La Escuela de Gimnasia, libros y recuerdos 2 [Luis Antolín Jimeno]

1938 y 1939. Nociones Teóricas para la Educación Física y Curso para instructores del F.E.T. y de las J.O.N.S.


En 1931 se proclama la Segunda República y el Estado, en materia de educación física, fija sus prioridades en la mujer y en la promoción de deporte. Consideran que la popularidad del deporte será un trampolín para acercar la actividad física a la población, ya que la Gimnasia Sueca como modelo educativo es realmente impopular. En esos años, la actividad en la Escuela de Gimnasia es frenética, a los cursos regulares se unen cursos de formación del profesorado, gabinetes de investigación de medicina del esfuerzo y asistencia a reuniones gimnásticas internacionales.

Además, en 1933 se crea la Escuela Nacional de Educación Física para llenar el vacío que hay en España en la formación del profesorado civil en esta materia. En las reuniones previas a su creación, participa el Teniente Coronel Villalba Rubio, en representación de la Escuela Militar de Gimnasia, que hace una propuesta para que, mientras se forma el nuevo profesorado, la Escuela Militar forme maestros especialistas que cubran la docencia en las escuelas, tal y como ya vienen haciendo.

Y si la educación física estaba cambiando en esta línea. ¿Por qué en los años cincuenta y sesenta hicimos una gimnasia sueca, militaroide, anticuada y odiosa? En Toledo, el gimnasio de los Maristas, por llamarlo así, era un sótano abovedado del que recuerdo las mugrientas cuerdas de trepa. Alguien de los que estudio en el Sadel ¿Recordáis el patio embutido entre muros altísimos? Allí se hacía la gimnasia. En el colegio de La Milagrosa y en las Ursulinas la gimnasia se hacía en el patio de recreo de suelo de baldosas; tenían más suerte que en Tavera, que el suelo era de granito, igual que el del Instituto. La excepción era el magnífico gimnasio del Colegio Menor San Servando, perfectamente equipado, con suelo de tarima y con amplios vestuarios y duchas.

Cartel de Josep Renau. Mujer y deporte en la República. (Iziquierda) Piscinas “Las Arenas” en Valencia, 1933-1934, del arquitecto Luis Gutiérrez Soto: fotografía y secciones del proyecto. (derecha)

La educación física estaba cambiando cuando el golpe militar de 1936 da un vuelco a los valores y el diseño del futuro de todo. La Escuela de Gimnasia, que era en ese momento el único centro de estudios superiores sobre la educación física y el deporte, con su director al frente se decantó por el bando de los sublevados. A partir de ese momento el desarrollo del estudio gimnástico está fuertemente condicionado por esta decisión. La gimnasia deja de ser científica para convertirse en ideológica.

La postura de la Escuela de Gimnasia es evidente en una publicación del Ministerio de Educación Nacional de 1938 en la que el Teniente Coronel Ricardo Villalba Rubio, dicta en ocho conferencias para maestros las Nociones Teóricas para la Educación Física que se impartirá cuando gobierne Franco.

Para diseñar como será la educación en España se reunieron en Pamplona, en 1938, representantes de todos los ámbitos de la educación. Algunos nombres: Antonio Vallejo Nájera, Martín Almagro Basch, Dionisio Ridruejo, Pedro Laín Entralgo que fue a hablar de Individuo y Libertad; Blas Goñi, humanista que está allí para dar voz a la iglesia. Entre ellos hay representantes de la Iglesia, el Carlismo, el nazismo y la Falange Española. De la Escuela Militar de Gimnasia de Toledo hay varios representantes que, desde un punto de vista puramente técnico, hablan de las aportaciones anatómicas y fisiológicas de la gimnasia. Pero la aportación más relevante es la del Teniente Coronel Ricardo Villalba Rubio, hijo del fundador de la Escuela Ricardo Villalba Riquelme.

Nociones teóricas para la educación física, de Ricardo Villalba Rubio.

Su intervención, en ocho conferencias, resulta caótica porque se le va el tiempo en proclamas patrióticas. Él mismo se da cuenta de que habla poco de educación física e invoca la fe de los alumnos: “Os estoy poniendo esto de manera que parece difícil, pero no lo es: con vuestra fe, conocimiento y voluntad, lo veréis. Y ya de paso lanza un aviso a los congresistas: ..”El maestro que no sienta a Dios y la patria no sirve para enseñarColegio y escuela en la que falte el ambiente cristiano y español, debe ser clausurada”.

Poco a poco va desglosando cual será el papel de la educación física en el nuevo orden pedagógico. Ya no es la compañera de la educación intelectual y moral, hay que añadir que debe ser patriótica y religiosa: “El fin último de la educación Física: Adorar a Dios Nuestro Señor y a la Patria”.

Ahonda en la discriminación de la mujer al señalar los grandes principios que deben regir la educación física: “Como orientación general y básica, con respecto a la educación física, debemos atender a la formación de hombres fuertes y mujeres hermosas. Ellos fuertes en su espíritu y ellas hermosas, además por sus virtudes acrisoladas”. Vuelve a hablar de la educación de las mujeres al hablar de organización escolar: “Aspecto que conviene citar es el de la cacareada coeducación…, Si en el campo de la educación intelectual se hace casi imposible la coeducación, la convivencia y aún la coinstrucción en el de la educación física, es imposible… para el desenvolvimiento sano de la sociedad humana y en los de conservación pura de la raza para mantener la masculinidad en el varón y la feminidad en la hembra”. Alerta sobre el peligro de la inversión de los sexos por el contacto frecuente sin sacramento mediante y basa la sana procreación de las mujeres en un atuendo gimnástico casto. Sobre el vestuario de las mujeres, opinan mucho los sacerdotes que hay en el congreso. Hay que suponer que ese es el origen del uso gimnástico de los pololos.

Curso para Instructores de F.E.T. y de las J.O.N.S. 1939

En cuanto a quien debe dar las clases, reconoce que no lo sabe y propone que la propia Escuela de Gimnasia de cursillos a los maestros para habilitarlos, tal y como ha venido haciendo hasta ese momento. Pero son muchas las necesidades y le parece buena idea recurrir al partido fascista: Falange Española Tradicionalista y de las JONS para que actúen como auxiliares de los maestros. No iba desencaminada la idea. Cuando acabó la guerra, se encargó a este partido de la política de los jóvenes y de la promoción de la educación física que se formarían en el Frente de Juventudes o la Sección Femenina. Los profesores formados en la Escuela de Gimnasia, también podrían dar clases en el ámbito civil y, en los colegios de la Iglesia, podría dar clase quien quisiera. Me imagino que todos los que recibimos clases de educación física antes de 1970 podemos recordar alguno de esos perfiles entre nuestros profesores.

El resto de las conferencias son desorganizadas referencias a la Gimnasia Sueca y a la Cartilla Gimnástica Infantil, que crítica pero le parece un recurso aceptable, ya que no hay otro. Es por tanto la gimnasia sueca lo que propone para la educación física educativa para después de la guerra.

Al terminar la guerra y después de la reapertura de la Escuela de Gimnasia, que ahora se llama oficialmente Escuela Central de Educación Física, se apresuran a cumplir con el mandato que se les encarga y convocan, en octubre de 1939, un Curso para instructores de F.E.T. y de las J.O.N.S. (Falange Española Tradicionalista y de las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas), que era el partido único de la dictadura.

Las colonias fueron los campamentos de la OJE. Almorox 1962. En el centro, arriba, el autor.

El programa contiene una parte de adoctrinamiento político, realmente exhaustiva: La unidad Nacional Española; Revolución y tradición; Nación, unidad e imperio; Sentido religioso y militar de la vida, José Antonio, su obra y sus escritos, FET y de las JONS y el Caudillo… Catorce conferencias que ocupan más espacio que el tiempo dedicado al deporte del que hace una curiosa selección: Atletismo, natación, esgrima, generalidades sobre boxeo y luchas. Todo lo demás se refiere a la ya consabida gimnasia sueca, organizada como gimnasia premilitar, con incursiones en los juegos populares y un curioso añadido sobre masaje, excursionismo y colonias escolares. Estos programas suponen una gran involución que, en materia de educación física, nos devuelven al siglo XIX.

Las consecuencias de esta involución

El Frente de Juventudes y la Sección Femenina tienen bien aprendida la lección pedagógica y, en su primer Cartilla Escolar (1944), deja claro que: “El enseñar la educación física es hacer política…, es una educación patriótica y un movimiento de educación nacional”.

El resultado fue que para las asignaturas de política (FEN: Formación del Espíritu Nacional) y de gimnasia, el profesor era el mismo. Aplicando la doctrina al pie de la letra, Pedro Jesús “Chuchi”, buen profesor y mejor persona, en los años cincuenta, siendo profesor del Colegio del Frente de Juventudes, que estaba en la Trinidad (El antecedente del Castillo San Servando), decidió, supongo que con un deje de sorna, que si política y gimnasia era lo mismo, la nota de una asignatura valía para la otra. Supongo que una tabla de equivalencia entre las asignaturas podría equiparar los Principios del Movimiento con el salto del plinto o la trepa de la cuerda

Y esos fueron los objetivos de la educación física que muchos aún recordamos con desagrado. La rigidez de las formaciones, la cantinela rítmica del 1-2, 1-2… El aburrimiento. Una gimnasia que ya era antigua a principios del siglo XX. La sabiduría popular reunió las asignaturas de Política (FEN), Gimnasia y Religión bajo el nombre de “Marías” para, en una asociación de ideas odiosa, escenificar su papel de comparsas.

Por fortuna para la Escuela de Gimnasia, con el desarrollo de las escuelas de formación de profesorado de Falange, se vio relevada de su responsabilidad en la educación civil y fue recuperando su labor investigadora. Comienzan a prestar atención al deporte y aparecieron excelentes publicaciones, como los tratados del Coronel Trapiella, que se acercan a la mujer y superan el concepto premilitar de la gimnasia sueca. En los años sesenta se publican tratados de pedagogía modernos y el acercamiento a la población civil, por medio del deporte, es evidente. Pero esto es la siguiente historia.

Luis Antolín Jimeno

Deportes y Diversiones: Luis Antolin blogspot

La Escuela de Gimnasia, libros y recuerdos 1

 

Para escribir este artículo he recurrido a los textos originales de los libros mencionados, además de las dos publicaciones comentadas:

Ricardo Villalba Rubio. Nociones Teóricas para la Educación Física. Publicaciones del Ministerio de Educación Nacional. Burgos 1938

Escuela Central de Educación Física, Curso para instructores del F.E.T. y de las J.O.N.S. 1939

Hay referencia a la Cartilla Escolar de 1944, a la obra de F. Javier Trapiella (Técnica de gimnasia educativa y Ciencia y arte de la educación física).

El programa del Curso para instructores… pertenece al Archivo Municipal de Toledo.

(Visited 304 times, 1 visits today)

Deja un comentario