Diario alegre de un encierro triste. Día 45 [Quique J. Silva]

@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 45. Los aplaudidos

(el bonocaña) Los aplaudidos

 ¡Todo va a salir bien!

Como es lógico, a unos les parecerá bien, a otros mal y a la mayoría una “chorrada”; pero yo lo digo “por si cuela”.

Estamos todos de acuerdo en que los sanitarios están salvando a la población, en la medida de sus posibilidades.

También hay consenso general en el trabajo de cajeros y cajeras de supermercados como artífices del milagro de los suministros domésticos.

No dejamos atrás a los empleados de la limpieza que mantienen las calles como si de la víspera del Corpus se tratara; ni a todos y cada uno de los que, desde sus unidades locales, provinciales y nacionales, velan por el cumplimiento de la norma.

A estos y a todos los demás, que se dejan la piel salvando a “los de casa”, los llamaremos “Los aplaudidos”.

Este selecto grupo de ciudadanos y ciudadanas, de hembras y machos, de señores y señoras … españoles todos, merecen mucho más que un aplauso.

@Antonio Esteban Hernando / D45 del Diario alegre de un encierro triste. Los aplaudidos

Propongo –en serio- que propietarios y camareros, ofrezcan gratuitamente el “bonocaña”. Concretamente se trata de repartir entre “los aplaudidos” una tarjeta de cupones que les permita consumir bebida gratis. No comer, que tampoco hay que abusar en esto de la bondad colectiva y los bares solo van a poder ofertar un tercio de su aforo.

Los demás, solo tenemos que regresar pronto a bares y cafeterías, para compensar las pérdidas.

Que la sed -que estos días han pasado en sus trabajos “los aplaudidos”- se vea aplacada por la solidaridad de los bares, que al final de la fase III podrán volver a llenar sus barras de “supervivientes”.

Objetivo del día: Tomar más cañas (aunque sea sin alcohol).

Y mañana será otro día.

Quique J. Silva

(Visited 189 times, 1 visits today)

Deja un comentario