“Jule”. Una vida por amor al arte [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 12 D17 Archivo VASIL


Corre el año 1969 y se inaugura en el patio de la Jefatura Provincial del Movimiento (actual sub-delegación del Gobierno en la plaza de la Ropería) la exposición 25 óleos de Jule.  El cronista del momento, Hilario Barrero, ya anuncia el camino que el pintor toledano recorrerá durante gran parte de su vida “….. este pintor, donde la constancia y el tesón se ponen de manifiesto, tiene sin duda una personalidad”.

Las imágenes no engañan; Jule es la versión local del “curioso caso de Benjamin Button”. Parece que por él la vida transcurre a la inversa. Nacido en el año de la Guerra Civil Española (1936) nos hace pensar que su vida ha evolucionado de menos a más. Mezcla en su memoria las travesuras en el barrio de Santo Tomé con la cercanía de la Escuela de Artes a la que se asomaba bajando la calle del Ángel. Desde muy joven, no se le conoce mayor vocación que pintar, a lo que ha dedicado -y dedica- toda su vida.

Como saben nuestros asiduos lectores, no es este el apartado del blog Hombre de Palo donde nos ocupamos del “pensamiento” o la “crítica” artística. Prometimos la semana pasada acercaros a los “artistas” de nuestra ciudad pero en su faceta humana, ciudadana y vecinal.

Julián García Rodríguez ha logrado lo que muchas personas pretenden y pocos consiguen: un sello personal e intransferible que en el mundo profesional, familiar, artístico y social se reconoce como “Jule”.

Se incorporó al grupo Tolmo inmediatamente después a su fundación, en 1971. Allí, junto a otros artistas con inquietudes renovadoras, encuentra y promueve la creación artística y las relaciones sociales para el impulso de una sociedad necesitada de un profundo cambio. En los años 70, Tolmo (acrónimo de Toledo Moderno) era “un nido”; pero eso es otra historia que algún día contaremos.

En el plano vecinal, él mismo ha contado varias veces su estrecha amistad con el matrimonio Peñalosa (Maite y Juan – Archivo Vasil). Siempre ha recordado con cariño y con cierto orgullo, cómo contribuyó a los inicios de Maite como fotógrafa prestándole su cámara Kodak para las primeras prácticas.

La foto de grupo corresponde a la inauguración de la primera exposición que realizó Silva en la Galeria Tebas, de Madrid, precisamente gracias a la propuesta que Jule hizo para presentar a Fernando Silva en la capital de España. De izquierda a derecha: Aroldo, Silva, Director General de Bellas Artes, Peñalosa, Beato y Cruz Marcos, que también asistieron al acto.

A su faceta pictórica, nuestro querido Jule añade el amor por la naturaleza y también lo practica en comunidad con el Grupo Senda. En estos momentos, no sabríamos calcular si ha dado mas paseos con el pincel, a través de lienzos, tablas y resinas, o pinceladas con sus botas de montaña atravesando veredas y caminos en busca, tal vez, de inspiración.

Fruto de ese dialogo permanente entre el arte y la naturaleza, Jule fue capaz de concebir uno de los mejores y mayores proyectos para la ciudad de Toledo. Diseñó una solución urbanística y paisajista para la zona de los rodaderos de la margen del río Tajo a la altura de la cornisa. Este, como otros muchos proyectos urbanos jamas llegaría a materializarse. Pero la genialidad ahí está, en los archivos municipales por si alguna corporación venidera se atreve a rescatarlo.

Pasear y pintar. Pintar y pasear. El lienzo compensa el gasto físico. El campo relaja del esfuerzo intelectual. Tal vez sea ese su secreto: haber alcanzado el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Quizás por eso, nuestro Benjamín Button, parece cada día más joven, más en forma, más dispuesto a ser la persona que siempre ha pretendido.

¿Y yo qué pinto en esta vida? Jule, pues tú pintas.

 

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 511 times, 1 visits today)

2 Comments

  • Debo aclarar que la foto de grupo pertenece a la inauguración de mi primera exposición en Madrid en la desaparecida “galería de arte Tebas”, en la calle Ruíz (barrio de Malasaña). Allí una serie de óleos sobre tela y unas témperas sobre papel fue la propuesta que llevé a cabo en el año 76. Jule propuso a la galería para que hiciera mi primera exposición y esta, de muy buen grado, aceptó la propuesta.

Deja un comentario