Restauración de la Virgen del Sagrario [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 30 D16 Archivo VASIL

virgen-del-sagrario-1a-s11_0002

La talla de la Patrona fue salvada en 1976

A lo largo de su historia como Patrona de la Ciudad, la Virgen del Sagrario ha lucido en la capilla de la Catedral ricos mantos con bordados y pedrería; por ello, no es fácil encontrar imágenes de la talla exenta de ornamentos. En 1976, como consecuencia del estudio técnico realizado para tratar la enfermedad y deterioro de la talla, pudimos observar la Virgen y el Niño sin manto. Las fotos de Maite traen a nuestra presencia escenas irrepetibles de este momento histórico de la Patrona.

En primer lugar, la inspección en el mismo camarín realizada por expertos de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Esperanza Pedraza, José Aguado y Romero Carrión fueron unánimes en su dictamen; resultando crucial su criterio para que el Cabildo iniciase las gestiones y proceder a la inmediata e imprescindible restauración.

hdp-virgen-del-sagrario-dd-s554_0003

En 1977, tras un minucioso trabajo realizado por especialistas del Instituto de Restauración de Madrid, la imagen volvió a su capilla. Con la solemnidad que requería el momento, la Corporación Municipal, el Cabildo de la Catedral y el Cardenal Primado recorrieron el corto camino entre el Palacio Arzobispal y la Catedral, dejando imágenes singulares como la que hoy reproducimos en este blog para compartirlas con todos aquellos que, con independencia de convicciones religiosas, tienen interés por el devenir de nuestro patrimonio.

Otra curiosa instantánea es una de las muchas ocasiones en las que las camareras de la Virgen, bajo la atenta mirada del Canónigo responsable Santiago Calvo, vuelven a colocar nuevamente uno de los mantos, corona y demás ornamentos habituales.

1900 Virgen del Sagrario en su trono con camareras

Probablemente no nos corresponde a nosotros asumir el papel de reconocimiento a la labor de los feligreses toledanos miembros de la Esclavitud de Nuestra Señora del Sagrario; pero, sin lugar a dudas, la labor de estos toledanos, liderados por don Santiago Calvo, hicieron que las instituciones religiosas y civiles resolvieran el problema de la restauración con la profesionalidad y rapidez necesarias.

Gracias a los expertos por diagnosticar, a los feligreses por proteger, a las instituciones por preservar un patrimonio de todos. Parece que en aquella ocasión, la implicación social y los organismos tomaron las decisiones adecuadas.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 339 times, 1 visits today)

Deja un comentario