Sobre la rehabilitación del Castillo de Garcimuñoz (I) [Hernández Correa y Martínez Arias]

Castillo de Garcimuñoz es una pequeña población de la provincia de Cuenca. Cuenta con un importante castillo que ha sido rehabilitado, incluyendo una mediateca, bajo las directrices de un proyecto de Izaskun Chinchilla que ha promovido el Ministerio de Fomento. Las obras concluyeron en marzo del año pasado.  

El resultado de la intervención no pasa desapercibido, y creemos que a nadie puede dejar indiferente. Por ello hemos invitado a varios colaboradores para nos den su opinión sobre esta obra, con el mismo formato que ya utilizamos para el castillo de Matrera. Como diferencia, dividiremos los textos en varias entregas, para no resultar muy extensos.

Hoy traemos la opinión de José Ramón Hernández Correa, arquitecto y activo bloguero con su ¿arquitectamos locos?; y José María Martínez Arias, estudiante de la EAT que recientemente ha aceptado ayudar con las labores de edición de este blog.      

Animamos, desde aquí, además de leer a nuestros colaboradores a visitar la fortaleza. No hemos encontrado la web oficial; pero sí un blog con mucha información sobre el edificio y sus actividades, editado por la Asociación Infante Don Juan Manuel de Castillo de Garcimuñoz.


José Ramón Hernández Correa

Una obra arquitectónica tiene que tener una función, un uso. Si no no es arquitectura. La función es el significado de la arquitectura, su razón de ser.

Entonces, cuando el uso que tuvo es ya imposible –por ejemplo en el caso de un castillo- ¿es lícito rehabilitarla? Re-habilitar significa volver a hacer hábil, y si no sirve para nada no puede ser hábil.

Se pueden hacer dos cosas: Conservar en formol el cadáver para que no se pudra más o intentar hacer algo con él, aprovechando lo que se pueda, pero entonces hay que saber para qué, y esa re-habilitación será una neo-habilitación que puede ser post-habilitación, pop-habilitación, kitsch-habilitación, retro-habilitación, etc. Continuar leyendo

Una exposición sobre Juanelo Turriano en …….. Cremona [Juan Manuel Rojas Rodríguez-Malo]

1 Introdución


A finales de octubre del pasado año tuve la oportunidad de ir a Cremona y disfrutar visitando muchos de sus edificios monumentales, pero lo que más satisfacción me produjo fue conocer mejor la figura de Juanelo y de otros sabios del Renacimiento que tantos avances tecnológicos y conocimientos aportaron a la sociedad de esa época y, por tanto, a nuestra cultura. Continuar leyendo

Carta desde Roma [Paco Rojas]

                                                                                              

 

Roma, 4 de octubre de 2015

Querido amigo:                                  

Jamás me he sentido tan borrego como ayer, haciendo una cola de doscientos metros para entrar a ver la Capilla Sixtina. Va para cuarenta años que estuve la primera vez; ahora quería que la viera mi hijo Benjamín. Continuar leyendo

El final del estío. ¿Volvemos a los tiempos oscuros? [Jorge Morín]

1

A finales del siglo XIX, Toledo, y gran parte de las ciudades patrimoniales españolas, habían alcanzado un estado muy próximo a la desaparición de las mismas como urbes. La crisis económica, como la de la seda en Valencia, llevó al Ayuntamiento de la ciudad del Túria a contratar a los desempleados para derribar las murallas de la villa, quedando como muñones las puertas monumentales de la misma. En la ciudad del Tajo la vida ciudadana estaba bajo mínimos y ello lógicamente afectaba a la conservación de esos estratos históricos que habían tejido una ciudad multicapa, desde la Protohistoria hasta la época contemporánea. Uno de los conjuntos urbanos más bellos y singulares de la Península se había vaciado y los edificios iban cayendo por falta de conservación, bajo la piqueta de la avaricia urbanística…

Continuar leyendo

Vega Baja I, diagnóstico, once años de… reflexión [José Ramón de la Cal]

En la Vega Baja de Toledo hay un circo romano del siglo primero. A su espalda está el colegio Carlos III, por encima, atravesando la calle del mismo nombre, encaramada, la Venta de Aires; allí asoma el arco central del circo conviviendo con contenedores de basura y un centro de transformación, más abajo está la ermita del Cristo de la Vega, los restos de un camping abandonado, también el río Tajo, ahí al lado, oculto, pareciera esconderse de la vergüenza de ir sucio y desnudo de agua, una senda que lo recorre; la Fábrica de Armas, hoy campus universitario, un puente que cruza al parque de los Polvorines, los viveros forestales, un conjunto de viviendas con una clínica, San Pedro el Verde aislado en una península, el Poblado Obrero, la plaza de la Calera y una escuela de amplios porches; a oeste, la traseras del barrio de Santa Teresa, una iglesia de hormigón, aparcamientos tiznaos de negro que disuaden, el colegio de las Carmelitas sobre los restos de un teatro romano y terminada la vista de 360,º el Campo Escolar con sus pinos carrascos centenarios. Todos estos elementos rodean un espacio vacío que custodia en su suelo un suburbium, parte de la explicación a esa etapa oscura de la historia de la ciudad, el alto medievo, donde la cultura clásica fue reemplazada por la imposición y pugna de las dos grandes religiones monoteístas que acabarían dando forma a la ciudad. Continuar leyendo

Cosas que no pueden pasar aquí [Jesús Fuentes Lázaro]

Año 1935. El premio Nobel norteamericano Sinclair Lewis publica una novela distópica. “Eso no puede pasar aquí”, será el titulo. En ella se narra la llegada  a la Casa Blanca del senador Berzelius Windrip, “Buzz…Buzz” para sus seguidores y votantes. Un demagogo, autoritario y un populista que busca votos entre todos los desahuciados o perjudicados por la crisis. Su proclamación como Presidente supondrá la suspensión de la Constitución; la persecución de la prensa y medios de comunicación; la anulación de los derechos y garantías cívicas; el aislacionismo económico y social, el recrudecimiento del rechazo a los negros; la malditización de los judíos; la aparición de una xenofobia generalizada. Cuantos se opongan a las decisiones del Presidente Windrip, serán considerados enemigos de Norteamérica, enemigos del pueblo. Serán perseguidos, represaliados, aislados, golpeados, encarcelados y asesinados por el ejército de voluntarios, los “Minute Men”, una especie de SS alemanes. Cuanto sucede nadie podía creer que pudiera pasar en su país. La frase repetida por todos y en todos los lugares será “Eso no puede pasar aquí”. Y es que mucha gente se niega a creer en lo que sucede  hasta que sucede. Continuar leyendo

De Rulfo a Rulfo [Jesús Fuentes Lázaro]

Juan Rulfo en Ciudad de México. Fotografía: Ricardo Salazar

Existió un Rulfo fotógrafo y otro narrador de relatos. No muy largos, pero esenciales en la Literatura universal. El más extenso se titula “Pedro Páramo”. Y quién lo haya leído o lo lea sabrá que nada  se puede escribir después de esa historia pequeña ocurrida en un lugar en el “que todo parecía estar como en espera de algo”. Rulfo, como muchos de los autores mejicanos, escribe sobre los tiempos de la Revolución. Solo que esa  Revolución la trata  no como una sucesión de acontecimientos históricos, sino que la transforma en un espacio mítico y mitológico. En la narración no cuenta el tiempo, ni el espacio, ni la vida ni la muerte. Todas las dimensiones se superponen para retratar historias de un pueblo donde conviven los vivos y los muertos con la naturalidad del orden cósmico. El otro gran libro lo forman una agrupación de narraciones tituladas “El llano en llamas”.   Continuar leyendo

Síntesis, integración y fusión de las artes en la arquitectura de los 50 (4) [José Rivero Serrano]

LA INTEGRACIÓN DE LAS ARTES Y EL ARTE RELIGIOSO

Justamente esos años cincuenta, son los mismos años en que el debate nacional sobre la nueva sacralidad o la nueva espacialidad religiosa se impregna de tales categorías transversales emuladoras de la experiencia francesa. Aunque la historiografía señale más bien, el extendido debate de la Abstracción dentro de las coordenadas del Arte Sacro, como realizara Gabriel Ureña, al denominar uno de sus epígrafes como ‘La polémica integración Arte Sacro/Arte Abstracto[1]; no se pueden ignorar otras razones, como las señaladas por el padre Aguilar: “Lo importante es considerar que artistas de primera categoría vuelvan a acometer el tema religioso; que además, trabajan, generalmente en equipo, con los buenos frutos de una visión compartida y estudiada bajo la inspiración de un ambiente litúrgico de plena renovación, y casi siempre con un amplio asesoramiento religioso en el diálogo fecundo del artista y del sacerdote. Esto ha hecho que en España no haya habido que lamentar desviaciones ni abusos”[2]. Desviaciones y abusos que se desprenderían de la publicación en el número 203 de la revista Arquitectura, de diciembre de 1958, de la Encíclica Mediator Dei de Pío XII. Que entre otras cuestiones planteaba una consideración sobre los nuevos lenguajes expresivos. “No se deben despreciar y repudiar genéricamente y como criterio fijo las formas e imágenes recientes más adaptadas a los nuevos materiales con los que hoy se confeccionan aquellas, pero evitando en un prudente equilibrio el excesivo realismo por una parte y el exagerado simbolismo por otra….es necesario dar libre campo también al arte moderno siempre que sirva con la debida reverencia y el honor debido a los sagrados sacrificios y a los ritos sagrados”[3]. Pero ese Papa era el mismo Papa que zanjó, años más tarde, el debate de los murales y grupo escultórico del Santuario de Aránzazu con su prohibición. También y en la misma senda, pueden citarse otros trabajos coetáneos[4] que muestran la preocupación por ese territorio referido, pero también por su estricto control pastoral. Por lo que cabe interrogarse por la coherencia de tales posiciones de apertura plástica en la jerarquía católica.

Continuar leyendo

¿Timadores y timados? [Jesús Fuentes Lázaro]

Réplica de ‘Fuente’, el célebre urinario de Duchamp. Fotografía Felix Clay.

Primavera en Nueva York. Primavera en París, que por la mitología que la acompaña nos hemos acostumbrado a creer que es mágica. Y, probablemente, primavera en Madrid, aunque por los condicionantes climatológicos nunca tengamos claro si es primavera veraniega o un invierno atenuado. En la primavera de Nueva York, de 1917, pasean tres hombres, uno de ellos francés. Lleva dos años en la ciudad  y cada día los edificios, “orgullosos, imponentes, una unidad sin líneas discrepantes”, como había enunciado Louis Sullivan en su artículo “Consideraciones sobre el arte de los edificios altos de oficinas”, de 1896, le parecen un parque de esculturas modernas, atravesado por espectadores que se mueven eléctricamente de un lugar hacia otro. El recorrido es largo y con distracciones  sobreactuadas del francés. Caminan por la Quinta Avenida. Es un espacio que eleva el espíritu, comenta el personaje rotundo. Continuar leyendo

Objeto, Contexto y Paisaje del atentado contra Carrero Blanco. [Jorge Morín]

Dodge en la Casa Profesa de la Compañía de Jesús.

Arqueología y Memoria

En los últimos meses hemos asistido a un debate en nuestra sociedad sobre los límites del humor en relación al atentado que sufrió el Almirante Luis Carrero Blanco en el 20 de diciembre de 1973. Lo cierto es que las nuevas generaciones desconocen quien era el Presidente del Gobierno en el tardofranquismo e ignoran por completo el escenario en el que se produjo la acción del Comando Txikia de ETA en la calle Claudio Coello de Madrid. Existe una DESMEMORIA que es aún peor que traspasar los límites del humor. No es exclusiva de este hecho, del que no han trascurrido ni cincuenta años. En estos años también parecemos asistir a una reivindicación del OLVIDO, como su fuera necesario olvidar en vez de recordar. La MEMORIA parece que incomoda. Sin embargo, aquí no estamos, como en otros casos, ante el dilema MEMORIA versus OLVIDO, sino ante la IGNORANCIA. Como historiador desconfío de las sociedades que ignoran su pasado y se empeñan en repetir una y otra vez lo malo del pasado. De hecho si hubiera tuiteado: “Carrero Blanco, AMDG[1], prácticamente nadie me habría entendido, no sabrían si es un mal chiste o un reconocimiento a la figura del Almirante fallecido.

Dodge 3700 GT

Continuar leyendo

Una oportunidad para retomar el debate sobre qué ciudad queremos [Javier Mateo]

Ilustración Javier R. Pinto

El Plan de Ordenación Municipal de Toledo (POM) es una criatura caída en desgracia desde su nacimiento en el 2007, cuando el gobierno del entonces alcalde del PP, José Manuel Molina, con los apoyos del PSOE de Alejandro Alonso, engendraron y aprobaron con la única oposición del edil de Izquierda Unida este desdichado POM. Tener memoria es algo que siempre viene bien y, aunque no nos sirva para afrontar las soluciones hoy, sí que ayuda a entender qué papel jugó cada cual el día que unos levantaron el brazo y otros no para dar por bueno un instrumento tan importante para el planeamiento de la ciudad, que se ha demostrado inviable, faraónico, hecho de espaldas a los toledanos y, además, con una defectuosa tramitación. Continuar leyendo

Diez años del POM de Toledo: ¿tenemos ahora una oportunidad? [Tomás Marín Rubio]

Ilustración Javier R. Pinto

Estos días hemos conocido la penúltima noticia sobre nuestro desgraciado POM.  El TSJ de Castilla-La Mancha nos recuerda que no es nulo, como algunos querían pensar, sino que el Ayuntamiento tiene que exponerlo de nuevo al público y continuar con su tramitación. 

Una sentencia impecable desde el punto de jurídico porque lo que se discutía realmente en los tribunales no era el contenido del POM sino la legalidad de un trámite administrativo, pero que pone en un brete a nuestro Ayuntamiento porque le obliga a reconocer expresamente algo que a estas alturas ya sabemos todos: que la idea de ciudad que teníamos (o tenían) hace diez años se ha caído por los rodaderos de la historia. Si alguien respiraba tranquilo pensando que un tribunal nos iba a impedir la ejecución del disparate estaba equivocado. Será el Ayuntamiento el que tenga que asumir la grave decisión de tirar el POM a la basura. Continuar leyendo