimientos. A pesar de que Jacobsen otorgó mayor importancia a la versión con reposabrazos (3207), fue la 3107 la de mayor popularidad, llegando a ser una de las sillas más versionadas a nivel mundial. Al igual que sucedió con otros modelos, se desarrollaron diversos variantes de la serie 7 modificando la estructura. La silla Grand Prix adoptó este nombre tras ganar el mayor galardón de la XI Trienal de Milán en 1957. Es la única de esta familia que fue diseñada enteramente en madera. El modelo 3102, diseñado en colaboración con el doctor E. Snorrason, mejoró las características geométricas del respaldo ofreciendo un mejor apoyo lumbar y por tanto una correcta posición de la espalda. El último modelo de líneas más esbeltas fue el 3108 y apareció en 1961.” (1)

De otra forma dirá Coderh: “No son genios los que necesitamos ahora.” Copiar en este caso implica entender, descomponer el problema y encontrar la forma de reproducir y recomponer las partes. Igual que, probablemente, como se hicieron los primeros ejemplares de las sillas que vamos a estudiar. El trabajo artesanal, manual implica explorar los medios a nuestro alcance y ponerlos al servicio, quizás, de un fin más sublime. En equipos de dos personas, los alumnos de la EAt han observado, documentado, dibujado, pensado y construido los prototipos de las sillas de Jacobsen a escala 1:1. 

Y aquí publicamos los resultados.

Y aquí un vídeo sobre el trabajo.

P.D. “Agotadas las fuentes originales de la creación arquitectónica, ya no le queda al arquitecto otro camino que el de la imitación mecánica y personal de los grandes ejemplos.” Josep María Sostres.

(1) Dachs, Sandra; de Muga, Patricia; García Hintze, Laura. Muebles y objetos. Arne Jacobsen. Ediciones Polígrafa, Barcelona, 2010

(Visited 278 times, 1 visits today)

0 Comment

  • Jose Antonio Marín Jimenez-ridruejo

    Tras el famoso caballo, o el barco, o símplemente los objetos que con aparente descuido llenan, (o cuelgan del techo, como la canoa) la entrada de la nave en la que se encuentra el taller de la EAt de Toledo es dificil sorprendernos con cualquier nueva obra.
    Pero sorprendidos o no, creo que todos admiramos y agradecemos el esfuerzo.

Deja un comentario