Del Paseo del Miradero al Solar del Miradero [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 33 D16 Archivo VASIL

miradero-b-s739_0048

Biblioteca abierta: una idea brillante que se apagó muy pronto.


La lectura infantil y juvenil (y también la adulta, para qué negarlo) siguen siendo una asignatura pendiente para nuestra sociedad. Al menos, así lo debieron concebir los mandatarios del momento cuando en la penúltima gran remodelación del paseo del Miradero decidieron instalar un “refugio” de libros públicos con acceso libre.

Aprovechando la proximidad de la Biblioteca Pública situada al final del paseo, a alguien se le ocurrió la gran idea (y no es ironía) de aprovechar la nueva obra para construir unas estanterías, protegidas de las inclemencias del tiempo, en las que ofrecer literatura al paseante. El proyecto duró poco y no creemos que fuera por falta de lectores (o sí) o porque robasen los libros (o no). Tampoco dudamos del interés literario de los ejemplares expuestos ya que “la caseta literaria” se surtía de los grandes fondos de la biblioteca vecina.

miradero-a-s739_0044

miradero-c-s739_0049

Sea por lo que fuere, realmente era muy optimista pensar que, ni el mas afamado y vicioso lector, sería capaz de sentarse en un nuevo paseo donde a “alguien” se le olvidó acondicionar zonas de sombra. Los grandes arboles talados para la nueva estructura arquitectónica no fueron sustituidos por otras sombras aunque fueran artificiales. Se instalaron, primero los libros y luego los bancos. Leer de pie tampoco es la forma mas adecuada de aficionar a la lectura y para colmo del despropósito, al desarrollar el nuevo espacio, nadie tuvo en cuenta que, para cuando los recientes plantones dieran sombra, ya existirían los ebook, internet y la nube. “A la Vi, a la Va, a la Vista está”.

¡Qué gran idea para un mal proyecto!

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 210 times, 1 visits today)

Deja un comentario