Diario alegre de un encierro triste. Día 17 [Quique J. Silva]

@Antonio Esteban Hernando / D17 del Diario alegre de un encierro triste

Enclaustrados

La desesperación por el confinamiento está empezando a hacer mella en mi reducido entorno familiar.

Hartos de leer, escribir, escuchar música; de mirar el móvil, la tablet y la tele, por fin me he decidido a pedir “consejo profesional” y he utilizado el comodín de la llamada.

  • Buenos días, llamo de la clausura de Visatahermosa y me gustaría hablar con la Madre Superiora.
  • Un momento, que se pone.

Espero, con el auricular pegado a la oreja; escucho unos pasos, fuertes y decididos, y el eco inconfundible de la gran galería del claustro superior.

  • ¿Hola?
  • Madre, soy Quique. ¿Me recuerda? Suelo ir en navidades con mis amigos al convento, a cantar villancicos y a compartir con las monjas la alegría de esas fiestas.
  • Sí claro, Quique. ¿Qué podemos hacer por ti?
  • Pues mire, Madre, quiero consejo. Ya sabe que ahora vivimos todos en clausura y si hay especialistas en ese tema, sin duda, son ustedes.
  • ¡Tú siempre con tus cosas!
  • Por si preguntas en serio, te daré la receta: Un poquito de paciencia, una pizca de inteligencia, cuarto y mitad de humildad y un chorrrito, o dos, de respeto.
  • Gracias Madre, me ha sido de gran ayuda. ¿Puedo pasar la receta a mis amigos?
  • Sí claro. ¡Que Dios te bendiga!
@Jesús Gómez-Escalonilla Sánchez-Infante. Diario alegre de un encierro triste. Día 17

Siempre lo he dicho, lo mejor es ir a la fuente. Y por eso lo comparto.

Objetivo del día: Solo hacer caso a los que saben.

Y mañana será otro día

Quique J. Silva

(Visited 246 times, 1 visits today)

Deja un comentario