Los nuevos “Bárbaros“. [Jorge Morín]


ulpiano checa Morin hombredepalo

Los movimientos de los pueblos en el s. XXI desde una visión postvisigotista

 

2 nuevos barbaros morin hombredepalo2Iban a los bárbaros en busca de la humanidad romana, puesto que no podían soportar entre los romanos la inhumanidad bárbara. Aunque resultaban extraños por sus costumbres e idioma a los bárbaros, entre quienes se refugiaban, y aunque les chocaba su bajo nivel de vida, a pesar de todo, les resultaba más fácil acostumbrarse a las costumbres bárbaras que soportar la injusta crueldad de los romanos. Se ponían al servicio de los godos o de los bagaudas y no se arrepentían, pues preferían vivir libremente con el nombre de esclavos antes de ser esclavos manteniendo sólo el nombre de libres (Salviano, De gubernatione Dei, V)

 

Vivimos tiempos de cambio. Una Europa envejecida ve, entre el asombro y la inquietud, cómo miles de hombres cruzan cada año sus fronteras para buscar acomodo en un mundo que imaginan paradisíaco. La migración a gran escala constituye, si se nos permite el tópico periodístico, un fenómeno de rabiosa actualidad, un fenómeno que está llamado a transformar todos los ámbitos de la sociedad occidental: desde sus estructura demográfica hasta su propio modelo de sociedad; desde su lengua hasta la composición de su ejército o sus creencias.

3 nuevos barbaros morin hombredepalo

Y, sin embargo, aunque pueda parecer una manifestación exclusiva del mundo moderno, la llegada de masas de población foránea es un fenómeno bien conocido en la vieja Europa. Más aún, forma parte de la misma génesis europea. Hace quince siglos el mundo occidental vivió una experiencia hasta cierto punto similar. Comenzó con un goteo permanente de gentes que acudían al Imperio en busca de mejores expectativas de vida, al que pronto siguió el establecimiento de pueblos enteros, de gentes bárbaras que, empujadas por la miseria y la guerra, descargaron el golpe de gracia a un Imperio occidental ya de por sí herido de muerte. De las cenizas de ese mundo, de la mezcla entre germanos y romanos, nacería un nuevo orden sobre el que se levantaría el edificio fascinante de la Europa feudal del Medievo.

4 nuevos barbaros morin hombredepalo2

En el extremo más occidental de este continente europeo, en la Península Ibérica, la crisis política del imperio y la presión de los francos dejó campo abierto al asentamiento de dos pueblos germánicos: en el noroeste, en torno al núcleo bracarense, los suevos; en la Tarraconense central, los visigodos. Si la aparición de los suevos en Gallaecia puede seguirse con cierto detalle gracias a la crónica de Hidacio de Chaves, el asentamiento de los visigodos resulta un proceso prácticamente desconocido para las fuentes literarias. Es precisamente la ausencia de una fuente que nos informe acerca de los pormenores que acompañaron al establecimiento de estos bárbaros en nuestra península, comparable a la que en la lejana Gallaecia compusiera Hidacio de Chaves, lo que otorga especial relevancia a la investigación arqueológica sobre este momento. En un primer momento fue la excavación de las necrópolis visigodas las que nos proporcionaron datos de la llegada y el asentamiento de estos pueblos en la Meseta y a tierras toledanas. Es el caso de la necrópolis del Carpio de Tajo en Toledo, una de las más extensas de la península. Más reciente, a finales del siglo XXI, se han localizado los asentamientos en las provincias de Madrid y Toledo, que van desde grandes poblados a pequeñas granjas. Con el devenir del tiempo los visigodos trasladaron su capital a la ciudad de Toledo y la trasformaron en una nueva urbs acorde a sus intereses. El viejo pretorio romano convertido en palacio regio con la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo, dominando el puente de Alcántara; la iglesia catedral sobre el antiguo espacio forense romano y en la Vega Baja el panteón regio en Santa Leocadia y diversos palacetes de la nobleza goda, a la sombra de las ruinas del antiguo circo romano. Esos “bárbaros” cuya llegada causó estupor y miedo al mundo romano occidental acabaron construyendo una realidad nueva que hoy en día todos consideramos como nuestra y nos asombra al descubrir los vestigios de la cultura material generada por ese conglomerado de pueblos que se sumaron a la gens gothorum en su camino hacia occidente desde el lejano oriente. En un proceso mimético al que vivimos en la actualidad.

4 nuevos barbaros morin hombredepalo2

La llegada de estos nuevos “bárbaros”, sin duda, va a trasformar la anquilosada Europa y surgirá una realidad nueva en la que nuestros descendientes se reconocerán y de la que formaran parte. Nuestro mundo parece dividirse actualmente entre los que ven a estas gentes con temor, como Hidacio en el siglo V, o los que ven en estos movimientos migratorios como un fenómeno imparable capaz de generar una nueva Europa. Una Europa que, como en los tiempos finales del Imperio occidental, asiste a una constante pérdida de derechos y libertades; donde la gente se liga a una hipoteca de por vida, la servidumbre del siglo XXI; donde las elites económicas ahogan a la mayoría de la población…Una Europa donde ya no somos ciudadanos, sino siervos, una realidad paralela a la que recoge el testimonio de Salviano. Recibamos pues a los nuevos bárbaros y abandonemos las servidumbres de nuestros viejos sistemas políticos para generar uno nuevo donde todos seamos de nuevo seres humanos libres.

Jorge Morín de Pablos. Doctor Arqueólogo

1. La invasión de los bárbaros. Ulpiano Checa; 2. Mapa con las dispersión de las necrópolis visigodas en la Península Ibérica; 3. A. Necrópolis de Carpio de Tajo, Toledo –Según B. Sasse-; B. Necrópolis de Tinto Juan de la Cruz, Madrid; C. Necrópolis de Cacera de las Ranas, Madrid –Según F. Ardanaz-; 4. Representación idealizada del Toledo visigodo en el Códice Albeldense. Biblioteca de El Escorial; 5. Refugiados Sirios en los Balcanes, 2015 –Agencia EFE-.

(Visited 2.506 times, 1 visits today)

Deja un comentario