Andamio mayor (¿Qué fue del retablo de la Trinidad?) [Adolfo de Mingo]

01. Andamiaje metálico bajo la media naranja de la iglesia de la Trinidad (San Marcos) hombredepalo[01. Andamiaje metálico bajo la media naranja de la iglesia de la Trinidad (San Marcos).]

Esta fotografía nos deja un sabor agridulce.

De entrada, a muchas personas les costará identificar este escenario, un enorme altar mayor —atención a sus proporciones, en comparación con los operarios que aparecen en la zona inferior y sobre la plataforma del andamio— que estuvo presidido por uno de los retablos más voluminosos de Toledo. Se trata de la capilla mayor de la iglesia de la Santísima Trinidad (parroquia de San Marcos) según se encontraba en 1951, quince años después de que sus cubiertas resultasen afectadas por la voladura del Alcázar durante la Guerra Civil.

La espectacular imagen procede del breve informe de rehabilitación publicado por el ingeniero Luis García Vallejo en la revista Restauración, editada por la Dirección General de Regiones Devastadas. Hace un par de años, el Archivo Municipal de Toledo, con la colaboración de la historiadora del arte Esther Almarcha (que dedicó a las actuaciones de reconstrucción posteriores a la contienda su tesis doctoral), alojó en su página web algunos de estos documentos, muy importantes para interpretar la percepción de la imagen monumental de la ciudad hasta nuestros días.

Según García Vallejo, era la primera vez que se instalaba en la ciudad de Toledo un andamio metálico de estas dimensiones. El castillete, formado por tubos de acero conectados con manguitos, llegó a elevarse nada menos que 36 metros hasta la media naranja, con un peso total de diez toneladas.

Detrás de la trabazón metálica puede apreciarse el segundo protagonista de la imagen.

Desgraciadamente, el retablo mayor de la Trinidad solo sobreviviría algunos años más a la fotografía. El proceso de rehabilitación del edificio emprendido a finales de los años setenta, por el que San Marcos acabaría cedido al Ayuntamiento para convertirse en espacio cultural —nunca lo ha sido a la altura de sus verdaderas posibilidades, aunque ésa es otra historia—, trajo consigo la estúpida decisión de desmantelar el retablo, mutilarlo y trasladar algunas de sus partes a la iglesia parroquial de Olías del Rey.

02. Desmantelado y trasladado solamente en parte, fuera de contexto y escala, el retablo se encuentra en la actualidad en la iglesia parroquial de Olías del Rey hombredepalo

[02. Desmantelado y trasladado solamente en parte, fuera de contexto y escala, el retablo se encuentra en la actualidad en la iglesia parroquial de Olías del Rey.]

Allí permanecen desde 1983, de manera totalmente descontextualizada y sin escala alguna, dos columnas corintias, el tondo con relieves del antiguo frontón y el lienzo central, obra de Antonio Esteve, con la representación de la Santísima Trinidad. En esta ocasión, no cabe echar las culpas de la desaparición de monumentos a las guerras ni a los revolucionarios. Sorprende que la decisión del traslado se tomase sin reacción alguna por parte de los ciudadanos, que perdieron una gran pintura de altar al tiempo que uno de los escasos restos identitarios del antiguo convento de Trinitarios calzados de Toledo.

03. Videoproyección de Michael Rovner instalada en 2014 donde estuvo la estructura hombredepalo

[03. Videoproyección de Michael Rovner instalada en 2014 donde estuvo la estructura.]

La capilla mayor se encuentra presidida hoy por una gran lámina de acero cortén, a menudo empleada para proyecciones, como la que realizó Michael Rovner para la exposición Toledo Contemporánea, celebrada a comienzos de 2014 como parte de las actividades del Año Greco. La percepción interior del templo —que ya era peculiar en esta otra fotografía, de Rodríguez, cuando la iglesia se utilizó como almacén de enseres durante la Guerra Civil— resulta extraña. Su inmenso volumen y sobria semántica arquitectónica, un dórico en consonancia con la actividad de los trinitarios, que se dedicaban a la redención de cautivos, contrasta con las mediocres pinturas de las pechinas.

04. La Trinidad (San Marcos) fue empleada como almacén durante la Guerra Civil. Fotografía de Rodríguez hombredepalo

[04. La Trinidad (San Marcos) fue empleada como almacén durante la Guerra Civil. Fotografía de Rodríguez.]

¿Quién fue el arquitecto responsable de este gran retablo?

Sixto Ramón Parro (1857), a quien siguió Ramírez de Arellano (1921), dio la fecha de 1789 y atribuyó su construcción a Manuel Manzano. Este era en realidad el marmolista encargado de los materiales, pero no el autor de las trazas. Pablo Peñas Serrano y Juan Nicolau han sugerido la actuación de Ignacio Haan, que llevaba dos años trabajando en tierras toledanas y que había realizado ya otro gran retablo en La Guardia.

Sin embargo, la nomenclatura del altar mayor de la Trinidad no coincide con el de La Guardia ni con el resto de retablos documentados de este arquitecto, entre ellos el de la Sacristía de la Catedral, que acoge El Expolio. Ni la sobreelevación del conjunto, ni la ausencia de retropilastras tras las columnas, ni el friso con inscripción, ni el frontón triangular partido por un tondo —Haan remataba sus retablos con cimales planos y grupos escultóricos— son característicos del académico alicantino. Por tanto, probablemente se trate de uno de los últimos trabajos de Eugenio López Durango, maestro mayor de la Catedral toledana en aquellos momentos. Según Juan Nicolau, «cronológicamente es esta obra la primera plenamente neoclásica que conocemos en Toledo» (Escultura toledana del siglo XVIII, Diputación de Toledo, 1991).

Por desgracia, desde hace más de treinta años no es así.

Los restos del gran retablo mayor no son los únicos despojos de la Trinidad que han sido reutilizados en otros monumentos. La portada de la portería del antiguo convento, un precioso acceso renacentista que Abelardo Linares fotografió en su posición original, se encuentra en la actualidad en el edificio de la Alhóndiga, en la Calle Gerardo Lobo.

Muy lejos del edificio que en su momento albergó el andamio metálico de mayores dimensiones de Toledo.

05. Antigua portería de la Trinidad, fotografiada por Linares, cuya portada se encuentra en la Alhóndiga en la actualidad hombredepalo

[05. Antigua portería de la Trinidad, fotografiada por Linares, cuya portada se encuentra en la Alhóndiga en la actualidad.]

Adolfo de Mingo Lorente (historiador del arte y periodista)

 

(Visited 675 times, 1 visits today)

2 Comments

Deja un comentario