Vega Baja I, diagnóstico, once años de… reflexión [José Ramón de la Cal]

En la Vega Baja de Toledo hay un circo romano del siglo primero. A su espalda está el colegio Carlos III, por encima, atravesando la calle del mismo nombre, encaramada, la Venta de Aires; allí asoma el arco central del circo conviviendo con contenedores de basura y un centro de transformación, más abajo está la ermita del Cristo de la Vega, los restos de un camping abandonado, también el río Tajo, ahí al lado, oculto, pareciera esconderse de la vergüenza de ir sucio y desnudo de agua, una senda que lo recorre; la Fábrica de Armas, hoy campus universitario, un puente que cruza al parque de los Polvorines, los viveros forestales, un conjunto de viviendas con una clínica, San Pedro el Verde aislado en una península, el Poblado Obrero, la plaza de la Calera y una escuela de amplios porches; a oeste, la traseras del barrio de Santa Teresa, una iglesia de hormigón, aparcamientos tiznaos de negro que disuaden, el colegio de las Carmelitas sobre los restos de un teatro romano y terminada la vista de 360,º el Campo Escolar con sus pinos carrascos centenarios. Todos estos elementos rodean un espacio vacío que custodia en su suelo un suburbium, parte de la explicación a esa etapa oscura de la historia de la ciudad, el alto medievo, donde la cultura clásica fue reemplazada por la imposición y pugna de las dos grandes religiones monoteístas que acabarían dando forma a la ciudad. Continuar leyendo

Río Tajo: “Sueño de una noche de verano” [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 25 D17 Archivo VASIL


Son las 6.30 de la mañana. Lo sé, porque puntualmente nuestro padre abre la puerta del dormitorio para anunciar que en unos minutos desayunamos, cogemos las cañas y nos vamos. Mi madre se queda un rato más en la cama, pero no mucho; antes de bajar a bañarse debe dejar “encarrilada” la comida para los cinco.

Mi padre, mis hermanos y yo salimos a la calle a eso de las siete, cargados con las cañas y provistos de anzuelos, cebos y butrones. En la plaza esperan otros amigos que se unen a la avanzadilla. Continuar leyendo

Cosas que no pueden pasar aquí [Jesús Fuentes Lázaro]

Año 1935. El premio Nobel norteamericano Sinclair Lewis publica una novela distópica. “Eso no puede pasar aquí”, será el titulo. En ella se narra la llegada  a la Casa Blanca del senador Berzelius Windrip, “Buzz…Buzz” para sus seguidores y votantes. Un demagogo, autoritario y un populista que busca votos entre todos los desahuciados o perjudicados por la crisis. Su proclamación como Presidente supondrá la suspensión de la Constitución; la persecución de la prensa y medios de comunicación; la anulación de los derechos y garantías cívicas; el aislacionismo económico y social, el recrudecimiento del rechazo a los negros; la malditización de los judíos; la aparición de una xenofobia generalizada. Cuantos se opongan a las decisiones del Presidente Windrip, serán considerados enemigos de Norteamérica, enemigos del pueblo. Serán perseguidos, represaliados, aislados, golpeados, encarcelados y asesinados por el ejército de voluntarios, los “Minute Men”, una especie de SS alemanes. Cuanto sucede nadie podía creer que pudiera pasar en su país. La frase repetida por todos y en todos los lugares será “Eso no puede pasar aquí”. Y es que mucha gente se niega a creer en lo que sucede  hasta que sucede. Continuar leyendo

Convento de San Juan de la Penitencia (II), Toledo: Patrimonio desaparecido. [Joaquín López López]

Vista del convento desde el Valle. Redibujado de la fotografía de J. Laurent, 1872

San Juan de la Penitencia: reseña histórica (II).

La tipología conventual.

…..

En prolongación al volumen del torreón aparecen los dormitorios de la clausura; tanto los altos como los bajos de invierno y verano respectivamente, se disponen con orientación sur buscando las mejores condiciones de soleamiento, iluminación y ventilación. Se proyectan con un volumen rotundo que utiliza las trazas de lo que fuera la casa de Juan Guas, lo que obligará a realizar un pequeño giro en su traza que acompañado del fuerte desnivel de la parcela (algo menos de 7 metros entre la plazoleta de la iglesia y la cota del callejón del Alcahoz) nos muestra un frente de gran envergadura y potencia desde la vista del exterior de la ciudad. Este volumen carece de huecos al exterior, propio del uso conventual, pero tiene un amplio corredor en planta baja ventilado e iluminado que funciona como espacio de esparcimiento y más probablemente como prolongación de la enfermería, dada su proximidad a unas celdas anexionadas al gran espacio de dormitorio común. Continuar leyendo

El Corpus en “La Celestina” [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 23 D17 Archivo VASIL


El Corpus da para mucho. Historia, capítulos, arzobispos, normalización procesional, entornos y adornos…….. Esta vez vamos a referirnos a su aspecto cinematográfico.

Ahora, el sueño de cualquier director de cine es poder contar con un gran equipo digital que le permita reproducir decorados, ambientes y luces que, de otra forma, resultaría prácticamente imposible o excesivamente costoso.  Continuar leyendo

Convento de San Juan de la Penitencia (I), Toledo: Patrimonio desaparecido. [Joaquín López López]

El convento de San Juan de la Penitencia en torno a 1855, redibujado de la litografía de Alfred Guesdon.

“La fundación de esta iglesia, que es indudablemente de las más ricas que tiene Toledo, fue debida al cardenal don Francisco Jiménez Cisneros, en el año 1514.- El mérito principal de este edificio… consiste en la mezcla que en él se advierte de la arquitectura arábiga con la del renacimiento, mezcla que basta para caracterizar el estado del arte de edificar á principios del siglo XVI…”*

*. Amador de los Ríos, José, “Toledo Pintoresca”. Ignacio Boix, Madrid, 1845, pág. 186

San Juan de la Penitencia: reseña histórica.

La tipología conventual.

Sabemos que mediado el siglo XIX, tras la exclaustración, cinco eran los conventos que existían en Toledo de la orden seráfica, epíteto angelical que suele darse a San Francisco de Asís y a su Orden, del total de veinte conventos agrupados en las seis comunidades o reglas distintas existentes en la ciudad. Continuar leyendo

Reloj de sol en el convento de la Asunción de Calatrava. Almagro. [Pedro Novella]

CIUDAD REAL Almagro   Monjas calatravas hasta 1815 – Dominicos a partir de 1903

Convento de la Asunción de Calatrava. Longitud: -3,7061  Latitud: 38,8910.

A pesar de ser declarado  Monumento Histórico en 1851,  el edificio ha sufrido desafortunadas intervenciones para utilizarlo como cuartel de caballería y como colegio, tras posterior acondicionamiento llevado a cabo por los dominicos,  a partir de 1903. Las obras también afectaron a un reloj de sol horizontal grabado en la balaustrada del claustro alto. Este reloj de sol estaba dividido en dos partes: horizontal de mañana (marcaba de seis a doce y ha desaparecido) y horizontal de tarde, conservado todavía, aunque desplazado de su posición original (numerado doce a seis). Continuar leyendo

Corpus: “Por ti no pasan los años” [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 23 D17 Archivo VASIL


Uno de los pocos lugares del recorrido donde es posible. Maite logró aquí que la Custodia se dibujara sobre la fachada de la Catedral.

Crónica del pasado, del presente…. y del futuro.

Decir Corpus es decir recuerdos. Vivencias de unas generaciones que hemos crecido -unos más que otros- con la referencia de esta fiesta, como siempre, entre lo religioso y lo profano.

De ser uno de los “Jueves que relucen más que el sol”, se pasó a la “Semana Grande”, en un intento de equilibrio social entre los seguidores de la “Procesión” y los de la “pura Fiesta” con puente en la playa incluido. Continuar leyendo

De Rulfo a Rulfo [Jesús Fuentes Lázaro]

Juan Rulfo en Ciudad de México. Fotografía: Ricardo Salazar

Existió un Rulfo fotógrafo y otro narrador de relatos. No muy largos, pero esenciales en la Literatura universal. El más extenso se titula “Pedro Páramo”. Y quién lo haya leído o lo lea sabrá que nada  se puede escribir después de esa historia pequeña ocurrida en un lugar en el “que todo parecía estar como en espera de algo”. Rulfo, como muchos de los autores mejicanos, escribe sobre los tiempos de la Revolución. Solo que esa  Revolución la trata  no como una sucesión de acontecimientos históricos, sino que la transforma en un espacio mítico y mitológico. En la narración no cuenta el tiempo, ni el espacio, ni la vida ni la muerte. Todas las dimensiones se superponen para retratar historias de un pueblo donde conviven los vivos y los muertos con la naturalidad del orden cósmico. El otro gran libro lo forman una agrupación de narraciones tituladas “El llano en llamas”.   Continuar leyendo

El templo del cardenal Lorenzana ( I ). [José María Martínez Arias]

A veces la descontextualización de un determinado modelo, puede resultar todo un referente y destacar más allá de su entorno concreto, y precisamente por esa distinción frente a todo lo que lo rodea le va a hacer constituir un hito por sí solo, si a ello le añadimos las excepcionales circunstancias de su gestación, obtenemos un sujeto muy particular. Ya se quiso poner en valor este aspecto de entorno al Hospital Tavera y su cripta, pero en el Toledo inagotable encontramos tantos ejemplos que pueden elevarse a la categoría de hito, que en este apretado laberinto piedra y ladrillo descubrimos de cuando en cuando piezas que llaman nuestra atención; obras de distinta época y escala, pero que todas ellas comparten aquella excelencia que le aporta lo extraordinario de su semblante: un circo romano, una catedral gótica, un hospital renacentista…y hasta una universidad que responde al más académico de los criterios. Continuar leyendo

De la “calle comercial” al “centro comercial”: ¡MENUDA TRAMPA! [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 22 D17 Archivo VASIL


Calle Comercio. A la izquierda Herrera (que aún permanece abierto). Enfrente Camarasa y más abajo El Bebé, ambos desaparecidos.

Desde la esquina de la calle Hombre de Palo (que por cierto da nombre a nuestro bolg) hasta la plaza de Zocodover, era la columna vertebral de esta, nuestra ciudad, capital de provincia, de la región y en otro tiempo capital del reino.

En días festivos era el recorrido obligado de chicos y chicas, adolescentes, cadetes, chachas, señoras con niños y militares con y sin graduación. Continuar leyendo

Síntesis, integración y fusión de las artes en la arquitectura de los 50 (4) [José Rivero Serrano]

LA INTEGRACIÓN DE LAS ARTES Y EL ARTE RELIGIOSO

Justamente esos años cincuenta, son los mismos años en que el debate nacional sobre la nueva sacralidad o la nueva espacialidad religiosa se impregna de tales categorías transversales emuladoras de la experiencia francesa. Aunque la historiografía señale más bien, el extendido debate de la Abstracción dentro de las coordenadas del Arte Sacro, como realizara Gabriel Ureña, al denominar uno de sus epígrafes como ‘La polémica integración Arte Sacro/Arte Abstracto[1]; no se pueden ignorar otras razones, como las señaladas por el padre Aguilar: “Lo importante es considerar que artistas de primera categoría vuelvan a acometer el tema religioso; que además, trabajan, generalmente en equipo, con los buenos frutos de una visión compartida y estudiada bajo la inspiración de un ambiente litúrgico de plena renovación, y casi siempre con un amplio asesoramiento religioso en el diálogo fecundo del artista y del sacerdote. Esto ha hecho que en España no haya habido que lamentar desviaciones ni abusos”[2]. Desviaciones y abusos que se desprenderían de la publicación en el número 203 de la revista Arquitectura, de diciembre de 1958, de la Encíclica Mediator Dei de Pío XII. Que entre otras cuestiones planteaba una consideración sobre los nuevos lenguajes expresivos. “No se deben despreciar y repudiar genéricamente y como criterio fijo las formas e imágenes recientes más adaptadas a los nuevos materiales con los que hoy se confeccionan aquellas, pero evitando en un prudente equilibrio el excesivo realismo por una parte y el exagerado simbolismo por otra….es necesario dar libre campo también al arte moderno siempre que sirva con la debida reverencia y el honor debido a los sagrados sacrificios y a los ritos sagrados”[3]. Pero ese Papa era el mismo Papa que zanjó, años más tarde, el debate de los murales y grupo escultórico del Santuario de Aránzazu con su prohibición. También y en la misma senda, pueden citarse otros trabajos coetáneos[4] que muestran la preocupación por ese territorio referido, pero también por su estricto control pastoral. Por lo que cabe interrogarse por la coherencia de tales posiciones de apertura plástica en la jerarquía católica.

Continuar leyendo