Encaramado al larguero del campo del Toledo [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 10 D18 Archivo VASIL


Coincidiendo con los actos de celebración del 90 aniversario de la fundación del C.D. Toledo, a lo largo de este año el club toledano está llevando a cabo una serie de actos y celebraciones encaminadas a reconocer la labor de todas aquellas personas que han hecho posible esta larga historia del fútbol en nuestra ciudad.

Formando parte de esa “historia” que cada 15 días llevaba la atención informativa al terreno de juego, el Archivo Vasil contiene una pequeña parte de la memoria gráfica del equipo “verde”.

Por más vueltas que le damos al archivo, tratando de identificar, documentar y ordenar los miles de fotogramas, seguimos descubriendo “perlas” que, hasta ahora, no habíamos identificado convenientemente.

Hoy publicamos dos fotografías realizadas gracias a la pericia de Juan Peñalosa. Sin motor en la cámara, sin mandos a distancia ni control remoto; a pie de campo, expuestos al pim-pam-pum de los disparos más o menos certeros de los delanteros.

Encaramado al larguero. Son dos momentos en los que el portero necesita desplegar sus dotes gimnásticas para evitar el gol.

Nos encontramos en el antiguo campo de Palomarejos. Las instalaciones deportivas desaparecieron en 1972 y en ese mismo solar se construyó la actual residencia de mayores de la Seguridad Social de la avenida de Barver. En el fondo, las casas de barrio de Corea son perfectamente identificables porque, a pesar del paso de los años, su estructura básica sigue siendo la misma.

La oportunidad de ambas instantáneas nos ofrece la posibilidad de recorrer visualmente una escena deportiva y cotidiana.

Lo primero que nos alegra es que el Toledo, equipo local a la izquierda, va ganando 1-0. Las tablas con los goles son custodiadas por unos chiquillos, encaramados al altillo que hace más visible el escudo del club y en cuyo seno se aloja el marcador “manual”.

La posición del arbitro también es muy destacable. Perfectamente situado “en línea” será capaz de determinar si la pelota entra o no; aunque como en el caso de la segunda foto, el balón, al final, rebotase en el larguero alejándose de la línea de gol.

Los postes rectangulares, no redondos como ahora. Suficientemente fuertes y necesariamente flexibles para que, como en este caso, permitan el balanceo del portero, literalmente “colgado del larguero”.

Con estas dos fotografias, desde el blog “Hombre de Palo” y desde el Archivo Vasil queremos sumarnos al homenaje colectivo al C.D. Toledo y, especialmente, a los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, que a lo largo de estos 90 años han contribuido con sus crónicas, reportajes y fotografías a la historia del fútbol en la ciudad.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 467 times, 1 visits today)

3 Comments

  • Antonio Ruiz Sanchez

    Esta foto me trae muchos recuerdos, yo jugué en el Toledo desde el año 1959 al 1970. Me Llamo Toni y fue una época muy bonita. Éramos 4 de Toledo, León, Miguel Lopez Rico y Yo

    • Piluca

      Hola soy Piluca hija de León y sí el de la foto es mi padre. Era muy típico de mi padre cómo se sujetaba al larguero.
      Tenemos algunas fotos pero estas no las conocíamos.

Deja un comentario