¡Reinas! Del Olivo moracho [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 17 D19 Archivo VASIL


Una de las celebraciones populares por excelencia en nuestra provincia es la tradicional Fiesta del Olivo, en Mora. Aunque puntualmente se celebra el último domingo del mes de abril, este año, por motivos obvios, se ha trasladado al domingo inmediatamente siguiente, 5 de mayo.

No importa; con la misma ilusión, idéntico interés y gran participación, los morachos apuran los preparativos para desfilar ante los miles de visitantes que en este domingo primaveral llegan hasta Mora.

Como marca la tradición, la Reina y sus Damas de Honor abren el desfile. En las vísperas, el pregonero, desde el atril del teatro municipal, ya habrá cantado y contado las excelencias de la Fiesta; ya habrá exaltado la juventud, la belleza y la simpatía de la señoritas y niñas que ese año tienen el honor de reinar en la modalidad de “mayores” e “infantil”.

Han pasado ya 63 años desde que don José Fernández-Cabrera Martín-Maestro (cuatro apellidos morachos) impulsara la celebración de una serie de actos, como continuidad de las celebraciones ancestrales al finalizar la recolección de la aceituna.

Solo hay que fijarse en la imagen de las reinas en su carroza para deducir por sus rostros la felicidad de ese día, de esos días donde son protagonistas. Las reinas y damas deben recordar ese momento con la misma intensidad que el día de su boda.

Cuando ahora, pasados 20, 30 o cuarenta años, esas “jovencitas” miren las fotos de aquel día en el que realmente eran las “reinas”, les llegarán muchos tipos de sentimientos pero, por encima de todos, cualquiera que haya desfilado sentirá el orgullo de ser moracho.

La seña de identidad de este modelo sexagenario sigue siendo el engalanado de los carros y carretas que, con la desaparición de estos, ha ido derivando en el popular desfile de carrozas tiradas por tractores, donde grupos, asociaciones y peñas locales, dedican todo su empeño e imaginación por ser los más espectaculares, los más críticos o los más simpáticos, a criterio del jurado y visitantes. Como simpático y divertido iba el grupo de la foto que decidió comparecer ante sus vecinos con un ambiente flamenco, al que no le faltaba ningún detalle.

¡Mírense! ¡Recuérdense! ……. Sigue siendo un gran día.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 226 times, 1 visits today)

Deja un comentario