Aquellos autos locos [Quique J. Silva]

Sucedió en Toledo. 06 D19 Archivo VASIL


1970 I Trofeo Reyes de Automovilismo. SEAT 600, el Rey de la Pista.

La popularización del automóvil, o lo que luego se denominó genéricamente como “turismos”, trajo a nuestro país y a esta ciudad una nueva afición: las carreras de coches. La habilidad al volante se ponía a prueba entre los aficionados que, dejándose llevar por los ecos triunfadores de los grandes pilotos de carreras, querían poner a prueba sus utilitarios más deportivos.

Siempre se ha dicho que, donde el dinero no llega lo hace la imaginación y la voluntad; muchos de nuestros mejores mecánicos dedicaban sus horas extras de taller a “preparar el coche” para la competición. Con unos pequeños ajustes en el motor, un cambio de volante, ruedas, tapacubos y unos alerones, ya habíamos convertido nuestro “turismo” en un “deportivo”. Solo quedaba, para los más puristas, rotular un gran número en el capó y listo para la competición.

Las primeras imágenes que nosotros tenemos documentadas son las pruebas de aficionados celebradas en un circuito improvisado, ni mam ni menos, que en la mismísima avenida de la Reconquista. Esta arteria principal de la ciudad se convertía, por unas horas, en la mejor pista de asfalto para piruetas y derrapes, en seco y…..en mojado (sin cambiar de gomas, claro).

Seat 850 Sport Coupé, lo más deportivo de la marca española
Renault 8, otro de los modelos punteros de la época

De aquellos orígenes, alguien debió pensar que la avenida de la Reconquista no era el mejor lugar para este tipo de exhibiciones competitivas. Aprovechando toda la reciente urbanización del barrio de Santa Maria de Benquerencia, aún sin desarrollar, permitió disponer de grandes viales y con el apoyo de la Asociación de Vecinos “El Tajo” se fundó a primeros de los ochenta la Escudería y circuito del mismo nombre.

Pero la Escudería Circuito del Tajo no solo organizó pruebas en el Polígono, también celebró diversas modalidades de carrera en la “Subida al Parador”, “Tesoro de Guarrazar” y “Puentes de Toledo”, entre otras.

Como todas las iniciativas “voluntariosas”, esta también dependía de la dedicación desinteresada de una serie de personas (corredores o no) que luchaban por espacios, subvenciones, patrocinadores y participantes….. pero eso “quema”, y la consecuencia siempre suele ser la misma: la desaparición por agotamiento.

…… y al final, solo nos queda la Memoria.

(Archivo VASIL: ver más entradas)

Quique J. Silva

(Visited 337 times, 1 visits today)

3 Comments

  • José Antonio Marín Jimenez-Ridruejo

    Anterior a la Escudería El Tajo fué la Escudería Aguilas de Toledo, que organizó el Primer (y único hasta hoy) Rallye de Toledo

  • Manuel Peiró do Campo

    Al poco de llegar a Toledo a finales de los ochenta. asistí a una carrera en el circuito urbano del Polígono. Allí destacaba un Seat 600 que corría que se las pelaba.

    Algún tiempo despues descubrí ese coche expuesto en los Talleres de los hermanos Díaz López, también en el Polígono. Allí entablé conversación con quien lo había construido, uno de los dueños de ese taller, hoy jubilado y cuyo nombre no consigo recordar.

    Pude apreciar que estaba magníficamente construido y que montaba en aquel momento un motor Seat de dos litros en posición central ( por delante del eje trasero) de alrededor de 120 caballos.

    Supe después que a ese mismo coche se le montó un motor Renault de seis cilindros, también en posición central que rondaría los 180 caballos. Hay que decir también que había que tener muy buenas manos hacerse con una “bomba” como esa.

    En la memoria de muchos aficionados de la ciudad permanece ese coche y su piloto al que vi recientemente en la Biblioteca del Alcázar, en la presentación del libro “Los que no se Rinden” del que era coprotagonista, y que había escrito el periodista Manuel Moreno.

  • AGUSTIN ESCOBAR RUIZ

    La Escudería “AGUILAS DE TOLEDO” se fundó hacia 1966-67. Tenía su sede en la calle Armas por encima de la que fue tienda de bolsos Gacela. El anagrama de dicha Escudería (águila bicèfala con un fórmula entre sus garras) lo hizo Rufino Garcia Villota (el Maraco). Los fundadores, entre otros, fueron: Doroteo Aparicio (Presidente), el que suscribe, Agustín Escobar (Tesorero) y Vocales: Moisés Alonso Pineda, Antonio de las Hazas, Jose A. Fuentes (ya fallecidos) Pepe Navarro (comercio) Jose A. Marín (ferretería). Fuimos denunciados por organizar una carrera en el Polígono sin autorización gubernativa y citado a declarar (junto al Presidente) ante el Gobernador Civil D.Jaime de Foxa.

Deja un comentario