La Posada de la Hermandad de Toledo. De cárcel de golfines a centro cultural (y II) [José García Cano]

Habíamos dejado interrumpido el recorrido histórico y los diferentes usos de la Posada de la Hermandad de Toledo, en las postrimerías de los años 70 del siglo XX, cuando había cerrado sus puertas el ya olvidado Museo Histórico de la Ciudad de Toledo y se auguraba un futuro eminentemente cultural para el edificio. Ya en la década de los 80, la antaño sede de los cuadrilleros, recibiría una exposición que muchos toledanos recordarán y que por cierto fue muy criticada, al mismo tiempo que visitada.

Y llegó la polémica: la exposición de instrumentos de tortura aterriza en Toledo.

En el año 1986 se abriría la antigua sede de la hermandad como centro de arte para albergar exposiciones de autores contemporáneos, así como diferentes eventos culturales. En julio de ese mismo año y en una parte del inmueble, se ubicará además una exposición que una empresa privada gestionó con casi un centenar de reproducciones de antiguos instrumentos de tortura. Aquella exposición no estuvo exenta de polémica, pues tanto el Ayuntamiento de Toledo, como la propia Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, tuvieron que manifestar su descuerdo ante el poco rigor histórico y seriedad de la misma. Algunos de aquellos instrumentos de tortura jamás fueron usados por la Inquisición española y la mayor parte además, tampoco se utilizaron en España (como la guillotina o la dama de hierro…) ni en Toledo. El diario El País, llegó a publicar en el suplemento dominical de 7 de febrero de 1988 un reportaje sobre esta exposición, que vino a nuestra ciudad de mano de los italianos Lorenzo Cantini, Sergio Martelli y Sandro Albiani.

Otros medios de tirada nacional como la revista Cambio 16 (nº 774, de 29-09-1986) se hicieron eco de aquella exposición que estuvo abierta hasta finales del mes de diciembre del citado año 1986. Algunos de los instrumentos que se podían descubrir en aquella exposición eran “la cuna de Judas”, el “violín”, el “aplastapulgares”, el “quebrantarrodillas”, la guillotina o la “dama de hierro”, parte de los cuales aún siguen en Toledo dentro de otra exposición muy similar a aquella que vino a Toledo hace 32 años.

Revista Cambio 16, nº 774 de 29-09-1986

De la época en la que la Posada de la Hermandad funcionó como centro artístico y de exposiciones, encontramos el que fue anagrama o distintivo de la misma. El cartel de aquél centro cultural provenía de un concurso convocado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Toledo, que ganaron los artistas Pedro Cases y Fernando Sordo y cuyo premio ascendió a 150.000 pesetas. Las tres salas acondicionadas para exposiciones recibieron nombres de artistas toledanos: sala Alberto Sánchez, sala Julio Pascual y sala Enrique Vera.

Sería en julio de 1998 cuando –como citábamos al principio de estas líneas- se abrirían al público las antiguas cárceles o mazmorras de la Posada de la Hermandad. Aquella rehabilitación tuvo un coste de 1.360.000 pesetas y se realizó siendo alcalde de Toledo Agustín Conde, interviniendo en la financiación la Fundación Caja Madrid. De nuevo la Escuela Taller de Toledo, bajo la dirección de Juan Carlos Fernández-Layos de Mier acometería el proyecto de restauración de esta parte del edificio para el uso y disfrute de toledanos y visitantes. 

Periódico Lanza 22-07-1998

En la revista toledana Bisagra (nº 84 de junio-julio de 1989) se informaba de que el casco histórico contaría con una nueva oficina de información turística, que tras el traslado de la exposición de instrumentos de tortura, se iba a ubicar en los bajos de la Posada de la Hermandad. Además se pretendía instalar una biblioteca temática toledana con sala de vídeo, museo de artesanía, etc.

En 1991 el edificio sirvió como recurso en alguna escena de la película El Rey pasmado, dirigida por Imanol Uribe y protagonizada por Gabino Diego, Juan Diego, Javier Gurruchaga, Fernando Fernán Gómez y María Barranco. Una vez más, Toledo era se confirmaría como una ciudad “de cine”.

En abril de 1993 la prensa local informaba del robo acontecido en la Posada de la Hermandad. Se trataba de una escultura del conocido artista consaburense Pablo Costilludo. El entonces alcalde Joaquín Sánchez Garrido declaró que se tomarían las medidas necesarias como colocar alarmas y un circuito cerrado de televisión para evitar más robos en el edificio.

En junio de 1994 encontramos otro interesante uso del edificio de la Santa Hermandad, ya que se instaló en su interior la sede de la Secretaría Permanente de la Red Europea de Altos Estudios Turísticos (ETEN), asociación formada por instituciones universitarias de los países de la UE. La intención fue que la citada Secretaría también impartiese un máster sobre turismo, que pretendían tuviese una periodicidad anual.

En 1996 el Consejo de la Juventud se estableció también durante un tiempo en la Posada de la Hermandad. Posteriormente y hasta la actualidad, este emblemático edificio, después de tantos usos y vicisitudes ha venido acogiendo diferentes exposiciones temporales de diversa temática, consolidándose como un lugar abierto a la cultura, a la historia y al arte, donde además podemos rememorar las andanzas de una institución tan antigua y temida como fue la Santa Hermandad Vieja de Toledo.

José García Cano

Académico Correspondiente de la R.A.B.A.C.H.T.


FUENTES

Archivo Municipal de Toledo: https://www.toledo.es/toledo-siempre/

Hemeroteca del Centro de Estudios de Castilla La Mancha: https://previa.uclm.es/ceclm/

Diario ABC: http://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/toledo/ciudad/abci-museo-posada-hermandad-1958-1978-201711291911_noticia.html

Lafuente Urién A.; Gómez Vozmediano, M. F.: La colección documental de Anastasio de Páramo sobre la Hermandad Vieja de Toledo conservada en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional. Revista Archivo Secreto nº 4, 2008, pp. 44-71.

Páramo, A.: La Santa Hermandad Vieja de Toledo y su cárcel Real. Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. Nº 33, 1925, pp. 287-310.

Fernández-Layos de Mier, J. C.: El tribunal y las mazmorras de la Santa Hermandad de Toledo. Toledo: tierras y pueblos. Nº 9, 1999, pp. 2-5.

(Visited 158 times, 1 visits today)

Deja un comentario