Casa y clínica en Núñez de Arce esquina a Carretas. 1948 [Diego Peris Sánchez]

Entre la documentación que Miguel Fisac guardaba en sus archivos y que ahora se conserva en la Fundación Miguel Fisac aparece un sobre con el rótulo Planos originales vivienda para don José Manuel de la Puente. Planos firmados por Vallespín con quien Fisac colaboró en los primeros años de su actividad profesional.

Ricardo Fernández Vallespín.

Ricardo Fernández Vallespín fue uno de los primeros fieles del Opus Dei. Conoció a José María Escribá de Balaguer en 1933 y pidió la admisión en la Obra ese mismo año. Entre 1934 y 1936 fue director de la Academia y Residencia DYA, primera obra de apostolado corporativo del Opus Dei. La publicación Studia et Documenta Rivista dell’Istituto Storico San Josemaría Escrivá Vol. 10 – 2016 publica el artículo Ricardo Fernández Vallespín, sacerdote y arquitecto (1910-1988) de José Luis González Gullón y Mariano Galazzi que es no sólo una excelente biografía de Ricardo Fernández Vallespín sino un buen recorrido por las actividades del Opus en Madrid. Vallespín puso en marcha la academia DYA, Derecho y Arquitectura, en la calle Luchana 23 que preparaba alumnos para su ingreso en estas enseñanzas. Para el Opus, las iniciales significaban Dios y Audacia y la Academia era también un centro religioso.

Durante los pocos años que ejerció como arquitecto en España realiza algunos de los proyectos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1949 se ordenó sacerdote y viajó a Argentina para implantar allí el Opus Dei. Y curiosamente uno de los proyectos que realiza se ubica en Toledo en la esquina de las calles Núñez de Arce y Carretas. Su hermano Arístides Fernández Vallespín que falleció en febrero de 1949 estuvo especialmente vinculado a la ciudad a través de Regiones Devastadas. (sobre su actividad escribimos hace tiempo en este blog).

La casa y clínica.

En un solar 211 metros cuadrados con fachada a las calles Núñez de Arce y Carretas se plantea el proyecto de Clínica y vivienda que Ricardo Fernández Vallespín realiza para el Dr. José Manuel de la Puente el año 1948. Un solar de planta alargada con fachada de 23,08 metros a la calle Núñez de Arce en la que va a dejar libre un espacio importante ocupando las dos plantas del proyecto la esquina de las dos calles.

El proyecto tiene diferentes variaciones entre los meses de agosto y septiembre. Un primer proyecto de agosto de 1948 localiza toda la construcción en la esquina de las calles Núñez de Arce y Carretas dejando libre un amplio espacio del solar en la calle Núñez de Arce. Un frente de 8,17 metros queda libre situando toda la edificación en los 14,51 metros restantes de fachada a esa calle. El programa funcional situaba la clínica en la planta primera y la vivienda en la segunda.

La vivienda con un acceso por la escalera situada en su lado izquierdo tenía un vestíbulo sala de estar, el cuarto de estar y comedor en la esquina de las calles Núñez de Arce y Carretas, un dormitorio de huéspedes, el dormitorio principal, la cocina, baño y dormitorio de servicio.

En este mes de agosto se elabora una segunda opción que amplía la ocupación en la calle Núñez de Arce. La entrada deja en el interior del inmueble el garaje y deja un amplio espacio de Clínica frente a los dos más pequeños que tenía anteriormente. En la clínica siguen apareciendo la zona de consulta, el despacho y la sala de rayos X con zona de revelado.

Sección y planta de cubierta. Agosto 1948

El proyecto de septiembre de 1948.

El proyecto de septiembre mantiene la ocupación del último elaborado en agosto, pero cambia la distribución de las dos plantas. Dos escaleras en el edificio permiten la entrada a la vivienda directamente desde el acceso de la calle y comunican el despacho de la clínica con la vivienda con una segunda escalera lineal.

La planta tiene una claridad y una organización que supera ampliamente las soluciones anteriores. El espacio central con la nueva escalera adquiere un protagonismo en la distribución del conjunto que lleva todos los espacios habitables a las fachadas dejando un gran distribuidor central tanto para la clínica como para la vivienda.

La presencia del proyecto en la documentación que Fisac conservaba permite suponer su participación en el mismo, probablemente en esta solución que mejora notablemente la inicial. Por otra parte, hay que considerar que Ricardo estaba en este momento inmerso en sus estudios para ser ordenado sacerdote cosa que ocurrió en noviembre de 1949.

La fachada y sección.

En su aspecto exterior la composición sigue los criterios de la arquitectura tradicional toledana con los huecos regularmente distribuidos en el alzado, soluciones de ladrillo y zonas de piedra vista y sardineles de ladrillo en los dinteles de los huecos. La puerta se enmarca con un pequeño recuadro y adornos superiores. La pendiente de la calle permite que en la calle Carretas se haga visible la planta sótano como un zócalo sobre el que se levantan las dos plantas del edificio.

Un edificio transformado, reutilizado con el paso de los años, pero que conserva la imagen del edificio que en 1948 proyectó Ricardo Fernández Vallespín.

 

Diego Peris, doctor arquitecto.

El autor preside actualmente la Fundación Miguel Fisac

(Visited 294 times, 1 visits today)

Deja un comentario