Radiodiagnóstico sobre ruedas [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 19 D19 Archivo VASIL


1969 Roulotte de Previsión Social en nuestra Provincia. Un equipo móvil de radiografía reconoció a más de 2.000 trabajadores

A pie de obra, a pie de fábrica, a pie de cooperativa. Así era la campaña de radiodiagnóstico que circulaba por la provincia de Toledo en los años sesenta.

Probablemente fueran estos los primeros equipos móviles que se desplazaron “in situ” con el objetivo de vigilar y controlar la salud laboral.

Los técnicos recién llegados tienen todo listo. Hoy es un día especial en la fábrica, en la cooperativa, en la empresa; a lo largo de la jornada todos deberán pasar por la roulotte de Previsión Social para “hacerse la foto”. Es una novedad que saca a los empleados de la rutina, del día a día monótono y sin sobresaltos. Los especialistas, convenientemente uniformados, aguardan en el exterior de sus vehículos la llegada de los “pacientes”.

Sin duda, estos son los antecedentes más próximos de los reconocimientos médicos actuales de empresa. Las compañías privadas aseguradoras pugnan por los reconocimientos médicos periódicos que, en la actualidad, ya regula la normativa laboral.

Los trabajadores llegan totalmente equipados al reconocimiento. Esperan pacientemente, pero seguros.

Sí, muchos recordamos aún aquellos autobuses, más o menos equipados, sucesores de estas roulottes, que se ponían en la puerta del lugar de trabajo. Primero extracción de sangre, depósito de orina, revisiones de vista y oído, rayos X, exploración y cuestionario con el médico.

Lo mejor, que abandonabas tu trabajo durante media mañana con el consentimiento de tus superiores y, además, luego lo rematabas con un desayuno opíparo a cuenta de haberte presentado en ayunas. Lo peor, que sin olerlo ni catarlo, de pronto te podías encontrar con el colesterol por las nubes y la tensión por los suelos.

Como en casi todas las cosas, el tiempo ha mejorado los procesos; también este. Ahora los vehículos de reconocimiento médico se han convertido en instalaciones estables y adecuadamente equipadas. Los diagnósticos más certeros y los equipos más precisos.

Lógicamente, cuanto más y mejor se busca, más y peor se encuentra.

Pues eso, suerte en el próximo reconocimiento médico.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 132 times, 1 visits today)

Deja un comentario