Diario alegre de un encierro triste. Día 7 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 7

Bailemos un vals

Cuando ayer encontré la peseta y el duro en el coche, me vinieron a la memoria la cantidad de cosas que tengo guardadas, a modo de recuerdos. Hoy he subido al altillo del garaje dispuesto a ir abriendo cajas.

La primera un tocadiscos “Dual”; su aguja, su acoplador para los “singles” (*) y una gamuza para quitar la electricidad estática de los vinilos. Sí, vinilos, ese material con el que ahora se hacen suelos de lo más moderno.

En otra caja, dos paquetes de discos. Y me he dicho, ¡coño! esto igual suena. Y sonaba.

Lo he puesto en el salón; he esperado a que mi mujer viniera del hospital -no está enferma, es enfermera- y hemos bailado un buen rato al son del “Vals de las Mariposas”, de Danny Daniel. Luego, ella, me ha sonreído……

@Antonio Esteban Hernando / D7 del Diario alegre de un encierro triste

Después de un buen rato, he descubierto que la sonrisa de mi pareja se debía a que esa era la canción que bailaba con su primer novio (que, por cierto, no era yo).

¡Vamos, que he hecho el canelo!

Objetivo del día: Cuidar al máximo mis detalles románticos.

Y mañana será otro día.

* Para los más jóvenes los “singles” eran los discos de vinilo que contenían solo dos canciones; una en la Cara A (la que se consideraba importante) y otra en la Cara B. Si aquello tenía éxito, la compañía invertía más dinero y editaba un LP (Long Play que se traducía como Larga Duración) ya con 10 o 12 canciones.

Quique J. Silva

(Visited 137 times, 1 visits today)

Deja un comentario