BACH, 333 años de armonía. [José María Martínez Arias]

Aria de las variaciones Goldberg. Anna M. Bach (1725)

SESIÓN CONTINUA


Cuando le preguntaron al biólogo Lewis Thomas (1913-1993) cual debía ser el mensaje que la humanidad lanzara al espacio, su respuesta fue:

“Yo enviaría la obra completa de Bach…pero eso sería presumir”.

Como el propio Beethoven lo definía: el verdadero padre de la armonía, Johan Sebastian Bach nacía el 21 de Marzo de 1685 en la ciudad de Eisenach. Por tanto hace ya 333 años que el mundo dio un talento capaz de transgredir el contexto musical de la Europa de finales del siglo XVII, aunando una personal visión de la armonía y redefiniendo la escala musical con su célebre Clave Bien temperado. Mediante estas  piezas, Bach resolvió el problema de afinación de los instrumentos de cuerda pulsada, ya que la escala diatónica empleada hasta el momento, generaba un desfase conocido como coma pitagórica. Quizás no haya existido mayor innovación en el campo de la música desde los tiempos de Pitágoras, quien ya empleaba el sonido como elemento sanador mediante el empleo de la escala musical. Bach (o Arroyo en castellano), resolvió con su escala temperada el problema de afinación por medio de este redondeo de hercios para que la coma pitagórica no fuera notable y logrando unas frecuencias equidistantes entre sí.

Otra de las innovaciones de Bach o  “el viejo peluca” como se le conocía popularmente, fue el empleo de la variación en sus Variaciones Goldberg, donde un tema inicial se va modificando en el transcurso de la pieza, en este sentido el concepto de la variación supone el verdadero origen de la improvisación moderna. 

Esquema de la coma pitaórica

Bach pertenecía a una célebre familia de ascendencia húngara dedicada por entero a la música: Organistas, maestros de capilla, directores o violinistas de corte. El joven compositor comenzó su formación a través de su padre y su tío en su ciudad natal, pero con su temprana orfandad, se trasladó a Ohrdruf, al amparo de su hermano quien ya ejercía como organista. Antes de cumplir los diez años, comenzaría  desarrollar su vocación musical, pues de manera precoz copiaba cada noche a escondidas el libro de partituras de su hermano a la luz de la luna. A los 15 años concluyó su formación académica e ingresaría en St. Michael’s School  en Luneburg, allí comenzó su trayectoria profesional. Posteriormente accedió al puesto de organista en la iglesia de San Blas en Mühlhausen, ya con una alta consideración social como maestro. En 1707, contrajo matrimonio con su prima María Bárbara Bach y por entonces ya contaba con un reconocido prestigio como Kapellmeister, pero sus ambiciones por ascender lo hicieron trasladarse de ciudad en ciudad.

Bach, nuevamente dejó Weimar para asentarse en la corte del príncipe Leopold Anhalt-Köthen donde ocuparía el puesto de maestro de capilla. Sería entonces cuando saldrán a la luz numerosas piezas instrumentales como las Sonatas y Partitas, las seis Sonatas para violín y clave, las seis Suites para violoncelo, las Sonatas para viola da gamba y clave así como los seis Conciertos de Brandemburgo. Continuar leyendo

De cuando Joaquín Sorolla vino a Toledo [Martín Molina López]

A principios del siglo XX, Sorolla era uno de los pintores más prestigiosos y sin lugar a duda, de los españoles, el más internacional de todos los creadores. Había obtenido reconocimientos y premios en las Exposiciones Nacionales,  que anualmente se convocaban, y lo había obtenido con temáticas diversas, desde la histórica, la más académica de finales del siglo anterior, con “Dos de Mayo” o “La defensa del parque de artillería de Monteleón” en 1884, pasando por el realismo social, género emergente años después con “Otra Margarita”, y posteriormente con los temas marineros levantinos, que le harán triunfar popularmente y que le servirá para identificarse del resto de los pintores, y en concreto con la obra “ La vuelta de la pesca”, en donde la luz y el color generan una atmósfera mágica. Superada su época de formación académica dentro y fuera de España, ahora recibía la aprobación internacional en nuestro país vecino, Francia. Por tanto, cuando Sorolla llega a Toledo es un pintor consagrado y demandado entre los clientes madrileños de alto poder adquisitivo. Continuar leyendo

De Rulfo a Rulfo [Jesús Fuentes Lázaro]

Juan Rulfo en Ciudad de México. Fotografía: Ricardo Salazar

Existió un Rulfo fotógrafo y otro narrador de relatos. No muy largos, pero esenciales en la Literatura universal. El más extenso se titula “Pedro Páramo”. Y quién lo haya leído o lo lea sabrá que nada  se puede escribir después de esa historia pequeña ocurrida en un lugar en el “que todo parecía estar como en espera de algo”. Rulfo, como muchos de los autores mejicanos, escribe sobre los tiempos de la Revolución. Solo que esa  Revolución la trata  no como una sucesión de acontecimientos históricos, sino que la transforma en un espacio mítico y mitológico. En la narración no cuenta el tiempo, ni el espacio, ni la vida ni la muerte. Todas las dimensiones se superponen para retratar historias de un pueblo donde conviven los vivos y los muertos con la naturalidad del orden cósmico. El otro gran libro lo forman una agrupación de narraciones tituladas “El llano en llamas”.   Continuar leyendo