Constitución: 40 años no es nada [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 40 D18 Archivo VASIL


1.979 – Cinco mujeres, un hombre y un destino: la Democracia Constitucional

…… Y parece que fue ayer.

Ya han pasado 40 años desde que un país entero despertó.

Después de un tiempo crítico debatiéndose entre “la ruptura”, “el continuismo” o “la transición”, el sabio pueblo español optó por transformarse en un estado democrático y “dio a luz” una Constitución a base de ceder en los detalles para quedarse con lo esencial.

Visto con la perspectiva de hoy, sin duda, a ese “parto”, gestado desde el propio sistema, le faltaban muchas cosas; entre otras, alguna madre.

Siempre se habla de “los padres de la Constitución”, pero nunca se cita a ninguna madre. ¡Alguna habría, digo yo! Aunque fuera en segundo o tercer nivel, conociendo las costumbres de la época.

En este, nuestro país, hace ahora cuarenta años, los republicanos pelearon hasta la extenuación intentando incorporar sus principios igualitarios y de reparto social de la riqueza, hasta que terminaron aceptando al Rey justificando sus concesiones bajo un nuevo término político: “juancarlismo”.

Los altos funcionarios, delegados y demás cargos públicos del Sindicato Vertical y del Movimiento, se tomaron por la noche una pastilla de “Democracitol”, y por su principio activo se convirtieron de “dictadores” a “demócratas” de la noche a la mañana (como una gripe bien curada). La mayoría, convenientemente vacunados, terminaron sentándose nuevamente en los escaños recién tapizados del Congreso de los Diputados; eso sí, con nuevos trajes y camisas sin ningún color determinado.

Y finalmente estaban los universitarios. Los jóvenes y revolucionarios que habían viajado a Francia para ver mundo y, ya de paso, inventarse un país donde volver cuando terminaran la carrera (la universitaria y la otra). Pronto se dieron cuenta de que “una cosa es predicar y otra dar trigo”.

Con estos mimbres -muy simplificado, claro- se hizo el cesto.

Y lo llamaron Constitución, y como todo en este país, no hay nada mejor que hacer una cosa provisional para que se convierta en permanente.

¡Brindemos por otros 40! Al menos.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 176 times, 1 visits today)

Deja un comentario