La reclamación del Marqués de Can Bonet [Jesús Fuentes Lázaro]

Polémica por la propiedad del Castillo de San Servando

Admito que ese del archivo Vasil se ha adelantado a un texto que estaba preparando como una primicia para el blog. Es una faena, pero creo que la información de la que dispongo va a enredar las pretensiones del citado responsable.

Según la filtración de alguien allegado a un juez de la Audiencia Provincial de Girona en el mes de octubre pasado tuvo entrada en esa Audiencia la Reclamación de propiedad del Castillo de San Cervantes (sic), situado en Toledo, firmada por el Marqués de Can Bonet. La Reclamación formulada por el undécimo Marqués de Can Bonet se basaría en un documento traspapelado –al parecer intencionadamente- entre los legajos del abuelo, que no se llevaba nada bien con su hijo.

La Reclamación se fundamenta en los siguientes Hechos:

Al parecer, el abuelo del actual Marqués, durante la Guerra Civil colaboró activamente con el ejército de los nacionales. Disponía de una masía (en el Baix Llobregat) propiedad histórica de la familia, en la que ocultaba materiales de guerra del eje alemán. La familia cuenta con numerosas  propiedades en el termino de Girona desde el siglo XVIII. De todas ellas la más relevante tal vez sea la denominada Sa Riera, porque en ella se alojó, según cuentan, el aspirante al trono D. Carlos. Probablemente por esa circunstancia, Girona se posicionó en el lado del bando carlista. Durante la Guerra Civil pasó al bando franquista y en la actualidad se ha adscrito  al bando secesionista.

Masía Can Bonet

En la masía Can Bonet, el abuelo Cristóbal ocultó un voluminoso alijo de armas para trasladar al ejército nacional en la definitiva batalla del Ebro. Las armas habían llegado a la masía desde un aeródromo improvisado en los terrenos de cultivo de Sa Riera, en los límites de Girona. Provenían de Estados Unidos, aunque habían desembarcado en un puerto alemán no citado. Se supone que las armas  llegaron a su destino. Aunque este entramado da para una nueva historia.

Entre la  documentación se adjunta un escrito, firmado por Franco, por el que se asigna la propiedad del Castillo de San Servando (sic) al Marqués de Can Bonet y sus descendientes. Según el documento, en un mes sin especificar*, en un cacería celebrada en una finca de los Montes de Toledo, propiedad del banquero Marc i Pons, el Marqués, que se encontraba entre los invitados, se acercó a Franco para quejarse por no haber recibido ninguna compensación por su implicación en el triunfo de los nacionales. Franco, según testigos, miró para otro lado sin contestar. Sin embargo, al finalizar la cacería y tras lograr una pieza ejemplar, previamente seleccionada, Franco llamó al Marqués y respondió a su petición.

  • Querido Marqués –dijo– le entregaré la propiedad del Castillo de San Servando, que está enfrente de la ciudad y al lado de mi querida Academia de Infantería. Estaremos así más cerca, estimado amigo.

Franco, durante la espera, había recordado que el mismo Castillo se lo había prometido a uno de los descendientes de Primo de Rivera, familia a la que odiaba. Sobre todo a Pilar quien llamaba bruja estrecha. Esto también daría para otra historia. Ahora la misma propiedad se la cedía al Marqués, del que tampoco tenía buena impresión porque era catalán. Y de los catalanes, según la intuición del general, había que fiarse poquito. Por su parte, el abuelo Cristóbal pensó que disponer de una propiedad en el corazón espiritual de Castilla podría ser el comienzo de la instalación futura de una base de los “Paisos Catalans”. Quién sabe, la Historia nos acostumbra a estos caprichos.

El Marques de Can Bonet tras el Caudillo. La Vanguardia 13/02/65 *
El marqués de Can Bonet, cuarto por la izquierda, visiblemente preocupado. La Vanguardia 13/02/65 *

Tras la aparición de la notificación resolutoria de cesión se ha producido la Reclamación del Marqués en la Audiencia de Girona. Con lo que el fallo judicial a favor de la Fundación para el Fomento para el Recuerdo de la Sección Femenina que aquí se ha reseñado probablemente entre en una nueva fase. Se desconoce en estos momentos sí se interrumpirá la ejecución de la sentencia a favor de la citada institución.

Así que disponemos de leña  para el fuego de los próximos meses.

Y, aunque ese del archivo Vasil, me había pisado la colaboración, le devuelvo el envite. No debería haber tenido tanta prisa en publicar la información o, al menos, debería haber hablado antes con los colaboradores.

Felices fiestas.

Jesús Fuentes Lázaro


(*) Aunque en el documento no se refleja el día, la cacería se celebra el 13 de febrero de 1.965. Transcribimos aquí el artículo de la La Vanguardia que se hace eco del acontecimiento por la presencia del monarca alauí, Hasán II.

En la finca «Lugar Nuevo» de Toledo.

La entrada del Caudillo y Hassan II en «Lugar Nuevo» fue a las once y cuarto de la mañana. La finca, propiedad del banquero Marc i Pons, había sido engalanada, figurando por toda ella banderas españolas y marroquíes, destacando la presencia de altas personalidades de ambos países. Acompañaban a S. E. el Jefe del Estado y al soberano marroquí el vicepresidente del Gobierno español, capitán general don Agustín Muñoz Grandes, el príncipe Muley Abdalá, el ministro de Negocios extranjeros marroquí, señor Tallied Benhuna; el de Economía, señor Mohamed Charkaui; el de Defensa Nacional, general Mohamed Ben Mizzian; el de Información y Turismo, señor Muley Hamed el Alaui; el director de Protocolo Real, señor Yahia ben Suman y hasta un número de veinticinco altas personalidades marroquíes. Por parte española figuraban el ministro de Asuntos Exteriores, don Fernando María Castiella; el de Información y Turismo, don Manuel Fraga Iribarne; el de Industria, señor López Bravo, el de Gobernación, don Camilo Alonso Vega; el del Aire, teniente general Lacalle, los marqueses de Villaverde, el marqués de Can Bonet y primeras autoridades de la provincia de Toledo entre otras personalidades.

Franco, Hasán II y Carmen Franco Polo. La Vanguardia 13/02/65

Con buena temperatura, bajo un cielo muy azul, comenzó la cacería poco después de las doce y media.

Ante ambos jefes de Estado desfilaron treinta y dos jaurías, mientras un centenar de escopetas rompían el silencio con sus estampidos. El espectáculo, muy vistoso, agradó muchísimo a Hassan II. Inmediatamente se distribuyeron los sesenta y seis puestos para iniciar la cacería. Se cobraron más de setenta piezas, entre ciervos, gamos y jabalíes.

La jornada cinegética se desarrolló dentro de un ambiente muy grato, dándola por terminada a la caída de la tarde, en que el Caudillo y Hassan II regresaron al parador nacional de Toledo.

La Vanguardia 13 de Febrero de 1.965″


Serie de cuatro artículos para el día de los inocentes de 2018. Atención a los comentarios realizados por varios colaboradores.

El castillo de San Servando cambiará de propietarios [Quique J. Silva]

2º La reclamación del Marqués de Can Bonet [Jesús Fuentes Lázaro]

3º El Castillo de San Servando ya está en manos de la Sección Femenina [Quique J. Silva]

4º La veracidad, la ortodoxia y la inocencia [Quique J. Silva]

(Visited 1.464 times, 1 visits today)

8 Comments

  • JESÚS FUENTES

    No se si al marqués le interesa la gastronomía de la butifarra, pero si tengo el comentario de la mamá del marqués, divorciada del papá, que fundó en Barcelona el restaurante Can Boneta con los beneficios del divorcio. Posteriormente lo vendió a los actuales propietarios. Ha leído mi texto y se ha puesto en contacto conmigo para sugerir la idea de un restaurante con algunas habitaciones para San Servando.
    La ex-marquesa (durante el divorcio renunció al titulo) se llama Montserrat Sert de Alentor. En su momento desconocía la existencia de la promesa de propiedad del castillo de San Servando hecha por Franco.
    Se plantea ahora con esta información si iniciar algún tipo de acción jurídica, porque se considera perjudicada al no formar parte el castillo de los bienes que estuvieron en litigio durante el proceso de divorcio.
    En cuanto a los del restaurante y hotel considera que podría ser un buen negocio, pues tal como ha escrito Ignacio Peyró en su libro “Comimos y bebimos” en Toledo, solo existe un restaurador que merezca tal nombre: Adolfo. Y por otro lado, según el mismo libro, no hay noviazgo, con boda o sin boda, de Madrid que no pase más de una noche en Toledo. Al parecer tanto arte y tanto turismo incrementa la libido. Así que no vas tan descaminado, si nos atenemos a los comentarios de Montserrat Sert de Alentor, ex-marquesa de Can Bonet,creadora del restaurante Can Boneta.
    Saludos.
    Jesús Fuentes

  • Enrique Jiménez Silva

    Contestación al articulo firmado por Jesús Fuentes en este mismo blog a propósito de la propiedad del Castillo de San Servando.

    Estimado “colaborador”:

    Como uno de los editores responsables del Blog “Hombre de Palo”, desde su creación hasta nuestros días –y durante un futuro que espero sea muy largo- siempre ha sido uno de nuestros principales objetivos la “veracidad” y la “objetividad”.
    Por eso no entiendo –querido colaborador- como puedes dudar de la primicia que, ¡claro está!, te he pisado. (Llevando así a la confusión de muchos de nuestros lectores).
    Y no solo te has visto superado en tu carrera como informador de barrio sino que, además, muestras la información que posees, sesgada e incompleta.
    ¿Por qué no cuentas que el tal Marqués de Can Bonet vivió durante muchos años en pecado con una destacada dirigente de la S.F.?
    ¿Por qué no cuentas que el patrimonio del Marqués lo dilapidaron sus descendientes para financiar una aventura política de izquierdas?
    Amigo colaborador, o no tienes toda la información o, deliberadamente, has ocultado parte de la verdad a tus lectores y a los míos.
    Cuando en la sección del Archivo Vasil se publica la sentencia -que se hará efectiva el próximo 28-, ya se tiene la certeza de que el Castillo pasará a la F.F.R.S.F. Lo que no has querido contar…… y tu sabrás por qué, es que el Marqués renunció a la propiedad del Castillo en pago al silencio de doña Pilar P.R. acallando el escándalo nacional y catalán que hubiera sido dar a conocer el nombre de aquella “doncella” con la que yació repetidas veces.
    Querido colaborador, la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, es que el Castillo de San Servando es judicialmente propiedad de la Fundación para el Fomento y el Recuerdo de la Sección Femenina, aunque a los liberales, monárquicos y masones, les duela.
    Los pecados, se pagan.
    Sí, el Generalísimo odiaba a doña Pilar. Sí, el Marqués fue colaborador y ello le granjeó las prebendas económicas del Régimen; pero el silencio de su “pecado carnal” lo pagó con las piedras milenarias del Castillo de San Servando.
    Amigo colaborador: ahora sí está contada la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de lo sucedido. ¡Así se escribe la historia!

    Quique J. Silva

  • Antonio Illán Illán

    Pues me parece una excelente idea de la exmarquesa. En la publicidad de las habitaciones del castillo-hotel puede ponerse farruca y caballeresca y anunciar ¡Castillo de San Servand, el único lugar del mundo para echar un polvo como el Cid y doña Jimena! pues sabido es que don Rodrigo Díaz de Vivar, en una de sus andanzas, quedó en este nombrado lugar para yacer con su amada esposa. Respecto a las comidas, si se lleva a efecto el trasiego de la finca, ya me pondré en contacto con ellos para asesorarles en lo básico de una gastronomía castellana con toques franceses, pues desde el castillo se divida el palacio de Galiana y…bueno, eso otro día. Pero estoy sacando una conclusión que lo mismo a algunos no les gusta y esta es que Franco hizo algo bueno, lo de dejar este castillo en unas manos para que lo lustren para la historia. Así que ¡adelante con los faroles!

  • JESÚS FUENTES

    Contestación a Enrique Jiménez Silva:
    existen dos modelos de periodismo: el de información y el de sensación. Te adelantaste a publicar el texto por la parte sensacionalista y morbosa del asunto.
    Mi investigación, en cambio, es verdad que aún me faltan datos, conseguiría retrasar la ejecución de la sentencia. Es decir, la entrega del San Servando a la Fundación….. un acto más evidente de cómo el “facherío” vuelve a hacerse con todo. Estamos en unos momentos claves de la política española, en la que la entrega del Castillo de San Servando solamente es un símbolo de como la derecha ultraconservadora reaparece en España.
    Hoy ya sabemos que PP, Cs y Vox son lo mismo. Por eso la investigación que yo impulsé tandeía a retrasar lo más posible lo que se me antoja un disparate: que san Servando deje de ser publico para pasar a manos privadas. ¡Y qué manos!
    Estimado amigo, una investigación seria no puede entrar en las aventuras sexuales de tal o cual personaje. Eso queda para los programas basura de la tele o para las revistas del corazón y otros tabloides rosa. Esto sería como explicara que los árabes entraron en siglo VIII en España por que D. Rodrigo tuvo un desliz de sexo con la hija del Conde D. Julián. A cualquiera minimamente sensato le parecería un disparate pensar que la perdida de España por los visigodos fue por un habitual acto amoroso en la Corte de Toledo. Salvando las distancias de tiempo y época, el caso que tratamos se parece.
    Solo importan los hechos. Y los hechos son que la reclamación del undecimo marqués de Can Bonet puede retrasar la ejecución de la sentencia. San Servando, a la espera de este y otors litigios que se anuncian, no caerá en semejantes manos.
    Saludos cordiales, feliz año nuevo. Y ya te devolveré en otro momento esta patada.
    Jesús Fuentes Lázaro

  • Luis Antolín Jimeno

    Con tantos dimes y diretes, a ver si lo he entendido. Había un castillo, que no sé de quién era, parece que de un marques o un conde, algo de la realeza, que un señor que se llamaba Franco, por su santo y maltrecho escroto, arregló con el dinero de los españoles para que los falangistas, que le había ayudado para proclamarse Caudillo, montaran su chiringuito. Parece que el Marques se tiraba a… (Esto no queda claro si era a un Instructora de la S.F. a un miembro de la realeza o a alguien de la familia del Caudillo) y castigado por su felonía, Franco le regaló el castillo, que era del Marques, reconstruido con dinero público, a la Fundación de la Sección Femenina, que debe ser la marca blanca de aquella organización que tanto hizo por la mujer. Luego vino la democracia y, para que los que nos hubieran masacrado y robado no se enfadaran, hicimos una transición que es como decir pelillos a la mar y todo lo que hiciera Franco está bien hecho.
    Ahora que nos gobiernan socialistas, liberales e incluso neofascistas y ¿marxistas? Y a la gente nos pilla en plenas compras de Año Nuevo, a todos nos parece bien que el castillo sea, creo que de los herederos de una organización fascista o de un miembro de la realeza, que ya sabemos que la legalidad de nuestra realeza proviene de la voluntad de Franco y no de la voluntad popular que quiso que España fuera una República.
    Todo muy normal. Supongo que a nuestros gobernantes y aspirantes todo esto les tiene al pairo: Sánchez, que dice Peridis que cada día se parece más a Suarez, que sabemos que era un falangista, Rivera que en su nombre lleva la adscripción política y que parece a punto de reinventar las J.O.N.S. Casado que sabe que, aunque no se convierta en el gran jefe, le espera un futuro prometedor en la Formula 1 o algo así, al modo del yerno de aquel otro.
    Ustedes discutan quien tiene la primicia de la información y quien dice la verdad. A mí, pensar en ese Castillo en manos privadas me pone los pelos de punta.

  • Lope G. Palomeque

    ¡O el castillo o la Peraleda¡

    Como no hay bien que por mal no venga, debemos agradecer a nuestros lectoescritores: Enrique, Antonio, Honorio y Jesús, haber colaborado con sus averiguaciones, sin quererlo, a desenredar uno de los embrollos jurídico-urbanísticos en los que se encuentra actualmente nuestra ciudad y en consecuencia sus administradores. Asunto que no hubiese trascendido si no fuera por sus perspicaces averiguaciones de libelo judeo-masónico.

    El último heredero del marquesado de Can Bonet, el undécimo, hoy reconvertido en postulante de derechos inmobiliarios, además de ser el custodio de una de las historias adúlteras de la España castiza de mediados del siglo pasado, esconde otra de sus pretensiones bajo el anonimato de una sociedad mercantil, de la que fue su padre consejero fundador. Un banco, por todos conocido por su codicia y expansión de los ideales de la alta burguesía catalana.

    El caso es que los suelos de La Peraleda, propiedad en su día de otro grande de España, la condesa de Bonos, acabarían, no se sabe cómo, en manos de Álvaro de Figueroa y Porres, vizconde de Romanones, enfrentado con el marqués por el lío de faldas, y así hasta el 2008. (En la página de transparencia del Ayuntamiento de Toledo se puede comprobar la propiedad de los suelos en 2007 de la familia Figueroa y Porres http://www.toledo.es/wp-content/uploads/planes-parciales/16-SECTOR-PP-02-LA-PERALEDA/PROYECTO-DE-REPARCELACION/Reparcelacion%20PP2%20Peraleda-Feb2011v2.pdf)
    Cuando los efectos de la crisis inmobiliaria habrían trasladado la titularidad, por caprichoso azar del destino, a la innombrable banca catalana, hoy poseedora de los suelos y que a través de su “banco malo” intenta negociar con el consistorio toledano. (Consultable en el portal inmobiliario https://www.yaencontre.com/venta/terrenos/toledo ).
    El caso es que ante los supuestos derechos el actual marqués de Can Bonet habría presionado a las administraciones con ejercer sus derechos, bien sobre el castillo, o bien ser compensado con la recalificación de La Peraleda. Y aquí en este dilema se encuentra la ciudad y sus regidores, que consultados sobre la coacción, han declarado: “nos parece ¡genial¡ cualquier aportación, siempre que sea bajo la premisa de que la Peraleda no sea un barrio exclusivamente para la elite”.
    Asunto que trasportará a Palomeque a sus orígenes zamarros, al cervantino: “Toledo, solar hispano, crisol de la raza íbera”, a la más profunda, gloriosa y surrealista España esteparia, oligarca, cacique y ultramontana. Es la petición de los herederos del marqués de Can Bonet -hoy ocultos bajo la mercantil SA-, que habrían puesto sobre la mesa de negociación, con el único objetivo de salvar el honor – y sus intereses pecuniarios-: ¡O el castillo o la Peraleda!
    Lope G. Palomeque

    • Jesús Fuentes

      Sin lugar a dudas la última aportación de Palomeque descubre otra parte de las intrincada historias que circulan por Toledo. Por algo es una ciudad más de leyendas que de realidades. Aunque las leyendas se deban al pueblo y la realidad la gestionan quienes pueden. Muy pocos, pero todos preocupados por el bienestar popular. Nada mejor, para conseguirlo, qué construir. Construir cualquie suelo sin importar patrimonio , herencias culturales y otros inventos reaccionarios que van contra el progreso. Gracias por la aportación a esta historia de la infamia, qué diría el retórico Borges.

Deja un comentario