Domingo de Ramos. ¡¡Que Dios reparta suerte!! [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 15 D19 Archivo VASIL


Domingo de Ramos en la Catedral de Toledo

Junto al pregón de Semana Santa, la visita a los Monumentos y, ¡cómo no!, procesionar con alguna de las cofradías que invaden el casco histórico, durante bastantes años, el toledano debía incluir en su agenda festiva la visita a la Plaza de Toros de Toledo, para asistir al primer festejo taurino del año: la corrida del Domingo de Ramos.

Existía entre el “pueblo llano” la infundada tradición de que, dada la proximidad de fechas, el coso toledano era algo así como un banco de pruebas para toros y toreros de cara a la inminente Feria de San Isidro, la Champions Leage de la tauromaquia nacional. De la misma forma y con idéntico escaso rigor, se pensaba que para la corrida del Corpus venían los triunfadores de San Isidro para lidiar con los toros que no habían pasado “el corte” en los corrales de Las Ventas.

Mentiras y verdades aparte, lo cierto es que, en Toledo, como en todas las plazas del mundo, hubo grandes faenas, grandes toros y grandes toreros. Lógicamente, también se vivieron tardes de hastío, pero sobre todo, de frío; porque en Toledo, en abril, generalmente hace frío. Antes y ahora.

En los años sesenta y gran parte de los setenta vivíamos inmersos en un entorno social de tradiciones y la Semana Santa era el momento perfecto de afianzar, acrecentar o ampliar nuestra presencia e incluencia social.

Por la mañana a la parroquia. Niños y adultos portando hojas de palma y ramas de olivo recibían (en términos doctrinales) la entrada de su Señor Jesucristo en la ciudad de Jerusalén. Allí le esperaba, ni más ni menos, que su propia pasión, muerte….y resurección.

Pueri Hebraeorum,

portantes ramos olivarum,

obviaverunt Dominus, clamantes et dicentes:

Hosanna in excelsis.

(ESCUCHAR CANTO DE JERUSALEN)

Santiago Martín “El Viti” también alcanzó la gloria muchas tardes en la plaza de toros de Toledo

Después de cumplir religiosamente con el precepto que da sentido religioso a la festividad, llega el momento de una suculenta comida familiar, rodeada de niños y rematada con el dulce típico del momento: unas buenas torrijas.

Una corta e intensa “siesta” para los mayores y ¡a los toros! ¡A los toros!

Si amenaza lluvia, paraguas. Si amenaza solanera, sombrero. Que para eso estamos en primavera.

Capotazo, lo que en términos taurinos también se conoce como “foto de cartel”.

En aquellos años, los pocos (o muchos) que pensaban en contra del sacrificio animal no tenían la posibilidad (ni la libertad) de exponerlo públicamente; incluso, en privado, debían cuidar muy bien “de qué pie cojeaban” sus interlocutores.

Tranquilamente el conocido y denominado “respetable” va ocupando sus estrechas localidades en la barrera, contrabarrera, tendido bajo, tendido alto, grada o tabloncillo. Había -y hay- una variada oferta en proximidad y precios.

Y de la liturgia de las palmas y ramos hemos pasado, casi sin darnos cuenta, a la liturgia de la tauromaquia.

El paseillo, las cuadrillas, desde el maestro -al frente- hasta los monosabios. Dejamos el de paseo y calentamos músculos con el capote de brega; unos pequeños lances de salón y los clarines nos indican que el primer toro está a punto de salir. Luego el segundo, el tercero; así hasta seis…… si la cosa va bien.

Cada faena (dos por torero) busca el triunfo materializado en saludo, vuelta al ruedo, orejas y el rabo. (De ahí la expresión “tocar pelo”).

O por el contrario, escucha con resignación los pitos del que, a pesar de todo, sigue siendo “el respetable”.

Por la mañana, los Niños Hebreos portan ramas de olivo clamando Hosanna en el Cielo. Por la tarde, “el respetable” y “el torero” claman su propio triunfo sobre la bestia.

Y son los mismos los que protagonizan una y otra liturgia. 

Pues ya que estamos tan taurinos y tan católicos, en esta Semana Santa que iniciamos, en este Domingo de Ramos que celebramos, en estas procesiones, en estas vacaciones……  “que Dios reparta suerte”.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

 

(Visited 193 times, 1 visits today)

Deja un comentario