Arquitectos del siglo XVI. [Diego Peris]

Diego de Alcántara. Planta del piso principal Alcázar de Toledo. Atribuido a Juan de Herrera.

Arquitectos del siglo XVI

Durante la Edad Media española, igual que ocurre en el resto de Europa, la arquitectura no existió como profesión. El desarrollo de los maestros de diferentes oficios y la fuerte organización gremial hacen que desaparezca el trabajo específico del arquitecto. Las grandes obras y la responsabilidad de diseñar el edificio recaen en el maestro de cantería que dirigía el equipo de obreros encargados de levantar la fábrica.

Pero cuando los trabajos tenían una larga duración y eran de especial importancia y exigían también saberes matemáticos algunos de los miembros de los gremios alcanzan una especial importancia. Juan de Candamo de las Tablas, maestro mayor de la catedral de Oviedo se representa en el sepulcro que labra para él y su mujer vestido de gala y con una regla y un compás en la mano, símbolos de su profesión. Juan Guas que trabajó en la Puerta de los Leones de la catedral de Toledo y asume la gran obra del convento de San Juan de los Reyes, en su sepulcro se denomina “maestro mayor de la Santa Iglesia de Toledo y maestro minor de las obras del Rey D. Fernando e de la Reina Doña Isabel”. Continuar leyendo

El final del estío. ¿Volvemos a los tiempos oscuros? [Jorge Morín]

1

A finales del siglo XIX, Toledo, y gran parte de las ciudades patrimoniales españolas, habían alcanzado un estado muy próximo a la desaparición de las mismas como urbes. La crisis económica, como la de la seda en Valencia, llevó al Ayuntamiento de la ciudad del Túria a contratar a los desempleados para derribar las murallas de la villa, quedando como muñones las puertas monumentales de la misma. En la ciudad del Tajo la vida ciudadana estaba bajo mínimos y ello lógicamente afectaba a la conservación de esos estratos históricos que habían tejido una ciudad multicapa, desde la Protohistoria hasta la época contemporánea. Uno de los conjuntos urbanos más bellos y singulares de la Península se había vaciado y los edificios iban cayendo por falta de conservación, bajo la piqueta de la avaricia urbanística…

Toledo 1970
2

Continuar leyendo

La tapia del cementerio [Lope González Palomeque]

Parte de la vieja tapia del Cementerio Municipal de Toledo ha sido eliminada y sustituida por un sólido y consistente paramento de hormigón.

El humilde camposanto de Nuestra Señora del Sagrario de Toledo es de 1886, está catalogado y es un ejemplo de arquitectura historicista de estilo neomudejar toledano con reminiscencias neogóticas. Es una obra del arquitecto municipal D. Juan García Ramírez, autor también del Mercado de Abastos, la Venta de Aires y el Matadero Municipal, hoy Instituto Sefarad. Sobre el cementerio ya escribió aquí -en el espacio libre de pensamiento que es Hombre de Palo– el historiador del arte y periodista Adolfo de Mingo, Arquitectura funeraria en el Cementerio Municipal de Toledo. Continuar leyendo

¿Qué comían los visigodos? [Jorge Morín]

Salón del Dux Teodomiro en Pla de Nadal (Dibujo Albert Álvarez Marsal, sobre ideas de I.M. Sánchez Ramos y Jorge Morín de Pablos)

Gastronomía y dieta mediterránea hace 1400 años

En los trabajos que desarrollamos en el yacimiento de Los Hitos -Arisgotas, Orgaz- (Toledo) una de las línea de investigación es el estudio de la fauna doméstica y salvaje que se encuentra en el transcurso de las excavaciones a cargo de los Dres. José Yravedra y Verónica Estaca, así como el estudio de los pólenes o los fitolitos. Estos datos nos permiten conocer que comían los visigodos en esta zona de Hispania entre los ss. VI al VIII d.C.

En el espacio superior del palacio tendrían lugar los banquetes. Este espacio se levantaba sobre el piso inferior abovedado y tendría las vistas hacia los arroyos de Arisgotas y la Sierra. Las ventanas estaban cerradas con vidrieras de yeso cristalizado, que era traslucido. Continuar leyendo

Vega Baja I, diagnóstico, once años de… reflexión [José Ramón de la Cal]

En la Vega Baja de Toledo hay un circo romano del siglo primero. A su espalda está el colegio Carlos III, por encima, atravesando la calle del mismo nombre, encaramada, la Venta de Aires; allí asoma el arco central del circo conviviendo con contenedores de basura y un centro de transformación, más abajo está la ermita del Cristo de la Vega, los restos de un camping abandonado, también el río Tajo, ahí al lado, oculto, pareciera esconderse de la vergüenza de ir sucio y desnudo de agua, una senda que lo recorre; la Fábrica de Armas, hoy campus universitario, un puente que cruza al parque de los Polvorines, los viveros forestales, un conjunto de viviendas con una clínica, San Pedro el Verde aislado en una península, el Poblado Obrero, la plaza de la Calera y una escuela de amplios porches; a oeste, la traseras del barrio de Santa Teresa, una iglesia de hormigón, aparcamientos tiznaos de negro que disuaden, el colegio de las Carmelitas sobre los restos de un teatro romano y terminada la vista de 360,º el Campo Escolar con sus pinos carrascos centenarios. Todos estos elementos rodean un espacio vacío que custodia en su suelo un suburbium, parte de la explicación a esa etapa oscura de la historia de la ciudad, el alto medievo, donde la cultura clásica fue reemplazada por la imposición y pugna de las dos grandes religiones monoteístas que acabarían dando forma a la ciudad. Continuar leyendo

Río Tajo: “Sueño de una noche de verano” [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 25 D17 Archivo VASIL


Son las 6.30 de la mañana. Lo sé, porque puntualmente nuestro padre abre la puerta del dormitorio para anunciar que en unos minutos desayunamos, cogemos las cañas y nos vamos. Mi madre se queda un rato más en la cama, pero no mucho; antes de bajar a bañarse debe dejar “encarrilada” la comida para los cinco.

Mi padre, mis hermanos y yo salimos a la calle a eso de las siete, cargados con las cañas y provistos de anzuelos, cebos y butrones. En la plaza esperan otros amigos que se unen a la avanzadilla. Continuar leyendo

Convento de San Juan de la Penitencia (II), Toledo: Patrimonio desaparecido. [Joaquín López López]

Vista del convento desde el Valle. Redibujado de la fotografía de J. Laurent, 1872

San Juan de la Penitencia: reseña histórica (II).

La tipología conventual.

…..

En prolongación al volumen del torreón aparecen los dormitorios de la clausura; tanto los altos como los bajos de invierno y verano respectivamente, se disponen con orientación sur buscando las mejores condiciones de soleamiento, iluminación y ventilación. Se proyectan con un volumen rotundo que utiliza las trazas de lo que fuera la casa de Juan Guas, lo que obligará a realizar un pequeño giro en su traza que acompañado del fuerte desnivel de la parcela (algo menos de 7 metros entre la plazoleta de la iglesia y la cota del callejón del Alcahoz) nos muestra un frente de gran envergadura y potencia desde la vista del exterior de la ciudad. Este volumen carece de huecos al exterior, propio del uso conventual, pero tiene un amplio corredor en planta baja ventilado e iluminado que funciona como espacio de esparcimiento y más probablemente como prolongación de la enfermería, dada su proximidad a unas celdas anexionadas al gran espacio de dormitorio común. Continuar leyendo

Convento de San Juan de la Penitencia (I), Toledo: Patrimonio desaparecido. [Joaquín López López]

El convento de San Juan de la Penitencia en torno a 1855, redibujado de la litografía de Alfred Guesdon.

“La fundación de esta iglesia, que es indudablemente de las más ricas que tiene Toledo, fue debida al cardenal don Francisco Jiménez Cisneros, en el año 1514.- El mérito principal de este edificio… consiste en la mezcla que en él se advierte de la arquitectura arábiga con la del renacimiento, mezcla que basta para caracterizar el estado del arte de edificar á principios del siglo XVI…”*

*. Amador de los Ríos, José, “Toledo Pintoresca”. Ignacio Boix, Madrid, 1845, pág. 186

San Juan de la Penitencia: reseña histórica.

La tipología conventual.

Sabemos que mediado el siglo XIX, tras la exclaustración, cinco eran los conventos que existían en Toledo de la orden seráfica, epíteto angelical que suele darse a San Francisco de Asís y a su Orden, del total de veinte conventos agrupados en las seis comunidades o reglas distintas existentes en la ciudad. Continuar leyendo

Reloj de sol en el convento de la Asunción de Calatrava. Almagro. [Pedro Novella]

CIUDAD REAL Almagro   Monjas calatravas hasta 1815 – Dominicos a partir de 1903

Convento de la Asunción de Calatrava. Longitud: -3,7061  Latitud: 38,8910.

A pesar de ser declarado  Monumento Histórico en 1851,  el edificio ha sufrido desafortunadas intervenciones para utilizarlo como cuartel de caballería y como colegio, tras posterior acondicionamiento llevado a cabo por los dominicos,  a partir de 1903. Las obras también afectaron a un reloj de sol horizontal grabado en la balaustrada del claustro alto. Este reloj de sol estaba dividido en dos partes: horizontal de mañana (marcaba de seis a doce y ha desaparecido) y horizontal de tarde, conservado todavía, aunque desplazado de su posición original (numerado doce a seis). Continuar leyendo

Síntesis, integración y fusión de las artes en la arquitectura de los 50 (4) [José Rivero Serrano]

LA INTEGRACIÓN DE LAS ARTES Y EL ARTE RELIGIOSO

Justamente esos años cincuenta, son los mismos años en que el debate nacional sobre la nueva sacralidad o la nueva espacialidad religiosa se impregna de tales categorías transversales emuladoras de la experiencia francesa. Aunque la historiografía señale más bien, el extendido debate de la Abstracción dentro de las coordenadas del Arte Sacro, como realizara Gabriel Ureña, al denominar uno de sus epígrafes como ‘La polémica integración Arte Sacro/Arte Abstracto[1]; no se pueden ignorar otras razones, como las señaladas por el padre Aguilar: “Lo importante es considerar que artistas de primera categoría vuelvan a acometer el tema religioso; que además, trabajan, generalmente en equipo, con los buenos frutos de una visión compartida y estudiada bajo la inspiración de un ambiente litúrgico de plena renovación, y casi siempre con un amplio asesoramiento religioso en el diálogo fecundo del artista y del sacerdote. Esto ha hecho que en España no haya habido que lamentar desviaciones ni abusos”[2]. Desviaciones y abusos que se desprenderían de la publicación en el número 203 de la revista Arquitectura, de diciembre de 1958, de la Encíclica Mediator Dei de Pío XII. Que entre otras cuestiones planteaba una consideración sobre los nuevos lenguajes expresivos. “No se deben despreciar y repudiar genéricamente y como criterio fijo las formas e imágenes recientes más adaptadas a los nuevos materiales con los que hoy se confeccionan aquellas, pero evitando en un prudente equilibrio el excesivo realismo por una parte y el exagerado simbolismo por otra….es necesario dar libre campo también al arte moderno siempre que sirva con la debida reverencia y el honor debido a los sagrados sacrificios y a los ritos sagrados”[3]. Pero ese Papa era el mismo Papa que zanjó, años más tarde, el debate de los murales y grupo escultórico del Santuario de Aránzazu con su prohibición. También y en la misma senda, pueden citarse otros trabajos coetáneos[4] que muestran la preocupación por ese territorio referido, pero también por su estricto control pastoral. Por lo que cabe interrogarse por la coherencia de tales posiciones de apertura plástica en la jerarquía católica.

Continuar leyendo

LAS PIEDRAS GODAS. El Toledo visigodo para un viajero curioso. [Jorge Morín]

He venido a reconstruir piedra por piedra esa ciudad en mi mente…(Lawrence Durrell, Justina)

La ciudad de Toledo es recorrida cada día por miles de personas. La gran mayoría son turistas que deambulan por el espacio “rellenando” uno más de sus cupones en su visita a nuestro país. Fichan en la catedral, en el entierro del conde de Orgaz, una sinagoga…y ya se ha “vivido” la magia de las tres culturas. Toledo ciudad de las tres culturas, tópico sin sentido alguno, ya que la cuidad en su pasado cobijó entre sus muros a los fieles de tres religiones -el cristianismo, el judaísmo y el islam-, pero todos con una cultura común, la clásica, heredada del mundo grecolatino y expresada en tres lenguas clásicas distintas -latín, hebreo y árabe.- y una común romance, el castellano. La horda de turistas ajena a todo culminará la jornada abasteciéndose de espadas que replican las de el Señor de los Anillos, Juego de Tronos…o en las franquicias que le van robando el alma a la ciudad, convirtiéndola en una réplica de otras miles. Estas nuevas hordas de destrucción en la postmodernidad son vistas por nuestros políticos como el nuevo Maná, cuando en realidad son un cáncer que todo lo destruye. Los invasores abandonan la ciudad antes de que la noche caiga. En la noche Toledo vuelve a ser de sus habitantes, que disfrutan de la soledad de las calles, allí donde antes transitaban zombies postmodernos que la contemplaban a través de sus móviles, como no fiándose de los que ven sus ojos y renunciando a la memoria que todo lo embellece. El recuerdo de Toledo captado por nuestra mirada es de una belleza solo parangonable a esas vistas del pintor cretense. Los toledanos están acompañados ahora por otros extraños, los viajeros, los que quieren captar y llevarse el alma de la ciudad. Que la conocen ya de las lecturas, la anhelaban, la sueñan…en definitiva, la hacen suya. Que todavía ven en las calles a los aguadores subiendo su carga a la ciudad a través de la puerta de Valmardón… Continuar leyendo

La Venta de Borondo. [Asociación Venta de Borondo y Patrimonio Manchego]

HELPatrimonio


04 La articulación del territorio a lo largo de la historia no se puede entender sin los caminos; más si cabe al hablar de La Mancha con  núcleos de población tan distantes. Una inmensa llanura, tierra de paso, de suaves contrastes e inmortalizada de manera universal gracias a la literatura cervantina.

Estas características del territorio hicieron indispensables la existencia de unas construcciones que sirviesen para dar descanso al viajero, las ventas. Continuar leyendo