De “tontitos” a “personas” de la mano de APANAS [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 10 D19 Archivo VASIL


1975 Familias, usuarios y profesionales en el jardín del centro ubicado en el barrio del Puente de San Martín

Nuestra misión es “Contribuir, desde su compromiso ético, con apoyos y oportunidades, a que cada persona con discapacidad intelectual o del desarrollo y su familia puedan desarrollar su proyecto de calidad de vida y promover su inclusión como ciudadana de pleno derecho, en una sociedad justa y solidaria”. Ni más, ni menos.

Todo aquel que quiera acercarse al conocimiento de las familias, profesionales y usuarios que trabajan entorno a ese objetivo, pueden hacerlo. Comprobarán la realidad de un mundo de inclusión, por encima -y no al margen- de toda la parafernalia literaria, cinematográfica y demagógica.

En 1965 un grupo de familias decide aunar esfuerzos para iniciar una lucha que aún no ha finalizado. Los padres y madres de personas con discapacidad confían en aquello de que “la unión hace la fuerza” y suman sus trabajos individuales más provistos de voluntad que de profesionalidad.

En Toledo se produjeron varios movimientos asociativos y uno de ellos, sin duda el principal, fue la fundación de la Asociación Provincial de Familias de Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (APANAS).

Como el resto de la sociedad a la que pertenece, a lo largo de mas de 50 años APANAS ha ido evolucionando en los medios y formas; pero sin modificar el objetivo.

Ya quedan atrás aquellos primeros años de penurias organizativas y funcionales.

Visita de la Condesa de Rocamartí al centro de APANAS

También queda muy atrás aquellos años setenta en los que se inauguró la que fuera primera sede “formal” de la asociación, el Centro Condesa de Rocamartí, en las inmediaciones del puente de San Martín.

En aquellos años, APANAS recibió un impulso importante merced a la participación directa de la Condesa de Rocamartí, esposa del entonces Gobernador Civil de Toledo, Jaime de Foxá.

La evolución de niños a adultos supone uno de los principales retos a lo largo de la historia de APANAS

APANAS ha ido creciendo en la misma medida que lo han hecho algunos de sus usuarios. Algunos de aquellos niños de los sesenta y setenta, hoy son adultos que continúan como usuarios de los servicios de la Asociación.

Las primeras guarderías se han ido ampliando; nacen los talleres, los centros ocupacionales y los centros de día….. y finalmente, como último escalón -de momento- los  pisos tutelados y la gestión de la inclusión laboral.

Solo las personas cercanas a este mundo de la discapacidad son capaces de valorar, realmente, la evolución que ha supuesto en estos últimos años la mejora de la inclusión de estas personas. Queda mucho camino por recorrer, pero eso no puede minimizar todo lo que ya se ha avanzado.

Hoy, a nadie se le ocurre hablar de “tontitos”; no se les etiqueta ya como  “subnormales” …. pero eso no ha sido fácil. Llegar a ser reconocidas, nombradas y legisladas como “personas” es solo una consecuencia del trabajo de muchas familias y profesionales, de APANAS y de otras muchas asociaciones.

Sencillamente, GRACIAS.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 668 times, 2 visits today)

Deja un comentario