Diario alegre de un encierro triste. Día 42 [Quique J. Silva]

@ Benjamín Juan. Diario alegre de un encierro triste. Día 42.

Bromas, las justas

Vale que las grandes compañías aprovechen estos días de reclusión para seguir vendiéndote cosas por teléfono (sabiendo que no te vas a mover de casa); vale que todo el mundo tiene derecho a ganarse un sueldo digno; vale que mucha gente resuelve sus necesidades comprando por teléfono …

¡Pero coño! (perdón); que suene mi teléfono de casa y a estas alturas me pregunten si soy usuario de telefonía fija y móvil; tiene narices.

Tan absurda me pareció la pregunta que decidí proseguir la conversación.

  • Sí claro –contesté- ¿cómo se cree que estamos hablando si no?
  • Me refiero –aclara el educado vendedor- si las usa simultáneamente.
  • Pues mire, generalmente si hablo por el móvil no lo hago por el fijo y viceversa; aunque bien pensado podría hacerlo porque tengo dos orejas.

La siguiente cuestión ya me hizo pensar que se trataba de algún programa de radio de esos de las “bromas”.

  • ¿Ha pensado la ventaja que representa poder contestar las dos llamadas a la vez con nuestro Manos Libres Duplex 2×2?

En ese momento empecé a mirar alrededor buscando la radio para encenderla y escucharme en directo. Pero no, a esa hora no había programa de bromas, solo música.

@Antonio Esteban Hernando / D42 del Diario alegre de un encierro triste

Me armé de paciencia, respiré dos veces y contesté:

  • Lo cierto es que no lo había pensado. Ahora que lo dice creo que lleva razón. Mire, hagamos una cosa. Cómprese usted el Duplex 2X2, primero llame a su madre; luego a su padre y a los dos a la vez les pregunta cómo pudieron parir un hijo tan “coñazo”.

Objetivo del día: Ser más educado. La culpa no la tiene quien obedece; la tiene quien manda.

Y mañana será otro día.

Quique J. Silva

(Visited 259 times, 1 visits today)

Deja un comentario